Crónica de las fronteras grises, libro 1: cocodrilo.

15- el secreto está en la basura.

Cuando búho despertó era noche cerrada, estaba junto a los cuervos sobre una gran plataforma cuadrangular que bajaba, de vez en cuando los captores de búho bostezaban, el hecho de ver a los cuervos tan tranquilos lo hizo confundirse, los había oído decir que irían al vertedero, pero no sabía de bien a bien donde quedaba, de hecho, nunca había oído hablar de un vertedero.

Búho se atrevió a preguntar, humilde pero digno:-¿Qué es el vertedero?- Aldo comenzó a reír de manera escandalosa y dijo:- nuestro mejor negocio- Marco le golpeó la cabeza y le grito:-¡el plumero no tiene por qué saber eso!-, me llamo búho si es que les importa- dijo búho aunque nadie le contesto, las estrellas estaban brillantes y hermosas en el cielo despejado, búho suspiro tranquilo y abrió sus enormes ojos que brillaron al reflejo de las estrellas, podía ver en las noches como si fuera de día, ese era su don.

Lo que vio le sorprendió, a su derecha como a cien metros había una montaña enorme, pero negra, cual si fuera de azabache, los arboles parecían brillar, se veía tenebrosa, a su izquierda para su sorpresa, estaba a una gran altura, la iglesia de la flama eterna, que se lograba ver gracias a que no había nubes, frente a él una enorme construcción cubica de un color extraño, detrás de ella había un enorme lago cuya niebla no dejaba ver más allá, todo bajo los ojos pacientes del cielo profundo que estaba cubierto por la noche.

Lentamente el sol empezó a subir en horizonte y le dejo ver al búho un enorme complejo color rojo y desgastado de sus paredes, con cientos de gatos trabajadores de colores diversos, los había visto ya en la oscuridad de la noche, pero aturdido como estaba, pensó que eran parte de su imaginación.

Poco a poco fueron acercándose a un ruido infernal, los gatos, que se veían cansados y sucios, jalaban enormes cubos de basura, que ponían en una banda sin fin, al lado derecho del centro del edificio, en donde había una larga cortina corrediza de metal, que luego desaparecían detrás de la fábrica, para después de un rato, la cortina de acero de varios metros de alto, se habría dejando salir un enorme camión con basura inmensa, ya fueran latas, cajas, o botellas y las llevaban al barrio sin nombre.

Los gatos pagaban un alto precio por esas improvisadas casas, que eran frágiles e inseguras tanto que tenían que cambiarlas cada tres años aproximadamente, era irónico que la mayoría de los gatos que estaban trabajando ahí lo hicieran solo por terminar de pagar esas casas, muchos de ellos tenían el dicho: -“no puedes vivir sin ellas, pero en ellas vivir no puedo”-, refiriéndose a que jamás las terminaban de pagar.

Todo esto vio búho al mismo tiempo que el cazador se desmayaba en la iglesia de la flama eterna después de atravesar todo el barrio sin nombre con águila en sus brazos.

-¿Qué es lo que hacen aquí?- pregunto de nuevo búho refiriéndose a los gatos que trabajaban, pero nadie le contesto.

Pero le pareció extraño que al bajar de la plataforma de metal detrás de los cuervos que a este punto lo trataban como una maleta o un sombrero, es decir como una cosa, vio sonreír a casi todos los gatos que hacían su pesado y mal pagado trabajo, él también sonrió, pues se imaginó que los gatos llegaban a ser más felices en su humilde condición, que los mismos dueños de esa esclavizan te fabrica, pues fuera de la sonrisa demente de Aldo, Mauro y Marco no sonreían.

Es extraño que los seres más felices del universo no sean los que viven en palacios.

Los cuervos con el búho detrás caminaron en línea recta desde la plataforma, hacia una pequeña puerta al lado derecho de la gran cortina de metal, todos los gatos pararon un momento y miraron a las cuatro aves con desdén, búho se preocupó de que pensaran que era amigo de los cuervos, pero las cuerdas alrededor de su cuello y brazos despejaban esa duda, entraron seguidos de las miradas feroces de los trabajadores y Aldo haciéndoles una seña obscena, cerro la pequeña puerta.

Frente a ellos había una larga y alta escalera de metal, que terminaba en una puerta elegante de madera en un nivel superior de la fábrica, debajo de la escalera salían las enormes casas a descargarse directamente a los camiones, desde una banda sin fin, el ruido era insoportable, subieron las escaleras, lentamente y sin detenerse de vez en cuando Marco jalaba a búho para evitar que tropezara, al lado izquierdo de la puerta, había unas cuantas ventanas con persianas del mismo color que la pared de la fábrica, razón por la cual el búho nos las noto antes, alcanzo a ver dos sombras detrás de las persianas, una fornida y quieta sentada en una silla, supuso búho pues solo se veía la mitad de su cuerpo y la otra delgada e inquieta dando vueltas dentro de la habitación, el cuervo Mauro, entro a la pequeña oficina, sorprendiendo al administrador de la fábrica, un perro distinguido con sangre me parece de pastor alemán vestido con un gastado overol azul y a un gato de color azul que estaba parado frente al escritorio del perro administrador que se llamaba… -bingo- dijo el cuervo Mauro al perro- ¿Qué hay de nuevo?- y mientras se sentaba en una silla cerca del escritorio abrió una botella de tequila que traía consigo y agrego-¿Qué noticias hay de nuestros negocios?- mientras él hacia esto, sus hermanos habían aventado al búho en un rincón y se habían colocado a la derecha e izquierda de su hermano.



Locust

#14997 en Otros
#2291 en Aventura
#10894 en Fantasía

En el texto hay: animales antropomorficos, brujas, un cazador

Editado: 19.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar