Casada Con Mi Jefe. Saga: New York City N° 1

Capítulo 18

A la mañana siguiente. Todo era un caos en la mansión de los Harrison, el gran día al fin había llegado.

Los reporteros encargados de cubrir el evento estaban desde muy temprano tomando fotos de montaje de la que se esperaba fuera boda de la temporada.

Paige estaba siendo arreglada en una de las habitaciones, mientras Erick cuidaba de su nieta.

—Te haré un recogido completo para lucir la hermosa espalda del vestido— dijo el estilista.

Paige se dejó hacer tanto por el estilista y la maquillista, ambos sabían que era lo mejor para ella, el maquillaje era muy natural, solo centrado es su ojos los cuales fueron delineados y difuminados para resaltar el color azul de estos.

— ¿Estas nerviosa?— le preguntó Amanda al verla estrangular sus manos.

— ¡Mucho!, siento que me caeré a medio pasillo u olvidaré mis votos...

—Paige, cálmate, todo estará bien; además dudo que mi hermano no se case por esos detalles insignificantes— dijo Amanda tratando de tranquilizarla.

— Lo sé— Dijo Paige pensando que no importaba nada, su jefe no tenía otra opción que casarse con ella— es solo que no puedo creer que este por casarme, ¿Mi hermano ya llego?— preguntó Paige cambiando el tema; ella sabía que él había llegado el día anterior a la mansión pero como ella llego muy tarde y se levantó muy temprano no lo ha podido ver.

—Sí; está abajo con Alexander y la pareja de padrinos. Tu tranquila— observo hacia el reloj que había en la habitación—  acércate, creo que es momento de quitarte la bata y colocarte el vestido.

En la planta baja de la mansión; se encontraban efectivamente los cuatro hombres hablando.

— ¿Enserio nunca le has ganado en una competencia de comida a tu hermana? — decía Nick mientras reía, era increíble lo que la futura esposa de su amigo podía comer.

—Esa mujer tiene un hoyo negro en vez de estómago— dijo Jason fingiendo un estremecimiento.

Cuando Alexander llego a la casa de sus padres con sus amigos y se encontró con el hermano de su prometida, agradeció internamente que al menos a algún miembro de la familia Evans se interesara por Paige.

En un principio él no estaba muy convencido de hablar con su futuro cuñado debido a la falta de apoyo que le dio a su hermana durante su juventud.

Pero él no debía de juzgar a alguien por errores del pasado, así que decidió conversar con el llevándose la sorpresa de ser una persona muy agradable.

— Y ¿Jason a que te dedicas?— le pregunto Ehan.

—En este momento estoy trabajando de secretario en una microempresa, estoy en mi año de investigación en la universidad pero no fue aprobada ya que lo debemos aplicar a una empresa con las características requeridas— dijo un poco desanimado.

— ¡Odie mi año de investigación!— dijo Nick sorprendiendo a Jason. El los veía muy jóvenes para haber terminado ya sus carreras.

Pero daba igual, él ha estado sorprendido desde que llego a la dirección que su hermana le dio de su casa. Jamás, ni en un millón de años espero encontrar una mansión.

Y más grande fue la sorpresa al ver donde se casaría, cuando Paige le dijo que era una boda pequeña e íntima jamás se imaginó una fiesta con cientos de invitados y reporteros por todos lados. En definitiva la definición de pequeña de Paige no es la misma que él conoce.

— ¿Y ustedes a que se dedican?— les pregunto con curiosidad.

—Yo soy el heredero del imperio Hilton, soy el presidente de las empresas familiares desde hace dos años— le dijo Ehan de forma normal como si estuviera hablando de un partido.

Jason casi escupe el trago que estaba tomando al escucharlo, ¡Por Dios! Debido a su carrera él había leído sobre el dueño del imperio Hilton y su brillante hijo, Ehan Hilton.

—Yo igual manejo las empresas familiares. Es más; tenemos un convenio con mi amigo aquí presente ¿Verdad Alex?— dijo Nick.

—Si. Además, tu hermana es la que se encarga de la campaña de Nick— explicó Alexander.

— ¿Tu eres Nick Dolce?— pregunto Jason sorprendió. Al saber que se trataba del heredero Hilton supo que sus mejores amigos debían andar cerca.

—Sí, ¿no te mencionamos nuestros apellidos?— pregunto Nick confundido.

—No, solo sus nombres de pila— dijo en voz baja sin creer que estaba con algunos de los empresarios con mayor influencia a nivel general.

—Bueno, creímos que lo intuirías ya que Alexander se está casado con tu hermana.

Alexander.

¡OH POR DIOS! su hermana se estaba casando con Alexander Ambrosetti, ¿cómo no los reconoció? Ese hombre exploto un imperio familiar hacia nuevos horizontes en sus primeros dos años en la presidencia.

Los diarios vivían hablando de él. Mataría a su hermana por no avisarle exactamente quién era su prometido.

Alexander noto la sorpresa en los ojos de Jason antes que este actuara como si esa información ya la sabía. Paige no le había dicho con quien se iba a casar y eso ha supuesto una gran sorpresa para él.



Lynsori

#134 en Novela romántica
#44 en Chick lit

En el texto hay: matrimonio, romance, amor

Editado: 10.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar