Con P mayúscula

Capítulo 2:

Cameron 
—Joder, sí, último año —Asher agita las cejas mientras se apoya casualmente en su casillero.

La mayoría de los chicos ya se habían ido a sus clases, pero no nuestro pequeño grupo. No 
tenemos prisa. No es como si alguien nos fuera a decir que nos pusiéramos en movimiento.

 —Mierda, hombre, ¿viste a Hailee? —Joel Mackey, un estudiante de segundo año, y nuestro 
nuevo ala cerrada, sonríe—. ¿Podemos agradecerte por eso, Jase?. 
Mis ojos vagan distraídamente hacia donde ella va alejándose por el pasillo con su mejor amiga. Sin embargo, no me demoro, deslizando mi mirada hacia Jason, quien se encoje de hombros con indiferencia. Le gusta hacerle bromas a Hailee, pero no le gusta presumir de eso; no fuera de nuestro trío. 

—Bueno, por mi parte, disfruté el espectáculo. 
Antes de que sepa lo que está sucediendo, mi mano choca con Joel, golpeándolo en la cabeza. 
Grita como una pequeña perra, su sonrisa reemplazada por una mueca. 

—Muestra un poco de respeto, esa es la hermana de tu mariscal de campo. 

—Hermanastra —Jason me corrige, dándome una mirada graciosa. 

—Lo siento, Jase, solo estaba bromeando —murmura Joel, quitando la huella de mi mano de su piel. 
No tenía la intención de golpearlo, pero escucharlo hablar así sobre Hailee no me agradó nada. Además, la idea de que el pequeño cabrón la hubiera estado mirando por un rato de todas las personas a ella… Las únicas personas a las que se les permitía meterse con ella ... mirarla ... hablar con ella ... somos Jason, Asher y yo.

 —Hola, Jason, Cam. —Khloe Stemson, animadora principal y un dolor enorme en el culo, se 
nos acerca—. Se ven bien. 
Sus ojos pasan por encima de Jason y aterrizan en mí, y se lame los labios como la víbora que es.

 —Estaba pensando que probablemente deberíamos juntarnos para hablar sobre la presentación 
del equipo titular… 
—No ahora, Khloe. Tenemos que irnos a clase. - Jason la empuja, moviendo la cabeza para que lo sigamos. Los ojos de ella se fijan en mí otra vez, lujuria y desesperación brilla en ellos, pero si piensa que voy a salvarla, está ladrando al árbol equivocado. Khloe no es el tipo de chica que salvas. Ella es el tipo de chica que follas y luego sigues adelante con rapidez.

 —¿Realmente vamos a clase? —Asher pregunta mientras caminamos por el pasillo desierto. 

—¿Tu qué crees? —Jason se queja—. No puedo creer que estemos atrapados con Khloe todo 
el año.

 —Como si no te la hubieras follado ya. —Asher le da un codazo a Jase que lo arrastra con una 
mirada dura.

 —Exactamente —gruñe—. Y no estoy buscando repetir el acto. Primero muerto. 
El desprecio gotea de sus palabras, como si la idea de estar con una chica más de una vez fuera una locura. Pero luego, cuando las chicas se arrojan sobre ti como lo hacen con Jason, no puedo culparlo. 
Ser un Rixon Raider viene con un cierto conjunto de privilegios. Nos tratan como dioses en los pasillos de la escuela y fuera de las puertas de la escuela, en la ciudad, no es muy diferente. Es fácil dejarse llevar por todo. Las chicas. La atención. El respeto. Pero ser el mariscal de campo, estrella del equipo es algo completamente diferente. Jason Ford no es solo un Rixon Raider. Él es El Rixon Raider. El chico del cual las leyendas están hechas, y todos sabemos que tiene un boleto de ida directamente al estrellato de la NFL. 

—¿Así que, cuál es el plan? —Dice Joel y la cabeza de Jason se gira como si hubiera olvidado por completo que él está con nosotros. 

—Deberías ir a clase. 

—Pero… 

—Más tarde, Mackey. —Lo empujo hacia las escaleras, y él se aleja, con los hombros caídos, el desánimo ardiendo en sus ojos. —El pequeño hijo de puta tiene pelotas para estar hablando de Hailee así —dice Asher y mi columna vertebral se endereza. 

—Hailee se lo comería vivo. Pero nadie la tocará. —gruñe Jase—. Todo el mundo sabe que 

Ella no está a su alcance. 

Gracias a la mierda. —Cualquiera pensaría que la quieres para ti, la forma en que actúas… 

—¿Qué mierda acabas de decir? —Jason tiene a Asher inmovilizado contra la pared antes de 

Que pueda reaccionar. —Cálmate, hombre. —Los ojos de Asher están muy abiertos, sus manos a los lados en señal 

De rendición, mientras yo observo. 

Los juegos de bromas entre Jason y Hailee no son más que rivalidad entre hermanos que se 

Caen mal. Muy jodidamente mal. Asher y yo hemos estado alrededor el tiempo suficiente para 

Saber cómo es entre ellos, así que por qué Asher está presionando el tema ahora es algo 

Interesante. —Solo estaba jugando, hombre —se atraganta—. No quise decir nada con eso. —Así que no digas esa mierda. —Relaja su agarre y Asher se deja caer por la pared, 

Frotándose la garganta—. Sabes que apenas puedo tolerar su trasero y ni siquiera me hagas hablar 

De Denise. Juro que debería haber descubierto una forma de sabotear la boda antes de que la 

Llevaran a cabo. No puedo creer que mi padre se haya casado con esa odiosa presumida. 

No es ningún secreto que Jason tiene problemas. Me hubiera gustado decir que las recientes 

Nupcias de su padre con la madre de Hailee es la razón de su enojo, pero él siempre ha sido así. 

Desde que éramos niños, tiene un chip gigante en el hombro, enojado con el mundo y con todos los 

Que están en él. —No sé —dice Asher—. Ella siempre ha sido amable cuando nosotros vamos. Ofreciéndonos 

Galletas y leche, coqueteando y todo eso. Oye, si necesitas que te ayude a tirar una bomba sobre su 

Dicha de recién casada, estoy más que dispuesto. Ya sabes, todos para uno… 

Él sonríe, arqueando las cejas y Jase le aplica una tacleada, los dos caen de nuevo en la pared, 

Pero esta vez con una sonrisa en la cara. —Señor Ford, señor Chase y señor Bennet, qué sorpresa. —El director Finnigan aparece, con 

Las manos entrelazadas en la espalda, la desaprobación grabada en su expresión mientras ve a mis 

Dos mejores amigos desenredarse. —Buenos días, señor. —Jason se pasa una mano por el cabello desordenado para tratar de 

Arreglarlo—. ¿Cómo está hoy? —Mucho mejor ahora que los veo —dice inexpresivo—. ¿Confío en que no puedo esperarmás que trabajo duro y un enfoque maduro para su experiencia escolar este semestre? —Por supuesto, señor. —Me alegra escuchar eso. Sería una pena que te pasaras en la banca en tu último año. —El 

Director nos da una mirada mordaz antes de ocuparse de sus asuntos. —Hijo de puta… —Asher murmura por lo bajo—. Como si realmente pudiera hacer eso. —Está enojado porque la junta escolar lo anuló el año pasado. —Hubo un incidente con 

Nuestros rivales Rixon East High. Todos nuestros nombres se aclararon al final, pero el director 

Finnigan había hecho su misión ver que se limpiara la reputación del equipo de fútbol americano, 

Sin importar lo que eso significara. 

Finnigan no lo entendió. Viniendo el de fuera de la ciudad el año pasado, no entendió lo que 

Era vivir en Rixon, jugar en Rixon. No entendía que la gente mirara hacia otro lado si no te veían 

Nada bueno, incluso si te reconocieran como un Raider. Porque Rixon, Pennsylvania, es una ciudad 

De fanáticos. Y resulta que tiene una de las rivalidades más antiguas en la historia de la liga 

Escolar. Una rivalidad que se extiende fuera del campo y en la vida de las personas. Una rivalidad 

Tan arraigada en la historia de la ciudad, la gente la acepta tan fácilmente como aceptan el 4 de 

Julio o el día de acción de gracias. —El entrenador nos advirtió que él podría ser un problema este año, por lo que debemos 

Tratar de mantener nuestras narices limpias. —Jason abre con su hombro la puerta del campo de 

Atletismo y cruzamos el jardín hasta el gimnasio. —A la mierda —dice Asher—. Thatcher buscará venganza después de lo que le hiciste a 

Aim… —Se calla cuando Jase le tira una mirada dura—. Culpa mía. Solo digo que, después de lo 

Que sucedió, él quiere sangre. —Que haga el intento —gruñe Jase—. Si vienen a nuestro territorio, entonces eso depende de 

Ellos. Finnigan no puede echarnos la culpa de nada a nosotros si tiene las huellas de ellos por 

Todas partes. —¿Eso es todo, simplemente darnos la vuelta y dejar que vengan por nosotros? —Asher lanza 

A Jase una mirada incrédula. Pero los ojos de Jase se oscurecen, un brillo perverso en su mirada 

Entrecerrada cuando dice—: ¿Quién dijo algo sobre darse la vuelta? 


—Vayan a las duchas y salgan de aquí —dice el entrenador Hasson. Ya estoy completamente 

Desnudo, tomando mi basura mientras me meto bajo la regadera. —¿Bell esta noche? —Asher dice desde algún lugar detrás de mí y Jase gruñe—: Sí. 

Jase no quiere hablar, rara vez lo hace después de realizar ejercicios en el campo, pero Asher 

Habla lo suficiente por los tres juntos. Cuando limpiamos la suciedad de nuestra piel y dejamos 

Que los chorros calientes relajen los músculos de nuestros cuerpos, agarramos nuestras toallas y 

Volvemos al vestidor. —¿Qué demonios les pasa? —Jase ladra a los pocos tipos restantes que nos están mirando. —Yo… esto, mierda… —Es Joel quien da un paso adelante, sus ojos evitando a su mariscal 

De campo, optando por el piso. —Escúpelo, Mackey —le digo, moviéndome a mi casillero. —Hailee, ella hmm… 

¿Hailee? 

Que mierda. 

Entonces mis ojos se posan en el banco frente al casillero de Jase. El banco donde estaba su 

Bolso deportivo. El que debería haber estado lleno de ropa y no lo está. 
—Oh, mierda… —silbo entre dientes, sin saber si estar impresionado o preocupado por su 

Vida.—Ella no se atrevería… —Jase agarra su bolso y lo pone boca abajo—. Ella se llevó todo. 

Suena tranquilo. Pero su tono es letal. 

Mierda. Hailee pagará por esto, y hay algo muy mal dentro de mí, porque la idea hace que mi 

Polla cobre vida. 

Mi historia con Hailee Raine es complicada. Cuando ella y su madre se mudaron con Jason y 

Su padre, ella no había sido más que su molesta hermanastra. Pero rápidamente supe que Hailee 

Raine no era fastidiosa en lo absoluto. Ella es inteligente e ingeniosa, y no aguanta nada de Jason. 

Desde el primer día, ella se enfrentó a él; lo miró directamente a los ojos mientras él la 

Enfadaba, riéndose de sus coletas, gafas y su overol de mezclilla manchado de pintura. La había 

Llamado Pippi Calzaslargas y dijo que no jugaba con chicas que parecían haber sido rechazadas en 

Las tiendas de segunda mano. Hailee lo pateó en la espinilla y salió corriendo. Pero ella no se lo 

Había contado a nadie y ni había llorado. Eso me llamó la atención. 

Pero seis años es mucho tiempo. Ahora somos mayores y Hailee es un tipo diferente de 

Molestia. Toda desarrollada, su cuerpo se había llenado en todos los lugares correctos desde la 

Secundaria. Me di cuenta. Demonios, todos nos habíamos dado cuenta. Es por eso por lo que Jason 

Había puesto esa regla de mierda en noveno grado, el año en que a ella le crecieron las tetas. Era 

Una regla tácita antes, pero ese año Jason oficialmente estableció la ley. 

Hailee Raine estaba fuera del alcance del equipo. 

Pero eso no fue lo suficientemente bueno para Jase. No, él extendió la regla a toda la escuela. 

Fue excesivo, yo lo sabía. Asher lo sabía. Todos lo sabían. Pero como todos también conocían la 

Reputación de su hermanastro de cumplir con sus amenazas, nadie se atrevió a invitarla a salir. Y 

Durante los últimos tres años, Hailee había sido una paria social. Pero nunca dice nada, es muy 

Reservada, tiene un pequeño círculo de amigos y prefiere perderse en el estudio de pintura que en 

El espíritu escolar. Aunque una parte de mí no puede evitar preguntarse si le gusta ser así o si ella 

Aceptó su destino. 

Debería haber sentido una pizca de culpa por eso, pero no lo hago. Debido a que la verdad es 

Que Jason no es el único que tiene problemas con sus compañeros de equipo, o con cualquier otra 

Persona, en relación con Hailee. —Los encontré. —Grady, otro estudiante de último año, entra rápidamente al vestidor, 

Sosteniendo una pila de ropa—. Pero no te va a gustar lo que le hizo a tu jersey. 

Él muestra el jersey blanco y azul cobalto y la levanta, con una extraña mezcla de miedo y 

Diversión en sus ojos. —Joder —murmura alguien mientras todos notamos el dibujo de un par de tetas que cubren la 

Mitad de su jersey. Si no fuera extraño, en realidad diría que es un buen dibujo. Realmente muy 

Bueno. —Yo digo que es una copa D —grita alguien más. Pero Jason no responde. Simplemente le 

Arrebata el jersey a Grady, la ira irradiando de él, lo mete en su bolso y comienza a vestirse. 

A Jason le gusta pensar que tiene a Hailee bajo control. Le gusta pensar que él es quien tiene 

La sartén por el mango, que es el gallo del gallinero. Pero en los últimos años, ella ha agarrado 

Valor. Yendo más contra nosotros. En contra de Jason. Es como si no le importara una mierda y 

Eso ha creado algunos momentos bastante entretenidos. 

Hay algo acerca de obtener una reacción de ella que hace que mi sangre bombee. Aunque él 

Nunca lo admitiría, Jason y su hermanastra son la pareja perfecta. 

Gracias a Dios, a mi mejor amigo le queda una pizca de moralidad. Porque verlo ir tras su hermanastra después de esto es ir demasiado lejos, incluso para mí. 
No es que yo la quiera para mí. 
No es así. 
Simplemente no me gusta la idea de que alguien más la tenga tampoco. 


 



Occulticnine

#3405 en Otros
#6511 en Novela romántica

En el texto hay: problemas, amor, futbol

Editado: 13.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar