Bésame

Capítulo 24

24 de octubre 2019

Camino por todos los pasillos junto a Sophie. Ambas vamos en completo silencio mientras nos dirigimos a secretaría para dejar las tareas que me asignaron hace algunos meses y hoy se cumple la fecha de entrega.

Giramos a la derecha y a lo lejos veo la puerta azul con la placa metálica que indica mí destino.

Al entrar saludo al... ¿Secretario?. Umh, esperaba una mujer pero por lo visto las cosas aquí son distintas. De mí mochila saco los papeles que hace semanas me había dado Adam, los coloco sobre su escritorio y le sonrío un poco cuando veo sus ojos clavados en mí.

—¿Sigues sin recordar, Olivia? —Sus ojos cafés me escudriñan y me hacen sentir incómoda.

—Sí.

Espero a que termine de revisar todas las tareas y asiente en aprobación. Me avisa que luego se las entregará a los respectivos profesores para que la revisen ya que no todos vienen el día de hoy.

Le agradezco y luego nos retiramos. A unos cuantos pasos fuera de la oficina Sophie logra llamar mí atención.

—Siempre he creído que él tiene un flechazo contigo —Dice al mismo tiempo que señala hacia la oficina de la que acabamos de salir.

Por alguna extraña razón volteo y entonces lo veo recostado sobre el marco de la puerta, cuando nota mí mirada mueve su mano en señal de despedida. Vuelvo mí vista al frente e intento que las palabras de mí amiga no me afecten.

Es decir, se nota que es bastante joven, tal vez cuatro años mayor que yo, es atractivo y en definitiva tiene lo suyo ¿Por qué se fijaría en mí?. Quizás solo son creencias sin sentidos de Sophie.

Sacudo mí cabeza para quitar dichos pensamientos y concentrarme en mí próximo destino. Los pasillos están casi vacíos, las clases han acabo y solo quedan aquellos que tienen materias extracurriculares.

Sophie comienza a contarle acerca de la beca para la que se está postulando y lo emocionada que esta porque solo faltan pocas semanas para la graduación.

Habla con tanta emoción respecto a su último año escolar mientras que yo a penas recuerdo unos pocos meses, es como si no hubiera vivido la experiencia del bachillerato. En mis recuerdos, un día estaba en kinder y en un parpadeo me encuentro en mí último año.

—Si logro entrar a esa universidad juro que haré una gran fiesta —Salta al mismo tiempo que abre sus brazos.

—Espero que lo consigas.

—Yo igual—Sonríe mientras apega sus libros a su pecho—. Bueno, yo ya he cumplido mí deber de acompañarte, desde aquí el se hace cargo de ti—Señala a Adam quién se encuentra a pocos metros de nosotras—.Suerte, Oliv.

Me guiña un ojo y se despide del castaño con un saludo de manos. Termino de caminar la distancia que nos separa y me planto frente a él. Adam sujeta mis mejillas y mira a ambos lados antes de plantar un corto beso sobre mis labios.

—Hola —Sonrío sin mostrar los dientes.

—Hola—Me devuelve la sonrisa—. Me gustaría decirte lo mucho que te eché de menos pero creo que el tiempo se nos acaba—Mira el reloj en su muñeca—. Tenemos que apurarnos si queremos encontrarlo.

Asiento en aprobación. Envuelve su brazo alrededor de mis hombros y en esa posición caminamos hasta llegar al salón de química.

La puerta del salón está abierta, por lo que podemos ver al profesor ordenando sus papeles para luego guardarlos en su portafolio.

—¿Lista?.

Asiento en señal de respuesta y nos adentramos en la habitación. Caminamos hasta quedar frente a su escritorio, cuando su mirada recae sobre nosotros, adoptamos un semblante serio.

—Es un poco tarde, señorita Harper, por poco y pensé que no venía—Nos escanea a ambos y luego levanta su ceja derecha—. ¿Dónde está su proyecto? —Cruza sus manos.

—La cosa es que—La mirada del profesor se posa en Adam—; el proyecto de Olivia es tan bueno que ni siquiera necesitará verlo para ponerle un sobresaliente.

Una risa carente de humor sale de sus labios, pasa su mano por sus cabellos para acomodarle y luego aclara su garganta.

—Es lo más patético que he escuchado. Por lo visto no has hecho nada y me apena informarle que esto le afectará bastante, Harper. Si no tienen más que decir, pueden retirarse.

Vuelve su atención sobre los papeles que aún descansan sobre el escritorio. Miro a Adam y este me mira a mi, la preocupación en mí es tan evidente pero él está tranquilo, como si aún no ha terminado. Se sienta en el escritorio ganándose una mirada de reproche por parte del profesor.

—Se lo pondré más fácil—Extiende su mano en mí dirección y yo le pasó lo que quiere—: Si Olivia no obtiene un sobresaliente—Busca en el teléfono y cuando lo encuentra lo coloca sobre el escritorio— esto saldrá a la luz—Le da reproducir al vídeo.

Al ver le contenido del vídeo, sus ojos se abren con horror mientras que Adam permanece sereno.

—¿Me están chantajeando?.

—Chantaje, negocio, extorsión, dígale como quiera—Hablo y las miradas de ambos se posan sobre mí— al final es el mismo propósito, excelente calificaciones para que los demás no se enteren que anda enseñándole cosas indebidas a las estudiantes—Siento la mirada divertí de Adam—. Usted decide—Apoyo mis manos en el escritorio y me inclino adelante.

Agarro mí teléfono y lo guardo en el bolsillo trasero de mí pantalón.

—¡Esta bien!. Ustedes ganan —Pasa sus manos por su rostro.

—¿Esta aceptando colocarnos calificaciones sobresalientes en todos los trabajos que faltan a mí y Adam?
—Esta por quejarse pero le doy una mirada de advertencia.

—Sí.

Guarda todos sus papeles y luego se larga, dejándonos solos en el salón.

Sonrío feliz al ver que he logrado mí objetivo.

—Bien hecho, Liv —Habla mientras se levanta del escritorio.

No aguanto mí felicidad y me arrojo a sus brazos que me reciben gustosos, entierro mí cabeza en la curvatura de su cuello mientras aspiro su aroma que conozco a la perfección. Fresco, limpio.

Sacó mí cabeza de su escondite para mirarlo fijamente y  pasó mis brazos alrededor de su cuello.



Nefelibata

Editado: 27.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar