Cayendo en tí

Parte 1

 

Lo veo dormir ¿cómo puede hacerme sentir tanto? Ahora que he besado esos labios es tan molesto saber que debo dejarlo ir ¿Por qué no puedo tener lo que quiero? Por primera vez no tengo dudas sobre ello, he encontrado algo que me haría completamente feliz, pero puede no ser real ¿lo es? Se siente real y demonios… beso cada centímetro de mi cuerpo como si lo fuera. Me pongo de pie completamente desnuda y suspiro ¿Qué hago? Camino hacia el baño de la habitación y entro, cierro la puerta con seguro y al mirarme en el espejo me pregunto si acabo de enterrarme a mí misma.

- ¿Qué hiciste, Lauren?- me pregunto a mí misma antes de humedecer mi rostro en el lavamanos.-   de acuerdo, contrólate.- me pido a mí misma.

Entro a la ducha y permito que el agua cubra mi cuerpo, cierro mis ojos por unos segundos tratando de controlar lo que estoy sintiendo, porque si antes no podía evitar sentirme tan loca y necesitada por él, ahora es patético para alguien como yo, siento que quiero correr a él y besarlo, morderlo y permitir que su aroma se una al mío. Abro mis ojos cuando escucho un golpe en la puerta ¿Nerium? Salgo  de la ducha luego de envolver mi cuerpo con la toalla y abro la puerta, al ver esos ojos mirándome ¿Qué debo hacer? Retrocedo y permito que entre al baño junto a mí, me mira fijamente y sus ojos me hablan, me dicen cosas que ninguno de nosotros podría decir en voz alta.

- ¿Qué pasa?- pregunta.

- No podemos fingir que en algún lugar de la casa no te esperan muchas personas ¿Qué harás?-le pregunto.

- Haré lo correcto, seré egoísta.- me responde haciéndome sonreír.- debo buscar otra solución que no me involucre a mi dejando todo lo que quiero.- me explica.

- De acuerdo.- digo dejando de mirarlo por unos segundos y juro que cada vez que veo su rostro se vuelve mejor.- te ayudaré.- le digo.

Sonríe de inmediato, su mano acaricia mi mejilla y niega.

- Lo sé.- dice con seguridad.- Mary…- se detiene.

- ¿Qué?- le pregunto.

- Abrázame.- me pide.

Hago lo que me pide y siento sus manos mantenerme muy cerca suyo, cierro mis ojos oliendo su piel ¿de verdad voy a olvidar todo esto? abro mis ojos y siento mis ojos arder por culpa de las lágrimas ¿Por qué me siento tan completa  y miserable al mismo tiempo?  Dejo de abrazarlo y ni siquiera había notado que se encontraba desnudo, lleva su mano a mi cabello sonriéndome y luego lo veo caminar hacia la ducha, veo el agua caer en su cuerpo, muerdo mi labio inferior antes de dejar caer mi toalla y unirme a él.

Cierro la cortina de baño y  lo beso sin dudar, sus labios me corresponden de inmediato y sus manos recorren mi cuerpo como si fuera algo tan natural, también cotidiano para él ¿Por qué hace sentir todo tan normal? No lo es, empieza a besar mi cuello y una sonrisa aparece en mis labios cuando  mis pies abandonan el piso de la ducha, envuelvo mis brazos en su cuello y beso sus labios, mi espalda toca la pared segundos después.

Entre besos y caricias agotamos el agua caliente, pero no parece molestarme o mi piel sentirlo, todo lo que siento es calor y cierto deseo de ser consumida hasta las cenizas, eso es algo que solo Nerium ha logrado hasta ahora y por eso no creo poder olvidarlo, porque es el hombre que podría ser mi igual, no alguien que me necesitara, solo alguien a mi lado. Media hora después salimos de la ducha, todavía besándonos y caemos en la cama a pesar de estar mojando todo, tenemos horas perdidos en la lujuria desde que nos besamos hoy y creo que seguiré perdida por mucho tiempo más.

- Iré por comida.- me dice alejándose de mí.

Lo miro con confusión.

- De acuerdo.- le digo dudando.

- Espérame aquí ¿de acuerdo?- pregunta.

- ¿Hablarás con ellos?- le pregunto.

- Tengo que hacerlo.- responde.

- No me mientas.- le pido.- ¿Qué otra opción real tenemos?- le pregunto.

Lo veo suspirar.

- Han tardado mucho en no encontrarnos, podemos mudarnos a otro estado y quizás no tengamos que lidiar con esto por ahora.- me responde.

- ¿Hablas de los científicos que te buscan?- pregunto, asiente.-  eso significaría vivir ocultos para siempre ¿Cierto?- pregunto.

- No hay otra opción, olvidar u ocultarse, solo tengo esas dos opciones.- responde.

- Hay otra opción.- digo pensativa.-   creo que de verdad necesitan un nuevo comienzo y por ello una adelfa debe…- me interrumpe.

- No.- dice de inmediato.-   la única adelfa que puede hacerlo soy yo, no voy a permitir que mi hijo abandone a su hija.- me dice.

- Pero tú vas a abandonarlo a él.- digo con obviedad.

- Puede cuidarse solo.- dice dejando de mirarme.

- Solo…- dudo antes de decirlo.-  haz lo que debas hacer.- le digo.

- Eso haré.- me asegura.

Lo veo caminar hacia el armario y empezar a vestirme, me quedo en silencio sabiendo que parece que su muerte parece la única opción real ¿Qué es esto? ¿Qué clase de realidad es esta? Porque si él muere, sé que no podré evitar hacer una locura, como arriesgarme a nunca volver a mi vida.  Me cubro con las sabanas cuando lo veo caminar hacia la puerta y abrirla, lo veo salir y luego cerrar la puerta, me quedo sola y no me gusta cómo se siente.



Lory SDC

Editado: 31.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar