Canciones de Amor

3

er un expresión de mono de enojado no le agrada a nadie. 

Ni a los niños. 

Porque se asustan. 

El mío esta tomando esa forma, hay muchas cosas que nos molestan. 

En mi parte es el tipo que me gusta o me gustaba. 

“Las apariencias engañan ”. 

Y es completamente cierto. 

La cara de pasa que traía se desvaneció. 

Y el dolor vino en mí. 

Llevando una vestimenta completamente negro con unos botines color almendra le hacía ver fabuloso. 

—¿Sigues ahorrando para tu estúpida carrera? 

La valencia que hace un rato estaba formando se fue con el viento dejando algo que se llama cobardía. 

Asentí. 

—Que patética te ves así .–bufó. 

Agache la mirada, sin soltar palabra me dejé humillar por quién era antes mi “amiga ”. 

Haciendo un ruido raro, se alejó mediando su coleta, la seguí con la mirada, sinceramente después de todo lo que me ha hecho no puede odiarla. 

Quizás escuchar la misma canción sea aburrida, pero lo único que había. 

Suspirando, y agradeciendo sarcásticamente por haber tenido un lindo día guarde las cosas que ocupaba. 

Y mientras caminaba recordé algo. 

Que después todo el abuelo tenía razón. 

Además de no haber salido como uno lo planea en su cabeza, funcionó. 

Siento satisfactoria y a la vez desagrado. 

Si hubiera sabido aquel comportamiento, no había intervenido. 

¿Pero quién sabe?

Un desorden se puede arreglar. 

Alguna vez te has sentido identificado con una canción? 

Segur que sí. 

Cómo yo también. 

Es como pedir un ¡Auxilio!, a ello.

Crecí con dos hombres que me enseñaron a amarlo. 

El primero logró un sueño. 

Y el segundo estuvo apunto lograrlo. 

Este ultimo fue un aprendiz del primero. 

Se fue en busca de su felicidad sin saber que la desgracia iba detrás de él. 

“Así es la vida ”, dicen algunas. 

Pero no siempre fue así. 

La vida no te pone eso, lo que pone eso eres tú mismo. 

Cada quién busca su camino. 

Los malos en algunas ocasiones toman el camino fácil o sólo le arrebatan a un inocente, y éste nombrado último se queda en el medio sin saber que hacer o ir. 

“Cada quién busca lo que quiere encontrar ”. 

—Deja fluir el sonido en ti. 

Respiré hondo, e hice caso a lo que dijo. 

—Recuerda que la música no debilita, el que lo hace es el quién lo crea. 

«No te entendí».

Entonces llegó la pregunta. 

—¿Por qué toco música? 

Sus arrugados párpados se abrieron, se quedó mudo, mirándome. 

—No lo recuerdas. 

Traté de confirmar si era una pregunta o un afirmación, en la forma en la que lo dijo era apagado. 

Confundida, negué. 

—Olvidalo –sonrió – llegará el momento en que lo recordarás. 

Suspire. 

—¿Sabes?, tu consejo salió bien. 

Este sonrió orgulloso. 

—Pero –continué –, si hubiera sabido la actitud de él no lo habría echo. 

Rió. 

—Quitate la venda de tus ojos y ve por que lo hace. 

Asentí. 

—Bien, pequeña diabla .– removió mi cabello. 

Así lo pasamos toda nuestra tarde. 

Reviviendo canciones. 

Naciendo unas nuevas. 

Recordado aquellas voces que ahora ya no existen. 

Lo que nunca olvidaré es que todo se va pero siempre queda algo de ello. 

Escuchar una desafinación es como un veneno para los oídos.

—¡Ya para! .–grité. 

El tipo me miró, encogió los hombros y continuó tocando.

—¡Vas a romper las cuerdas!. 

Arrebate el tesoro de sus manos. 

Este hizo un puchero. 

—¿Cuantas veces te he dicho que no es una guitarra eléctrica?. 

—Muy pocas veces .–habló. 

Ignoré lo que dijo, para verificar si se encontraba bien la guitarra.

—No vuelvas hacer eso .–murmure. 

Se quedó mirando algún punto fijo, tomó reacción y caminó hacia mí tomando mi barbilla. 

—Lo siento .–susurró sonriendo débilmente. 

Creí que se alejaría.

Pero no.  

Seguía allí.

En una posición rara.

Acercando su rostro.  

Tomé impulso para empujarlo. 

Me removí incómoda. 



Andrea Rebatta

#22788 en Novela romántica
#14821 en Otros

En el texto hay: musica y pasion, amor

Editado: 27.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar