Atracción Destructiva

Capítulo treinta y dos

Skyler:

Subí las escaleras casi llevándome por delante a alguien.

—¡Fíjate! —me espetó el chico moreno de ojos negros pero yo lo ignoré.

Jason estaba ahí, después de dejarme mil veces en claro que los White eran peligrosos. ¿Qué hacía él ahí entonces? ¿No debería estar en cama en vez de en una fiesta?

En parte me sentía molesta por eso, porque él estaba presente en aquel lugar. Cuando alguien no te cae bien generalmente no vas a sus fiestas.

—¡Jason! —grité pero no me escuchó, o tal vez sí, pero se hizo el sordo.

La música ya se me estaba tornando molesta.

—¡Jason! ¡Espérame!

Lo alcancé y lo tomé del brazo, pero se zafó de mi agarre sin hacer ningún esfuerzo. Me miró de mala manera y sentí que me entró el pánico al ver de cerca y con buena iluminación el rostro de mi amigo, bueno, mi examigo. Estaba peor que ayer, más sudoroso y olía mal. Era un aroma raro, se podía decir que lo que estaba afectando a su cuerpo se llegaba a percibir en el aire. Vestía muy desarreglado, y sí, lo entendía... cuando uno se enferma no tiene ganas de andar de coqueto.

—Te dije que no tenías que venir a esta casa y sin embargo lo haces.

—Sí, bueno, yo también quiero saber qué haces tú aquí —respondí y Jason suspiró con una gran frustración. Estaba de un palpable malhumor y no quería tener que molestarlo, pero tenía preguntas para él, necesitaba saber que ya había ido a ver a algún doctor, cómo estaba su madre y si podíamos volver a ser amigos. Claro, todo eso después de pedirle perdón por lo de ayer. Él también había tenido la culpa de ciertas cosas, pero estaba dispuesta a tragarme mi orgullo por recuperar esa efímera amistad que tuvimos—. ¿Adónde vas? —le pregunté tomándole otra vez del brazo.

—¡No me molestes! —espetó y me asusté. De repente, sin esperármelo, sin imaginármelo siquiera, me tomó del brazo y me zamarreó tan fuerte que caí de culo al suelo y me raspé los codos.

El golpe fue duro, doloroso y tan inesperado que no supe cómo reaccionar en el momento. Mi mirada se fue a la de Jason, quien me observó desde su alta estatura con algo diferente en los ojos. Ese Jason se me hacía tan desconocido... tan diferente al tierno que había conocido en el colegio cuando no encontrada el aula de la clase que me tocaba. Éste era oscuro, tenía una mirada similar a la de Chase cuando era grosero conmigo, pero peor... creo.

Jason negó con la cabeza mientras mantenía un semblante serio, lo cual me generó un nudito inesperado en la garganta. Él seguía parado, observándome como si no me hubiera zamarreado, como si no le importara en lo más mínimo cómo me había tratado, como si nunca me hubiese dicho que le caía bien... parecía detestarme... ¿Era por lo de ayer? Sí, fui grosera, quizás, pero no era para que terminara odiándome y tirándome al suelo como si nada...

Me froté los codos con ganas de llorar. También me quería acariciar el trasero, pero supe que no era momento, no frente a él. Bajé la mirada de Jason e intenté levantarme, pero entonces él me habló autoritario.

—¡No te muevas! —gritó, sobresaltándome.

Temblé un poquito.

—¿Qué te pasó, Jason? Tú no eres así.

—¡Cállate! —tomó un jarrón de una mesita del pasillo y lo arrojó a centímetros de mí.

Solté un grito.

—¡No! ¡¿Qué haces?!

Jason seguía ahí, parado como si disfrutara verme en el suelo, como si le gustara asustarme y que tuviera miedo de él. Pues, en ese momento, sí lo tenía, y sabía que Jason estaba al tanto. Sólo bastaba con ver mi cara para darse cuenta de que estaba medio aterrada. Y cómo no.

Estaba loco... Yo no entendía nada, pero sí sabía que claro quedaba que le faltaban un par de caramelos en su cabeza.

Su respiración se volvió muy irregular y formó un puño mientras me observaba amenazante y se acercaba a mí.

Retrocedí, arrastrándome por el suelo.

—¿Qué carajo haces, Jason? —soltó Chase con ímpetu y lo agarró del hombro para darle vuelta y mirarlo—. ¿Estás bien, Skyler?

No respondí. No llegué a decirle nada porque el puño de Jason fue directo a la mandíbula de Chase de una manera tan repentina que volví a soltar un gritito e intenté reincorporarme del suelo a pesar del temblor que recorría mi cuerpo entero.

Jason volvió a darle a Chase cuando éste quiso golpearlo, lo que provocó que cayera al suelo y escupiera sangre.

—¡Jason, déjalo, por favor! —espeté empujándolo.

Mala idea.

Quise golpearlo para intentar defenderme cuando se acercó a mí de una manera demasiado desafiante, pero me tomó de la muñeca y presionó aquella parte con una fuerza enorme, puedo decir que más que la que Chase había aplicado conmigo en el colegio.



Denise Arcilio

#10834 en Fantasía
#22991 en Novela romántica

En el texto hay: vampiros, hombres lobo, hechiceros

Editado: 15.05.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar