Con P mayúscula

Capitulo 7

Hailee

 

—Esta es una mala idea. —Flick me arrebata la botella de mezcla de vodka y toma un gran trago—. Esta es una muy mala idea.

Se cubre la boca con el dorso de la mano antes de que le salga un eructo.

—Vamos, tenemos que ser rápidas. —Agarro su mano, atrayéndola a través de los árboles que bordean la propiedad de los Bennets.

—No puedo creer que te deje convencerme de esto —gruñe en voz baja mientras el bosque se hace más denso, las sombras nos tragan enteras.

—Considéralo algo para agregar a tu lista.

—Hails.

—Oh, vamos, Flick. Ya dije que iría contigo a la estúpida presentación del equipo titular y consideraré el baile de bienvenida…

—¿Lo harás? —La esperanza en su voz me hace sentir como la peor mejor amiga de todas, pero entierro la emoción y me concentro en la tarea que tengo entre manos.

Cuando Jason, Cameron y Asher se alejaron de nosotros en Ice T’s, supe que no podía dejarlo así. Incluso si Cameron me hubiera advertido que retrocediera. ¿Una cosa era meterse conmigo, pero meterse con Flick? Eso es completamente inaceptable, especialmente después de que me enteré de que realmente ella quería ir a su estúpida fiesta. Entonces, mientras ella devoraba su brownie de disculpas, elaboré un plan.

—Está bien —digo deteniéndome en el borde de los árboles justo donde se encuentran con la entrada de Asher—. Dame la bebida.

Necesito más coraje ruso para lo que estoy a punto de hacer. Es estúpido e imprudente, y podría verme caminando en arenas movedizas si alguien me atrapa, pero valdría la pena.

Bebo el resto de la mezcla de vodka, mi estómago se revuelve cuando el sabor amargo inunda mis sentidos. Cuando termino, arrojo la botella a la maleza y extiendo la mano.

—Ahora dame las otras cosas.

Flick vuelve a tener hipo antes de entregarme la lata y la pegatina.

—¿Estás absolutamente segura de esto?

—¿Necesitas preguntar?

—Supongo que no. Pero, Hails, no tienes que hacer esto, no por mí.

—Silencio ahora, necesito concentrarme. —Leo  las instrucciones de nuevo, mis ojos vidriosos hacen todo un poco borroso. Cuando estoy segura de que lo tengo, le presto atención a Flick—. Espera aquí, ¿de acuerdo? No tardaré mucho.

Deslizando mi capucha sobre mi cabeza, jalo el cordón para ocultar la mayor parte de mi cara y lentamente me alejo de los árboles.

El frente de la casa está lleno de oscuridad; todo el ruido y la música viene de atrás. Nunca antes había estado en la casa de Asher, pero todos saben que sus padres son ricos. Había escuchado a chicos en la escuela hablar sobre sus infames fiestas en el lago que se encuentra en la parte de atrás de su propiedad. Mis ojos se mueven de izquierda a derecha, asegurándome de que no hay nadie alrededor, antes de cruzar la entrada a la fila de autos. El Jeep de Asher, la  camioneta de Cameron y, finalmente mi objetivo, el Dodge Charger 1969 que Jason ha restaurado.

Moviéndome por el cuerpo del auto, me agacho frente al cofre. Mis dedos tiemblan,  mi corazón late contra mi caja torácica, mientras quito la pegatina y la coloco al frente y al centro en la elegante pintura negra. Eliminando cualquier bolsa de aire, aliso el logotipo de los Águilas de Rixon East en el cofre y luego me pongo a trabajar en la pintura en aerosol.

—Hails —el susurro de la voz de Flick se oye a través de la brisa cuando me inclino sobre el cofre para alcanzar el parabrisas, rociando con tanta precisión como puedo, dada la falta de luz y mi actual falta de sobriedad—. Date prisa.

—Ya casi termino. —Retrocediendo para examinar mi trabajo, sonrío para mí misma.  Jason me va a matar. Si hay algo que ama casi tanto como al deporte, es a este auto. Y cuando se dé cuenta... mierda. De repente se me ocurre que podría no ser la primera sospechosa en aparecer en la mente de Jason.

Los Raiders tienen una historia medio turbulenta con los de Rixon East High. Una rivalidad que se remonta a décadas. Una rivalidad que se ha hecho más grande desde que Jason se convirtió en mariscal de campo para los Raiders. Mierda. ¿Y qué tal si él pensaba que alguien del otro equipo lo había hecho? Podría ser el fósforo que enciende una mecha a fuego lento. Sin embargo, ya es demasiado tarde para preocuparme. No tenía forma de quitar la pegatina o la pintura en aerosol.

Recogiendo toda la evidencia, la meto en mis bolsillos y reviso el camino de entrada nuevamente antes de esconderme en las sombras. Pero el sonido de las voces me sobresalta y  corro de regreso al Jeep de Asher, agachándome detrás de él.

—¿Estás segura de que estás bien para llegar a casa?

Es Cameron. Gracias a Dios. Al menos no era Jason; tal vez aún podría salir de esto sin ser atrapada. Los autos están estacionados frente al garaje doble contiguo a la casa, por lo que si  nadie viene por aquí, estoy bien.

—Sí —dice una voz femenina—. Soy una chica grande, puedo cuidarme sola. Sin embargo, es lindo que te importe.

Él suelta una carcajada y se me hace un nudo en el estómago. Cameron y una chica. No debería haberme sorprendido. Las palabras Raider y mujeriego prácticamente van de la mano.



Occulticnine

#3474 en Otros
#6623 en Novela romántica

En el texto hay: problemas, amor, futbol

Editado: 13.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar