Condenado por el deseo

7

-¿Por qué?- es una de las preguntas más tontas que se atrevido hacerme.

-Porque no- y sé que es la respuesta más incoherente que él ha recibido de mí, pero es que no sé qué otra cosa responder, sin ofender a sus padres. Nos detuvimos en uno de los pasillos de la universidad exhaustos de discutir con el otro, sé que algunos de los que pasan nos escuchan discutir, aun cuando no saben de qué hablamos nos reconocen, hemos paseado bromeando y riendo por los pasillo en los últimos días, él me ha llevado en su espalda un par de veces, y la mayoría del tiempo llevamos nuestras manos unidas, sé que piensan que somos novios, lo que los universitarios piensan de mí no es realmente un secreto, pero lo que yo pienso de ellos… puede que lo sea, veo a Dav pasarse una mano por su cabello claro, sus ojos no me miran, me ruegan que haga lo que me pidió, su piel palidece aún más, supongo que imaginándose lo que sus padres dirían si se enteran de su verdad.

Hace unos minutos que estamos discutiendo y aun así nunca habíamos estado menos de acuerdo con algo, David promete seguir ayudándome a provocar los chismorreos de pasillos y los celos de Evan pero tiene un condición,(aunque no es algo que yo haya pedido, y tampoco creo que lo necesite) quiere que finja ser su novia ante sus padres (en realidad ante todos) y nadie sabe mejor que yo lo intensos que son, una vez que les hallamos dicho que somos novios no me librara de ellos ni la muerte, recuerdo cuando su querido gato fifgi murió, fue un terrible melodrama y meses después le hicieron honras fúnebres, y una vez intentaron comunicarse con su espíritu a través de una médium que de seguro ansiaba estafarlos.

-Pero Nat solo será una vez- toma mis manos

-Si se lo decimos harán que me suicide, ¿no quieres que muera verdad?-

-Estas exagerando…

-No, no lo hago- me quejo

-Nat- sus ojos se agrandan y sus labios se fruncen haciéndolo lucir como un niño malcriado, sonrío, lo odio.

-ESTA BIEN-dijo fastidiada,- le diremos a tus padres que somos novios,-sonríe feliz- Vamos- me doy la vuelta y... él está allí, mirándome, parece fuera de sí, ve la unión de mi mano a la mano de David, me mira a los ojos, quiero seguir mi camino pero no puedo moverme, Evan toma mi mano libre y me hala hacia él, siento su cercanía, respiro su olor, escucho el retumbar de mi corazón y sé que lo extraño, me alejo.

-¿Qué te pasa? ¿Estás loco?- veo pasar el dolor por sus ojos y siento arder los míos.

-Yo… perdón, yo, solo…- quiero abrazarlo pero no puedo, si quiero mantenerme fuerte hasta el final no debo flaquear.

-Tu… perdón, tu, solo…- me burlo, me alejo unos pasos- Vamos David- mi amigo ríe por lo bajo y me abraza.

-¿Qué le pasa pregunta?- cuando ya nos hemos alejado lo suficiente como para que no nos escuche. Me encojo de hombros-No parece el- ¡Lo sé!

-Ayer nos obligaron a ser parejas en historia del arte ¿Recuerdas?- sonrío al ver su confusión.

-No estoy en esa clase-

-Lo sé- curvo mis labios en una sonrisa maliciosa- pero necesitaba una excusa para guardar un sitio a mi lado y por cierto fue el único sitio que había disponible para cuando el entro a clases.

-Tienes una mente macabra- se ríe, chaqueo

-Ayer comenzaron sus episodios a mitad de clase de la que por cierto no escucho ni anoto nada, comenzó a decir ¡Lo. Siento. Eh. Lo. Siento”- me burlo y aunque lo hago me siento como el peor ser humano que existe- hasta que salió corriendo mucho antes de que terminara la clase- reímos, la verdad es que nadie imaginaria que el poco humilde señor Evan sufriera de esta clase de males- es divertido verle así- miento- pero sé que pronto se le pasara.

- Por cierto a la hora de terminar diré que fui yo- le miro divertida, y le advierto que eso jamás pasara.

-Pues yo me quejare ante la señora Worden, le diré…- finjo pensar- ah, si… que descubriste tu verdadera orientación sexual.

-Ella te culpara- dice con tanta simpleza que se gana una de mis famosas miradas de odio.

-Te odio-

-Pues yo te amo.

-Idiota-

-Tonta.

-¿Podrían dejar sus demostraciones de afecto para otra ocasión?- le oigo decir a Danie que aparece frente a nosotros tomada de la mano de un radiante Sebastián, le sonrío a modo de saludo.



dugahail

#3181 en Novela romántica

En el texto hay: humor, novelajuvenil

Editado: 17.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar