Con tan solo un roce.

41

Sollocé con todas mis fuerzas, los alaridos que soltaba fueron oídos por mi madre quien fue auxiliarme. Lo que no entendía es que el dolor no era físico, sino emocional. Tú fuiste el causante de ello, rompiste mi corazón en trozos y los esparciste en donde mejor te pareció.

Acabaste con la ilusión que planteaba de ti...

De verdad pensé que estabas cambiando, que...

Me estabas empezando a querer.



nani_58581

#23528 en Novela romántica
#15489 en Otros
#5569 en Relatos cortos

En el texto hay: amor decepcion dolor juvenil

Editado: 09.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar