Cansetberos

Un mal día para morir (Parte 2)

Gabriel Milles

No era muy temprano cuando escuche a Moad, mi hermano mayor, bajar por las escaleras, ya llevaba rato despierto unas de las constantes pesadillas me despertaron, eta vez peleaba contra una bestia mitad león mitad humano, la manera en la que mataba la bestia me dejo alterado y lleno de energía. Las constantes pesadillas empezaron desde hace unas semanas atrás cuando empezó el otoño. 

Cerré los ojos y puse atención a mí entorno, escuché clara mente los pasos de Moad en la cocina, ir y venir de un lado a otro. Suspire al escuchar el despertador de mi celular, realmente esperaba conciliar el sueño. Me levanté y salí de la cama directo a la ducha, no tardaba mucho en despertar Alex, mi otro hermano mayor, él cuan escuche caminar en el pasillo y bajar por las escaleras ya era común que Alex baja a hacer ejercicios por las mañanas. No me toma ni 10 minutos en bañarme y alistarme para ir al colegio. 

Me mire al espejo, me era muy difícil creer que somos hijos de la misma madre, pues mi cabello rojo y mi piel blanca era todo lo contrario de mis hermanos que al contrario de mi tienen el pelo rubio oscuro y ni hablar de nuestros ojos que son de diferentes colores, Moad tiene los ojos verdes y Alex azules en cuanto a mi color de ojos es negro, soy un contraste entre mis hermanos, mi altura y porte atrae a las mujeres, como abejas a la miel, la señora Tara nuestra tutora, suele decir que tengo el porte de un soldado chino y que debería sonreír más o me haría viejo a más temprana edad. 

Ya vestido con la camisa blanca y mis jeans clásicos salí de mi habitación a la cocina por algo de comer antes de ir a la escuela, estoy en mi último año de preparatoria, y antes de que pregunte, aun no sé qué carrera estudiare, muchos dirán que soy un chico sin aspiración alguna y como la señora Tara que todo el tiempo me aconseja que estudie una carrera que de mis hermanos no puedo vivir siempre, pero serles sinceros no creo que un título universitario defina lo que eres o que seas una persona inteligente, en la universidad por muy buenas y cara que sea solo te da el título en el que dice que te titulaste en su universidad todo lo demás lo tienes que aprender por tu cuenta, así que en mi pesar entrar a una universidad es como ser marcado por el granjero cual vaca y bueno prefiero no ser parte del ganado. Si cual vaca loca. 

Una vez estando en la cocina me sirvo cereal y le agrego, me encanta echarle pasa a mi cereal.  

- Jamás voy a entender por qué le pones pasas a todo – gire y mire a mi hermano Moad sirviéndose un vaso de jugo. 

- Uno, desde cuando eres tan silencioso al entrar a cualquier lugar, dos, jamás lo entenderías – dije con jocosidad. 

- No me he vuelto silencioso, tú te has vuelto muy detraído - miro mi rostro analizando – las pesadillas regresaron - chasqué la lengua. 

- Nada que no se pueda con el tiempo – dije metiendo una cucharada de mi cereal a la boca. Hubo un silencio en el que yo me dedicaba a comer cereal y él beber su jugo. Terminándose su jugo soltó un suspiro y dijo: 

- La señora Tara quiere que vaya a su casa – miro con curiosidad – dijo que quieres hablar de algo muy importante. - 

- ¿Y de qué querrá hablar? - 

 - No tengo idea, pero dijo que era lago delicado e importante - asentí - por lo que hoy no podré dejarte al colegio y dependiendo si esa charla se alarga tardare en recogerte - 

- No hay problema Moad, puedo ir y venir en bus - 

- Bien, pero de todas formas yo te aviso si voy por ti o no – asentí de nuevo con la cabeza. - bueno ya me voy, le dices a Alex so … - un ruido en seco interrumpió a Moad. Ambos nos miramos a los ojos – Alex esta despierto ya – dijo con asombro. Normalmente Alex suele despertarse después de que ya estamos desayunado. 

 - Si, hoy despertó temprano – me encogí de hombros -  

- Qué crees que haya sido ese ruido – ese ruido solo pudo ser el viejo osli cayendo al suelo todo desparramado. 

- No sé - dije de la manera más simple  

- Iré a ver que fue ese ruido – camino fuera de la cocina directo al sótano. 

Termine de beberme la leche del plato y puse atención a las voces de mis Dos hermanos mayore, oí como Alex le mentía descaradamente a Moad, después un silencio en el que solo que escuchan los zapatos de ambos caminando en diferentes direcciones, los paso de Moad a la salida y los de Alex a la cocina, en cuanto Alex se acercó a la cocina sentí una energía pesada y nostálgica recorrer todo mi cuerpo concentrándose en mi pecho, deje con cuidado el plato en el fregadero soltando un suspiro que en vez de desahogarme me apretó más los pulmones  

-  Eres un idiota – dije después de que se me paso esa sensación, riendo de alivio   

-  Y ahora por que la agresión - dijo Alex haciéndose el tonto  

-  haz roto el viejo osli – me cresé de brazos y fruncí las cejas mientras se comía un plátano, lo miré a detalle - el ruido de hace rato y el hecho de que tienes arena y en los zapatos - respondí, él hizo un gesto sin importancia y se fue. 

Mire la hora en mi reloj de mano, estaba a tiempo de tomar el bus y llegar a tiempo a clases. Fui directo a mi habitación a por mí mochila y salí de casa, la parada de autobuses estaba a dos calles de mi casa.  unos cinco minutos de espera y unos diez minutos de transcurso a la escuela llegue gusto a tiempo en la entrada del colegio se encontraban los que se podía decir mis fans, un grupo de chisas y chicos que gustan de mí, al principio que me entere de este grupo me sorprendí pues yo no me dedico a ningún deporte y mucho menos era popular ni nada por estilo y aun no sé por qué ni cómo ni cuándo fue que paso, solo sé que paso. Pase junto a ellos saludando con un asentimiento de cabeza. Seguí mi camino directo mi aula y esperar a que comiencen las clases.  



Adayna

Editado: 15.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar