Crónica de las fronteras grises, libro 1: cocodrilo.

24-Hombre y perro.

Fue así como gato café se unió a los viajeros en su camino, gato reía y cantaba, mientras águila lo observaba divertida, por lo menos era más agradable que el cazador, este solo se quedaba callado observando el interior de la selva de azabache en busca de algún enemigo, todo le parecía sospechoso.

Aquí tengo que dar una pausa, quizás no he sido muy claro en la forma de la selva de azabache, el barrio de la media luna o barrio sin nombre como ahora era conocido, tenía la forma de luna en cuarto menguante, así que la selva definía la forma del barrio, la selva se extendía al este de forma indefinida, al sur topaba con el mar de sal y al norte con el lago espejo, que estaba justo detrás del vertedero, más al norte, había siempre una espesa niebla que nadie pudo atravesar jamás, o al menos eso se contaba, los tres viajeros estaban ahora a pocos kilómetros de esa niebla.

Águila alcanzo a ver esa niebla sin problemas y más allá creía ver siluetas que no pudo definir, el cazador, noto las pisadas (dejadas a propósito) de los gatos rastreadores que gato café viera antes, le sorprendió que sus antiguos discípulos trataran de engañarlo con los trucos que él les enseñara, simplemente parecía que no estaban pensando, levanto la cabeza para llamar a gato café pero ya no encontró a sus compañeros junto a él, recordó de pronto, al verse en una encrucijada, que partía en las cuatro direcciones cardinales, que habían decidido ir a visitar a bingo.

-¡gorila pelón!- escucho el grito de gato café desde el este, al voltear observo a sus amigos parados en el pórtico de una casa de regular tamaño y de madera.

-¡ven acá cazador!- grito águila entrando a la casa con el gato, el cazador se dijo: -vamos, sigan gritando, díganles donde estamos-, era aproximadamente el medio día, mientras el cazador se acercaba a la casa, pudo darse cuenta que estaba bien conservada, blanca y de dos pisos, con cortinas azules en las ventanas y la puerta en medio con mosquitero, hasta había un buzón de metal que decía: “familia pastor alemán”.

Así era la casa de bingo, el perro administrador del vertedero, antes, hace algunos años, el cazador, gato café y bingo, unieron sus habilidades para encontrar a un pobre cachorro perdido en el fondo de la selva de azabache, ahí fue cuando el cazador se dio cuenta de lo valioso del olfato de ese buen perro y bingo supo que no todos los humanos son malos.

Gato café ya estaba en el techo de la casa, jugando con una bola de estambre.

El cazador se dijo: -y pensar que tiene más poder que yo, ¡parece un bebe!-

Caminaba mirando el piso cosa que le impidió ver que alguien se acercaba por detrás de él, -arriba las manos- escucho una voz grave y seria, el cazador obedeció al sentir un frio cilindro de metal en su espalda, -date la vuelta- le dijo otra vez la voz, el cazador lo hizo y pudo ver a bingo con su overol azul y una escopeta en las manos, -creí que odiabas las armas- le dijo el cazador, -así es, pero escuche intrusos y al único que no reconocí fue a ti, ¿Por qué te cubres la cara?- le pregunto bingo sin dejar de apuntar, -no puedo contestar, pero se nota que no eres un asesino, no me pediste que me deshiciera de mis armas- y sacando rápidamente sus cuchillos corto la escopeta de acero.

-mejor- dijo bingo mientras el arma se le desvanecía en las manos, si vas a matarme hazlo, hace mucho que fronteras es un infierno para mí-, -si- le contesto el cazador guardando sus cuchillos -pero tu muerte, no me traerá paz- ambos se quedaron en la misma posición viéndose a los ojos con el ruido de la selva a su alrededor, águila, dentro descansaba en un mullido sillón, gato café seguía jugando, ninguno se dio cuenta de lo que estaba pasando.

-pasa- dijo bingo de pronto –vamos a hablar adentro- -¿ha?, si- contesto el cazador como despertando de un sueño.

Caminaron a la casa, uno junto al otro sin mirarse, a pesar de ser corta la distancia que los separaba de la casa, ambos recordaron de golpe el día que fueron por primera vez a la selva, el día en que bingo escucho de un pequeño tigre, hijo de buena familia, se había perdido jugando en la selva.

Los felinos del barrio de la media luna eran orgullosos y bingo necesitaba a alguien que trabajara en su fábrica, vio en este incidente la oportunidad de ganarse a los felinos, pues por todos es sabido que los perros y los gatos se odian.

Bingo, a pesar de que se aprovechó de una desgracia, lo hacía porque quería ayudar a los gatos, hacerlos prosperar, darles un trabajo seguro a los olvidados de ese barrio, era un idealista.

A pesar de eso, nadie quería ayudarlo por ser un perro, un extranjero, a pesar de que su familia estaba en esa tierra mucho antes que los felinos más antiguos.

-¡voluntarios!- gritaba el joven bingo con su overol azul por todo el barrio de la media luna, los gatos no volteaban a verlo siquiera, -vamos, hay que salvar a ese cachorro, la recompensa será buena-.

Nadie hacia caso de bingo, pues ningún felino en sus cabales entraría a la selva de azabache.

-¡gato bájate de ahí!- grito águila, que había salido al ver la silueta del cazador y de bingo acercarse a la casa, esto los saco a ambos de sus recuerdos.



Locust

#15201 en Otros
#2312 en Aventura
#11038 en Fantasía

En el texto hay: animales antropomorficos, brujas, un cazador

Editado: 19.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar