Con tan solo un roce.

40

Esa noche, luego de aquella acalorada pelea, fundiste tus labios en los míos. Ese gesto era tan diferente a los demás, tan embriagador y desenfrenado. La adrenalina corría por nuestras venas, me tocaste; dejé que me tocaras. Fue imposible alejarme de ti, estaba tan sumida a esto que no vi tus verdaderas intenciones.

De nuevo... ¿Por qué fui tan ingenua? ¿Fue la falta de experiencia o esto solía ocurrir? 

 



nani_58581

#3461 en Novela romántica
#1434 en Otros
#449 en Relatos cortos

En el texto hay: amor decepcion dolor juvenil

Editado: 09.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar