Bus Stop

¿A dónde vas, "esposo mio"?

—¡Levántense! ¡Es hora! ¡¡¡YA!!!

—¿Qué no es demasiado temprano, Jimmy?

—Él llega siempre muy temprano a la parada de Bus. Si queremos estar cerca de él, no podemos llegar después de las 6:30 o habrá mucha gente.

Gavin se frotaba los ojos con pereza y Carter seguía bocabajo abrazado a mi almohada. Me tocó que halarle la almohada y empezar a golpearlo hasta que al fin levantó la cabeza.

—¿Qué? ¿Qué? ¿Qué pasa...?

—¡Carter! ¡Párate de una vez! Tenemos que llegar temprano a la parada de bus...

—¿Qué hora son? —preguntó Carter mientras se sentaba en la cama y se estiraba.

—Se dice "qué hora es", ¡animal!

—Bueno, bueno... ¿Qué hora es, animal? —Le respondió Carter a Gavin riéndose.

—¡Hora de levantarse y prepararnos para salir de aquí cuánto antes! ¡Y no se pongan a perder el tiempo molestándose! No quiero perderme a mi bello pelirrojo que ilumina mi día tan sólo al verle allí, sentadito en el banco, siendo tan sexi y hermoso... ¡Y dulce! ¡Y perfecto!

—¡Ay! ¡Ya cállate, Jimmy! Eres más cursi que un unicornio cagando helado de tutti frutti.

Yo ya me había bañado y arreglado, sólo me faltaba domar mi rebelde melena de león, la cual jugaba en mi contra esta mañana.

—¿Y si me echo gelatina? ¿Y si me pongo el flequillo de lado? ¡Ay, no! ¡Me veo tan "emo"! Si me lo echo hacia atrás parezco mafioso de los noventa... ¡Ya sé! ¡Usaré el secador de pelo de mi mamá!

Corrí al armario del pasillo, solíamos meter todos los trastes, cajas y cosas que poco usábamos allí. Cuando pasé por la cocina vi a mi papá que nos hacía el desayuno, ¡olía delicioso! Le saludé y fui directo a buscar el secador de mi mamá. Estaba completamente seguro que ella había dejado un secador y una plancha de pelo aquí de cuando vivía con mi papá.

—¿Dónde mierda estás? ¡Yo te vi! ¡Estoy seguro de ello! Puede ser que... ¡Aquí! ¡Sí! ¡Aquí estás!

Sostuve el secador de pelo como si hubiese encontrado el Santo Grial, entonces corrí al baño de mi papá para arreglarme mi rebelde cabello. Me mojé el flequillo y con el cepillo intentaba darle forma... Y sin darme cuenta me encontraba de lo más divino arreglándome mi melena y jugando con el secador, tarareando la canción de Taylor Swift de "Look What You Made Me Do" la cual me encanta:

♪♫...But I got smarter, I got harder in the nick of time
Honey, I rose up from the dead, I do it all the time
I've got a list of names and yours is in red, underlined
I check it once, then I check it twice, oh!

Ooh, look what you made me do
Look what you made me do
Look what you just made me do
Look what you just made me...
♪♫

Hasta que escuché la gruesa voz de mi papá a mis espaldas:

—Jimmy... ¿Qué estás haciendo con el secador de tu mamá?

—Eeehh...eeehhh... yo... ¿yo? Bueno, yo...

¡Mi papá me había visto! ¡Y es que no hay una forma heterosexual de secarse el pelo y cantar esa canción al mismo tiempo! Así que disimulé e intenté poner mi voz de macho azotador, pecho peludo y verga de hierro:

—¡Aquí padre! ¿Qué no ves? Me arreglo el cabello...

—¿Con el secador de pelo de tu mamá?

—¿Qué? Sólo es el secador... Mi cabello esta rebelde...y... ¡Aquí no dice que sea sólo de mujeres!

—¡Bien! ¡Bien! Sigue en lo que estabas. Sólo venía para decirte que el desayuno está servido y ya tus amigos están comiendo...

—Sí, bueno... ¡Gracias, papá!

Mi papá me dejó sólo y yo solté el secador y terminé de arreglarme el cabello con las manos. Me eché un poco de su colonia que olía fuertemente a "macho disponible" y esperaba verme lo suficientemente guapo para mi hermoso futuro esposo pelirrojo.

Cuando entré a la cocina los chicos sonrieron al verme tan bien arreglado.

—¡Oh vaya! ¡Miren eso! Alguien salió dispuesto a arrasar hoy...—comentó Gavin sonriéndome.

—¡Te ves bien, hermano! Casi tan guapo como yo.

—Deja la envidia, Carter, quisieras verte así de mi nivel. —Le respondí y me senté a su lado para comer.

Mi papá se me quedó mirando y se sonrió. Entonces abrió la boca y lo que dijo, hizo que mis amigos se echaran a reír:

—¡Vaya! ¡Parece que al fin una chica cautivó tu corazón y sales dispuesto a conquistarla! ¿No es así, Jimmy?

—¡¡¡PAPÁ!!! ¡No digas esas cosas!

—¿Qué? ¿Qué dije de malo?



Luzbel Guerrero

#18557 en Otros
#2693 en Humor
#28159 en Novela romántica

En el texto hay: crush, romance juvenil

Editado: 17.03.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar