Crónica de las fronteras grises, libro 1: cocodrilo.

31-Primera frontera.

Mauro, Marco y Aldo estaban parados en la cima de la montaña viendo al norte.

Mauro, siempre adelante, tranquilo pero con el odio escondido en su ojo sano, miraba fijamente el espacio casi líquido frente a él, búho estaba tirado, completamente golpeado detrás de ellos, Marco dijo: -ya han tardado mucho-, -la mujer de la selva quizás los detuvo- dijo Aldo sonriendo.

Los tres siguieron en silencio, el lugar en donde estaban, les permitía ver casi todo fronteras, era quizás la montaña más alta de todo este mundo, a la derecha de estos tres, enormes nubes de tormenta se aproximaban lenta e inevitablemente, dentro de su obsesión, Mauro noto el detalle, aunque no por eso le importaba.

Búho, aun en el estado en que lo habían dejado se levantó como pudo y trato de gritar con la esperanza de advertir a águila, pero fue callado apenas se levantó por un golpe de Mauro, duro, certero, cruel, demasiado diferente a los golpes locos y dispersos de Aldo.

Búho casi no aguanto el golpe, pero cuando se levantó, por un segundo fue capaz de ver lo que mauro observaba: un enorme ejército de felinos oscuros dispersos en la selva que era dividida por un rio larguísimo que se perdía en el norte lejano, detrás de una extraña nube color azul, todos esperando las ordenes de Mauro, miraban en silencio con los ojos completamente rojos, junto a enormes dirigibles hasta el tope de armamento, hacia esto iban águila y compañía.

-¡maldito loco!- dijo búho, -¿Qué quieres hacer?- Mauro no dijo nada en un principio, volteo lentamente hacia búho, estaba sonriendo, Marco y Aldo debajo de sus sombreros estaban espantados, retrocedieron un par de pasos y como lo habían planeado abrieron sus brazos y con voz baja empezaron a murmurar, búho no se había dado cuenta, pero estaba tirado en el centro de un extraño símbolo que jamás había visto.

-tú, no tienes idea del poder que guardas- le dijo Mauro y le puso la emplumada mano derecha en el ojo izquierdo –Aslash- dijo de pronto, búho sintió como si le encajaran un puñal en la cabeza, grito fuertemente y su ojo se desprendió de su cara, Mauro se puso la mano en la suya y el ojo de búho quedo unido a su cuenca vacía, volteo hacia el norte y con el ojo gris que ve los colores ocultos del alma, observo la enorme puerta octagonal de la primera frontera invitándolo a entrar.

Búho, en el suelo, sangrando cerro su ojo, el odio que sintió por ese cuervo, le hizo romper sus gastadas ataduras y peleo como pudo con el cuervo Aldo que trato de dispararle con su arma, justo cuando Marco iba agolpear a búho de nuevo, fue empujado por gato café que llego como un suspiro quien sabe de dónde.

-¡por fin te veo de nuevo maldito!, ¡vas a pagar el daño que hiciste!- dijo gato café agazapado mostrando sus enormes garras de bronce, haciendo un sonido extraño, arrugando la nariz, sus ojos eran odio puro, Mauro no volteaba a mirarlos y Aldo seguía peleando con búho.

-gato café- dijo Marco demasiado tranquilo –no esperaba que siguieras vivo, ¿sigues insistiendo en ser algo más que un gato de la calle? No eres más que un iluso, aunque tengo que reconocer que te has esforzado-.

Gato café salto hacia el sin contestarle, teniéndolo en el piso dijo con una voz ronca y diferente a la que comúnmente usaba: -no me importa lo que pienses de mí, ¡pero ella no merecía morir!- Marco sin cambiar de expresión golpeo a gato en el estómago y se levantó del suelo apuntándole con su arma –jamás serás algo más que un perdedor, ella no era para ti, yo también llore por ella- justo en el instante que Marco iba a disparar, un destello azul paso justo delante de él, partiendo en dos el arma que tenía en la mano.

-¡hey gato!- dijo el cazador que se acercaba corriendo con águila a un lado – ¡te dije que no te adelantaras!-, -perdona- respondió gato café –pero me enfureció sentir el olor de este pajarraco- Mauro al escuchar la voz del cazador, volteo a verlo, todo este tiempo había estado de espaldas dándole la cara al viento del norte que a cada momento soplaba más fuerte.

Búho ya golpeaba a Aldo en el suelo y gato café tenía a Marco contra una roca, águila se acercó a búho, cuando este se paró, sin decir nada lo abrazo acariciando su parpado izquierdo que sangraba.

Se miraron en silencio, no era necesario decirse nada, apenas iban a dejarse caer en ese dulce embrujo que provocan los ojos del ser que se ama, cuando Aldo pateo a búho en una pierna y corrió para ayudar a Marco justo en el momento en que gato café iba a enterrarle su garra en la cabeza.

Con un golpe en la nuca de gato, Aldo pudo darle tiempo a su hermano para correr al lado de Mauro, ahora estaban frente a frente, los tres hermanos con los cuatro amigos, búho pregunto: -¿Quiénes son estos, águila?-, -son amigos, me ayudaron a llegar hasta aquí- respondió ella, para búho esta explicación era más que suficiente.

El cazador y Mauro no se habían movido, se miraban en silencio con un profundo odio en sus almas, -hola, “amigo”- dijo Mauro burlón, -has perdido condición esperaba que llegaras antes- el cazador no respondió, lentamente se quitó el sombrero y lo mantuvo en su mano izquierda, pues el viento trataba de quitárselo de la cabeza, diciendo las palabras lo más cuidadosamente que pudo, sostuvo un cuchillo en su mano derecha y con el apunto a Mauro, -si no paras esto no veras el siguiente amanecer- una risotada horrible salió del pico de Mauro, mientras gato café y búho también se pusieron en guardia, para atacar a Marco y a Aldo respectivamente.



Locust

#15077 en Otros
#2301 en Aventura
#10936 en Fantasía

En el texto hay: animales antropomorficos, brujas, un cazador

Editado: 19.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar