Cattleya

1. Nací lista

ELAINE

― ¿Qué harás hoy en la tarde? ― la interrumpí mientras amarraba sus zapatos.

― Supongo que descansar de la pesada práctica de hoy, wuju― fue lo que respondió con evidente sarcasmo en su voz.

― Qué aburrida, debemos salir ¿Por qué no vamos a la fiesta de esta noche? ― sugerí, ella se puso de pie a  mi lado y empezamos a caminar juntas a los ensayos.

― No tengo tiempo, Elaine― me miró arrepentida.

― Iason y yo iremos, piénsalo bien, no está de más divertirse un rato― me encogí de hombros y asintió, se veía distraída. Pero preferí no preguntar, Faith era una comúnmente una persona muy cerrada.

― Cuando confieses tus sentimientos probablemente asista a una estúpida fiesta― mencionó, fingí no escucharla.

― Bien chicas, empiecen con el calentamiento―. Nos ordenó la entrenadora.

Faith y yo trotamos junto a las otras animadoras hasta que ya estuvimos listas para empezar con la práctica.

Ese día estuvo más pesada debido a que el sábado, sí, mañana, sería el partido de los chicos y tendríamos que presentar nuestras rutinas en el medio tiempo.

Llamé a mi madre para que viniera por mí, pero estaba ocupada, por lo tanto, vendría papá.

¡Genial!

No es que no quisiera a mamá, la amaba muchísimo, pero si le pedía permiso primero a él para ir a la fiesta, me lo concedería y de paso me ayudaría a convencer a la señora de la casa.

Mi mejor amiga se sentó junto a mí.

― ¿Y? ― la codeé significativamente.

― ¿De qué? ― me miró extrañada. Solté un resoplido.

― ¿Vendrás a la fiesta? ― volví a sonreír en grande, esta vez fue ella quien resopló.

― Sabes que no me gustan ese tipo de cosas, Elaine― dijo obvia rodando los ojos, hice un pequeño puchero― Y no me mires con esa cara, ya he dicho que no.

― Ok, ya no insisto― suspiré rendida― ¿Lo harías por una Scooby Galleta? ― sonreí inocentemente, me miró entrecerrando sus ojos y reí. Ella me miró con diversión, llegó la Señora Evans en su carro.

― Hola, Elaine― me saludó desde el volante, levanté mi mano.

― Hola, Señora Evans― la agité con emoción. ― Nos vemos, Faith― me despedí de ella.

― No mueras sin mí― sacó su dedo medio, reí mientras ella subía.

― Princesita― el carro de papá se detuvo frente a mí cuando el de la madre de Faith desapareció de mi vista.

― Hola Pa― subí y enseguida arrancó. 

― ¿Cómo estuvo todo hoy? ― Iba concentrado en el camino.

― Perfecto, el entrenamiento si estuvo algo cansado, por lo que mañana nos toca presentarnos, las nuevas se sienten nerviosas― le conté con sinceridad, él rió un poco.

― ¿Y las notas? ― me miró de reojo por unos segundos.

― Me mantengo en nueve, señor― levanté mis pulgares hacia él, asintió con una sonrisa de orgullo.

― Esa es mi niña hermosa― chocamos el puño. Sobé mis piernas con mis manos, un poco nerviosa.

― ¡Papá, hoy en la noche habrá una fiesta, en la casa de campo de Tristan, toda la secundaria estará invitada, será increíble! ― mi tono era de emoción.

― ¿Tu madre lo sabe? ― levantó una ceja hacia mí con curiosidad, detuvo el carro frente a nuestra casa y nos bajamos.

― Aún no, pero esperaba que me ayudes a convencerla― sonreí en grande y con inocencia. Me miró en silencio, con su cara neutra por unos segundos.

― Bien, te ayudaré, si mi niña quiere fiesta, mi niña tendrá fiesta. Además es buena idea para que te distraigas un rato― dijo con sinceridad cuando nos dirigíamos a la puerta principal.

― ¡Por eso eres el mejor! ― chillé entrando, mamá nos veía con curiosidad.

― ¿Por qué es el mejor? ― se cruzó de brazos fingiendo estar celosa. Reí y la saludé con un beso en la mejilla. Como aún seguía con su uniforme supuse que acababa de llegar del trabajo.

― Le estaba platicando a papá sobre una fiesta que habrá hoy en la noche― jugueteé con mi brazalete de atrapasueños que me habían regalado ellos por mi cumpleaños número diez. Era ajustable, por lo tanto aún me quedaba.

― ¿Dónde? ― preguntó con la voz algo dura.

― En la casa de Campo de los Garvin― Y sí, vivíamos en un pueblo pequeño, por lo cual todos conocíamos a todos.

― No estoy segura, Elaine, podría ocurrirte algo y sinceramente no sé qué haría si algo te sucede― volvió a cruzar sus brazos.

― ¡Pero mamá, puedo cuidarme sola! ― exclamé con seguridad.

― Yo lo sé, cielo, sé lo responsable que eres, pero un bosque es muy peligroso― se giró y caminó a la cocina. Miré a papá con un puchero y asintió. Seguimos a mamá.

― Cariño, no es mala idea que se distraiga un poco, es una fiesta, estará rodeada de personas, no le pasará nada― le dijo acariciándole los hombros de manera cariñosa, ella lo observó con una sonrisa por encima de su hombro.

― Siempre se salen con la suya― mencionó con diversión, mi padre rió y depositó un beso en su cabeza― Te quiero aquí a las doce, ni un minuto más― me señaló demandante.

― Irá Iason― comenté con inocencia.

― A la una― suspiró, di un saltito de emoción y me acerqué a abrazarla y besarle toda la cara.

― ¿No hay para mí? ― Papá nos abrió sus brazos, ambas corrimos hacia él.

Después de haber almorzado, subí a mi habitación y empecé a buscar la ropa que usaría esa noche.

Me llegó una notificación a mi celular así que salté sobre él.

Iason: ¿Te dieron permiso?

Elaine: Sipi ¿Pasas por mí? :3

Iason: Sabes que sí, a las 7 ;)

🍃🍃🍃

Peiné mi cabello y ya estaba lista, con un cómodo pantalón, un crop top y una chaqueta encima, un maquillaje natural con brillo de labios fuerte. 

Bajé las escaleras y me topé con mis padres viendo una película, escuché el timbre y corrí a despedirme de ellos.

― Pórtate bien― fueron las palabras de mamá.

― Diviértete, princesa― me dieron un beso en la frente y salí.



EliAlcivar

Editado: 16.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar