Causa Perdida

Todo Parece Ser Personal.

— ¿Estás lista?— Pregunta Emory mientras termina de organizar su cabello negro que va hasta su cintura.

— Espera, ya casi...— Contesto mientras aplico bloqueador solar en mi rostro.

— Chicas...— Nos llama Kenzie asomando su cabeza por la puerta de nuestra cabaña.

Termino de aplicarme el bloqueador solar y salgo de la cabaña junto con Emory, ambas seguimos a Madison y a Kenzie a no sé donde. Se suponía que el primer día quedaría totalmente libre para conocer el lugar, pero, ayer los recuerdos de Daniel me inundaron  y decidí quedarme en la cabaña y no acompañar a Emory, Kenzie y Madison, en este mismo momento me odio, no puedo creer hasta donde llega mi estupidez. 

Trato de prestar toda mi atención al lugar en el que estamos y al camino que tomamos para llegar a él para lograr conocer el campamento por mi cuenta, observo el lago frente a nosotros y eso me hace pensar que la actividad de hoy requiere meterse allí. Unos segundos después veo a los Ainsworth llegar con una sonrisa en sus rostros.

— Deberían regresar a su cabaña, igual, van a perder.— Dice Jake con su mejor sonrisa, yo sonrío ante su comentario sin darle importancia, pero, parece que por las expresiones de las otras tres chicas soy la única que no se lo ha tomado personal.

— Deberías cerrar la boca, idiota.— Dice Madison.

— Ya es personal.— Comenta Kenzie y los chicos ríen ante la reacción de ambas.

Todos los chicos de todas las edades empiezan a llegar y parece que todos ya saben que hacer, los hombres se acomodan en dos filas detrás de nosotras y las mujeres igual pero detrás de los Ainsworth.

— No pienso meterme allí.— Escucho el comentario de Jessica y me causa gracia, digo, no creo que tenga opción.

— Entonces...¿Dejarás que el equipo de Madison te gane?— Cuestiona Mason a Jessica y la expresión de ella cambia al instante.

— No, claro que no, vas a ver quién es la mejor aquí.—Es la respuesta que da Jessica.

— Sabes como manejarlo.— Comenta Felipe y Mason ríe cuando Madison le saca el dedo del medio.

— Así es como se le saca provecho a la obsesión de esas dos chicas con nosotros.— Dice Jake y choca los puños con Mason.

— ¿Podrían dejar de decir tantas idioteces juntas?— Cuestiona Madison.

 

Unos cuantos minutos después yo estaba sosteniendo en mis brazos a Martín, un niño de unos siete años que en medio de la prueba se ha caído y ahora llora como si su vida dependiera de ello.

— Yo...yo...quería...ganar.—Dice Martín en medio de sollozos y me parece tan tierno que sonrío.

— No hemos perdido.— Digo tratando de hacerlo sentir mejor.

Pongo mi atención en las personas que están en el lago tratando de recolectar la mayor cantidad de esferas de plástico para después pasar a meterse en una especie de tunel que flota en medio del lago, nadar hasta la orilla de este, entregar las esferas a otro integrante, que este pase una prueba y en la siguiente estación se encuentra otro integrante esperando a que le entreguen las esferas para igual que el anterior, superar una prueba y así se van dando los turnos.

Siento como me tocan el hombro y pongo mi atención de nuevo en Martín quien esta vez ríe mientras señala a Kenzie quien por guiar a uno de los niños más pequeños se cae justo cuando está por salir del lago, lo que hace que Martín ya no sea el único que ríe.

— Quiero volver.— Dice Martín y yo asiento.

Junto con el pequeño vuelvo donde se encuentra nuestro equipo.

— Tan oportuna como siempre.— Dice Emory y por su tono sé que no es nada bueno para mi.

— Explicate.— Le exijo.

— Eres la elegida.— Comenta Liam y eso me confunfe más.

— ¿La elegida?— Cuestiono.

—  Harás la prueba final.—  Suelto un suspiro.

— Creo que es más que obvio quién será el ganador.—  Comenta Raquel.

Yo no quería que esto se volviera personal, pero si así lo quieren, así será.

Madison, Emory y Kenzie se acercan y me alientan, por un momento me parece exagerado todo esto, pero, ya he notado que Madison y Kenzie son de tomarse éstas actividades bastante en serio, en especial Madison y más si se encuentran involucradas Jessica y Raquel.

— Liam ya está en el lago, deberías entrar tu también.—  Dice Emory y asiento para ir directamente al agua.— Demuestra lo que te dejaron los entrenamientos de gimnasia.— Escucho a lo lejos el comentario de Emory y eso me causa gracia, no creo que algo de gimnasia quede dentro de mi.

Miro a Liam y los ojos de él se posan en mi para después guiñarme uno de ellos y sé que lo hace de forma amistosa.

— Sabes que vas a perder ¿No?—  Eso solo me hace sentir más ansiosa por terminar esto y burlarme de él cuando sea yo quien gane.

Si, esto si es personal.

 

 



Valentina Valencia

#10700 en Novela romántica

En el texto hay: romance, amor, amistad

Editado: 01.06.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar