Bellas Artes

Inseguridades

Me desperté antes que los demás, así que me cambié y salí de la tienda de acampar, y me senté al lado de la fogata que habíamos hecho, solo que ahora estaba apagada.

Me sentía rara, no me gustaba que Elisa pasara tiempo con Miguel, ya que no confiaba en ella, pero no quería decírselo a Miguel, porque no se si pensaría que soy una persona celosa, y que no quiere que su novio tenga amigas.

-¡Oye!- dijo una voz detrás mio, y sentí un golpe en el brazo, me giré y vi que era Elisa.

-¿Que quieres?- pregunté fríamente.

-Tenemos que hablar- dijo y me hizo señas para que la siguiera, así que lo hice (mala idea)

Caminamos en silencio por unos 10 minutos, hasta que llegamos a un claro, que estaba cerca de un arroyo. Elisa se detuvo, y se giró.

-Quiero que rompas inmediatamente con Miguel- dijo directamente, a lo que respondí con incredulidad, y sarcasmo.

-¿Y por qué?, ¿porque estas celosa?- dije eso y ella parecía molesta.

-Puede que el esté contigo, pero el aún me recuerda, o si no, pregúntale lo que me dijo a noche en mi tienda, pregúntale si se fue a su tienda a dormir- dijo sonriendo con satisfacción.

-¿Y por qué debería creerte?- dije seriamente

-Porque yo fui el primer amor de Miguel, y los primeros amores no se olvidan, y yo siempre voy a seguir gustándole-

-Bien, pero hay algo que no encaja- dije fingiendo pensar,- si tu le gustas, ¿por qué esta conmigo, y no contigo?- dije sonriendo, al ver que se quedaba sin palabras.

-Por que esta contigo por pena- dijo con crueldad,- la pobre muchacha huérfana, maltratada por su tía, su hermana muerta, y sin amigos-

Dijo todo eso con una sonrisa en su rostro, y yo me tesé.

-Eres una perdedora, ¿quien querría estar con alguien como tu?- dijo eso y se fue.

Yo me quedé petrificada, no quería creerle, pero ya había comprobado antes, que muchas de las personas, están con otras solo por pena, y yo tenía muchas razones para darle pena a Miguel.

Además, no sabía si Miguel había dormido en la tienda que compartía con David, o en la de Elisa, no quería creerle a esa bruja, pero la verdad, es que siempre me a afectado bastante lo que los demás dicen, o piensan de mi, aunque lo quiera negar, aunque quiera parecer fuerte, no puedo aparentar más de lo que soy.

¿Y si no soy lo suficiente mente interesante para que Miguel esté conmigo?, ¿Y si lo aburro?, ¿Le doy pena?

Caminé de regreso al campamento, con todas estas dudas en mi cabeza, ahora mismo me sentía muy insegura de mi misma.

 

 

 

 



Patricia Freire

#10215 en Novela romántica

En el texto hay: romance, amistad, dolor

Editado: 13.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar