Carta al viento [editando]

El cajón

Ese mismo día, después de que terminé de organizar mi cajón y de contarle a Sebas lo que estaba haciendo, recordé que esa misma tarde tenía un encuentro con unos amigos que conocí en una especie de grupo juvenil, en el cuál, había una chica que me gusta demasiado que se llama Camila (Casualmente, fue la que organizó todo), así que, junto a Johan íbamos de camino a donde ella.

-Wey, ¿A ti no te gustaba Camila? -Preguntó Johan, intentando hacerme caer en cuenta de lo que pasaba- Pues, me acordé de eso, y por eso te molesté con Alejandra hoy.

-Pues, sí me gusta Camila. Pero estoy casi seguro de que nada puede pasar con ella. Por eso busco algo más -Dije mirando decepcionado al piso-

Algo que yo no sabía, era el hecho de que Johan estaba intentando "Hacer los cuartos" (Jerga paisa: Se refiere a cuando una persona intenta que otras dos estén juntas), ya que Camila le había mencionado que quería intentar algo conmigo. Ni siquiera lo noté cuando me dijo que buscara retos para un juego de "Verdad o reto". En pocas palabras, me es difícil darme cuenta de las cosas.

Llegamos a la casa de ella. Nos abrió, nos saludó, y se puso a organizar algunas cosas para que salíeramos, íbamos a un parque que quedaba cerca de la casa de ella. 

-Chicos, sé que el parque les va a encantar. Es un lugar muy genial, muy verde, y de noche se ve muy romántico - Dijo demasiado entusiasta-

Me alegraba demasiado verla tan entusiasta por una salida. Y tengo que ser sincero, yo había incluso conseguido una aplicación para los retos que me pidió Johan, y para salir beneficiado, la configuré Para que los retos a mi siempre me tocaran con Camila. 

Llegamos al parque, nos sentamos y empezamos a charlar, teníamos varios temas, y varios amigos de Camila empezaban a llegar, y cada vez me daba más pena estár ahí, cada vez recordaba más por qué la iba a cambiar por Alejandra. Seguía sintiendo que no iba a tener oportunidad. Y como siempre estaban hablando, no tuve como sugerir el juego. A Johan y a mi nos iban a recoger en la casa de Camila, así que ella dijo que se iba a ir junto a nosotros, para acompañarnos a la casa.

El tiempo iba pasando, comimos, hicimos magia de cartas, algunos fumamos, y nada del juego, ni iba a ser capaz de robarle un beso por cuenta propia, me sentía demasiado observado... Pero bueno, el tiempo se fue, y yo tenía que bajar a la casa de ella para que me recogieran.

-Oigan, no jugamos verdad o reto -Dije en un tono que Londoño entendía en el que necesitaba que me siguiera la corriente-

-Es cierto, ¿Por qué no aprovechamos que vamos bajando, y vamos jugando? -Londoño miró a Camila como queriendo decirle algo-

-Claro, juguemos -Dijo Camila, nuevamente entusiasta-

Los retos empezaron de forma normal. Morder el brazo, lamer un meñique. Eran cosas muy raras, pero nada del otro mundo. Hasta que de repente

-Camila, la primera opción para tu reto es -Empecé a leer la pantalla de mi celular- Lamer mis labios - Le pasé el celular a Johan- El delegado de juegos verifica que ahí está mi nombre - Dije en broma, pero nervioso- y la segunda opción... También es conmigo. Es tener un beso como de película.

Camila estuvo pensando un rato, hasta que frenó

-Hombre, lamer los labios sería demasiado extraño -No dijo nada más, simplemente se acercó a mi rostro y empezó a besarme-

No pude decir nada, no supe como reaccionar, hace mucho no besaba, y estaba besando a la chica que llevaba varios meses soñando con hacerlo, tenía demasiado miedo de hacer algo mal. El momento fue mágico. Al punto de que incluso Johan, que siempre molesta en esos casos, se quedó callado observando. Para mi fue perfecto, pero me incomodaba que me observaran...

Total, por fin pasó eso con lo que tanto tiempo anhelé...

 



MoGaPa

#18467 en Novela romántica
#11912 en Otros
#809 en Novela histórica

En el texto hay: escuela, amoros, cartas

Editado: 25.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar