Cmyk

El vuelo de la Dragona

Estoy cayendo, es una caída larga.

No entiendo por qué estoy cayendo, se supone que puedo volar.

No hay nadie a mi alrededor, solo un enorme y negro vacío.

Hay una voz a mi alrededor que me dice:  Mana, ve hacia el norte.

Con gusto lo haría, si pudiera volar de nuevo.

 

Mana abre los ojos súbitamente al sentir que cae al vacío, un miedo indescriptible serpentea por su espina dorsal al ver que a su alrededor no hay otra cosa que una fría y oscura inmensidad, ella no entiende por qué pero sus alas no le responden, de hecho sus extremidades también están paralizadas, solo puede mover su cabeza.  La desesperación comienza a abrumar su corazón cuando de repente una voz profunda la llama por su nombre.

“Mana, debes abrir tus alas y volar hacia el norte.  Es importante que llegues ahí cuanto antes.”   Dice la voz que suena a su alrededor.  Mana busca con la mirada al dueño de la voz pero no lo encuentra.

“¿Cómo puedo ir hacia el norte si ni siquiera puedo moverme?”   Contesta Mana en un tono de voz desesperado.  La voz contesta de manera comprensiva.

“Mana, por supuesto que puedes moverte, es solo que estas confundida y por eso tienes miedo.  No sabes cómo llegaste a este lugar, solo sabes que puedes volar.”   Responde la voz.  Mana piensa en las palabras del ser y hasta cierto punto es verdad, ella esta confundida y asustada porque no entiende que hace en ese lugar, tampoco recuerda cómo llegó ahí ni que ha hecho antes de llegar, entonces la curiosidad se sobrepone al miedo.

“¿Por qué estoy aquí?  ¿Por qué debo ir hacia al norte?”   Pregunta Mana.  La voz le responde.

“No puedo contestar esas preguntas porque no estás preparada para escuchar las respuestas.  Pero créeme cuando te digo que debes ir al norte si quieres que todo vuelva a la normalidad.”   Responde la voz con algo de decepción.  Mana suspira también decepcionada, en verdad quiere saber qué está pasando.

En un momento a otro la decepción se convierte en determinación y Mana abre sus alas, al mismo tiempo la oscuridad se aparta como una cortina revelando el cielo azul y un hermoso bosque que se extiende hasta el horizonte.  Mientras Mana contempla la maravillosa vista una ráfaga de viento la interrumpe, ella ve que un báculo se acerca a ella rápidamente, el báculo se detiene súbitamente y Mana no duda un instante en tomarlo, ella siente como un poder cálido la envuelve sintiéndose más confiada.  Ella se da cuenta que tiene la piel rosada y viste un vestido magenta, al llevarse una mano al rostro nota que trae puesta una máscara con un par de cuernos y siente que tiene el cabello largo y amarrado en una cola de caballo.

El viento cambia de rumbo y con él unas hojas negras revolotean a prisa, Mana comprende que le están indicando la dirección del norte, ella no pierde el tiempo y vuela rápidamente junto al viento. 

Mana espera que lo que sea que este en el norte valga la pena.



Dragon Raine

#15625 en Fantasía
#11677 en Joven Adulto

En el texto hay: viajes, misterio, monstruos

Editado: 19.02.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar