Camino a la realeza

Capítulo 13

“Querida familia:

¿Qué tal estáis todos? Yo estoy de lujo (literalmente). Me miman constantemente y tengo la sensación de que si pido cualquier, me la darían. Aun así, no lo he hecho.

El viaje se me hizo corto. Durante el viaje pude conocer a tres chicas de la Selección: Jade Smith, Georgina White y Laura Knight. Son muy agradables y no les importa el hecho de que sea huérfana.

Cuando llegamos, nos hicieron un cambio de look; pero tranquilos, sigo igual de siempre. Os preguntaréis si me maquillan (en especial tú, Lea). Para mi desgracia, lo hacen, pero poco.

El príncipe Eric es una persona magnífica. Creo que le caigo bien. Tuvimos una cita el primer día (el sábado) y ayer vino a verme, pero me encontró ensayando. No le disgustó el mero hecho de que no tenga padres; tampoco se disgustó al encontrarme ensayando. ¿Os podéis creer que dijo que parecía una princesa cuando estaba ensayando el baile acrobático?

También he conocido al rey y a la reina. He hablado con ambos pero en distintos momentos. Al rey no le importa que vaya a participar en los nacionales; es más, diría incluso que tiene ganas de verlos. La reina es muy agradable. El sábado vino a mi habitación a conocerme ya que, por un pequeño percance, no estaba en la Sala de las Mujeres. También he tenido la oportunidad de conocer a la princesa Nayra. Lea, ¿te acuerdas el día en que hablamos sobre ella? Te dije que sería tan mona como Luna y Fran, y no me equivocaba. ¡Es una verdadera monada! ¿Y sabéis qué? También le gusta bailar.

A los otros dos príncipes no les he podido conocer, pero sospecho que pronto lo haré.

Los ensayos son un poco aburridos si no tengo a nadie que me corrija. ¡Cómo añoro a Hannah! No obstante, cada vez que ensayo tengo público ya que mis doncellas me echan un ojo de vez en cuando.

Sabéis que no soy de las que lloran pero… ¡Os echo de menos! Mucho. Añoro las peleas, las reconciliaciones, las risas, los llantos… Ojala pudierais venir aquí. Es todo tan grande… Sí, es mucho más grande que el Moonlight, por si alguno se lo preguntaba.

En fin, os tengo que dejar. Mis doncellas vendrán pronto y quiero escribirle una carta a Hannah. Muchos muchísimos besos,

Maddie”.

Doblé la hoja por la mitad y la metí en un sobre, en donde escribí la dirección del orfanato. Después, cogiendo otra vez el bolígrafo, escribí:

“Querida Hannah:

 ¿Cómo van las cosas ahí? Aquí os echo mucho de menos a todas. Los ensayos van de maravilla, aunque añoro que cierta persona me esté todo el día dando órdenes. ¿Qué día vendréis al palacio? Espero que podáis venir con dos días de antelación, aunque no lo sé.

Según los días van pasando, me pongo más nerviosa. A veces creo que debería tomarme la tarde libre; ya sabes, hacer solo dos horas de baile. Pero luego pienso en lo importante que es esto para mí, y me arrepiento de lo que he pensado.

El príncipe Eric no es como me lo imaginaba, ni los reyes. ¿Sabías que mañana van a ver el ensayo la reina America y la princesa Nayra? A Nayra le gusta el baile y me ha pedido que baile. Espero que a la pequeña le guste, no quiero defraudarla. Esto lo voy a tomar como un ejercicio, para prepararme para bailar delante de ellos.

Estoy algo nerviosa por la entrevista que nos hará Gavril Fadaye el viernes. No sé qué preguntas me hará o si les seguiré cayendo bien a los reyes después de eso.

Bueno, te tengo que dejar. Dales un abrazo bien fuerte de mi parte a todas, en especial a Sarah. Y dile que no se ponga tan nerviosa con los nacionales. Creo que lo hará muy bien.

Besos y abrazos,

Maddie”.

Hice lo mismo que con la primera, pero esta vez puse la dirección de Hannah.

Ese día, había dedicado parte de la mañana a escribir las cartas. Estaba ansiosa por saber qué había pasado en el Moonlight o en la academia de baile.

En cuanto terminé las cartas, se las di a Danna y ella salió de la habitación directa a la sala de correos.

El resto de la mañana la pasé entre la Sala de las Mujeres y mis ensayos. Como todavía éramos muchas, la reina no estaba con nosotras. En la Sala de las Mujeres casi siempre charlaba con Jade, Laura, Georgina y Andrea. Era con las que mejor me llevaba y creía que les podía contar cualquier cosa, que me entenderían.

.   .   .

Me encontraba bailando. Era un baile cualquiera. Hice acrobacias, giros, saltos…



#6352 en Fanfic
#36628 en Novela romántica

En el texto hay: fanfic, romance, la seleccion

Editado: 01.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar