Crónicas Tzargarianas I: El Albor De Un Imperio

Capítulo 39 La Verdad De Alina.

─¡Ya no eres más esclava! ─dijo Vhalir a su prima en una reunión en privado dándole el decreto firmado por el rey─. El eved lo anuló mi padre, ya te lo hará saber de forma oficial en su momento.

─Todo esclavo quisiera que lo trataran como me trató Maya. ¿Ella sabe esto?

─No lo sabe aún, por cierto, ¿cómo va ella con las lecciones de aleshiano?

─Avanza, dentro de pocos días, creo que se podrá defender por sí misma Alteza.

Vhalir se levanta de su silla en medio de la oficina de sus cuarteles en el palacio, mira por el gran ventanal y observa a lo lejos la sede de la Academia Real de Ciencias Aleshianas, el máximo organismo tejnik del reino. Había pasado una semana que Vhalir no veía a las chicas, dándole tiempo para que Maya aprendiera aleshiano junto a Alina.

─Llévala allá para que se registre ante la casta de los tejnik, que la admitan y le hagan las pruebas de conocimientos de reválida, luego te la llevarás a Kund"Nar.

─¿Que estás diciendo Vhalir? Me emociona volver a casa a pesar que mi padre no me quiere allá, ¿pero, que me lleve a Maya? ¿no la llevarías al espacio exterior contigo?

─Si, esas son las noticias que te ordena mi padre, volverás para ayudar a tu hermano a dirigir el condado, las cosas no andan bien allá, y como orden directa del Rey, deberás contribuir con el control feudal, además, los tzaring te respetan más a ti que a tu hermano. ─añadió el Príncipe.

─Si el Rey Mija lo ordena, lo haré, iría hoy mismo si me lo pide, pero... ¿Maya por qué?

─Escucha, es mejor alejarla de aquí.

─¿No la ibas a llevar a trabajar ante el doctor Bani? Ella está muy emocionada.

─Lo sé, pero lamento haberla emocionado, son decisiones que van más allá de lo deseado, llevarla a Amud implica tenerla a mi lado para prepararla para el viaje, pero, por el bien de ella, es mejor que no esté aquí para las cosas que van a pasar.

Alina camina hacia donde está Vhalir y lo mira a los ojos. En eso le pregunta. ¿Es mejor para ella o es mejor para ti Vhalir?

Vhalir voltea su cara con expresión de duda.

─¡Lo sabía!, te enamoraste de ella, pero no sabes ahora como enfrentarlo.

─¡No estoy enamorado de nadie Alina! ─respondió de forma extrañada Vhalir.

─¡Si, claro!, después de tu madre, la única mujer que te conoce soy yo Vhalir, soy tu prima, casi crecimos juntos, y a parte de esa pequeña fugaz relación que tuvimos antes, puedo decir que quizás soy tu hermana, sé que estás enamorado. Así que a mi no me mientas. ¿Que es lo que te pasa? ─reclamó molesta Alina golpeando el pecho del príncipe.

─No te puedo negar que ando molesto Alina, mi padre quiere que formalice la relación con Shara.

─¡Con Shara! ─exclamó la rubia─, ¿con esa engreída cabeza hueca?

─Prima, todo es por la política, mi padre quiere unificar el ejercito tzaring ante una posible amenaza exterior, y por ello quiere formalizar, por eso supongo que es mejor alejar a Maya de mi presencia.

─¿Te vas a casar con esa tonta solo por política? Vhalir, trata de evaluar todo, reconsidera, te gusta la frondana ¿cierto?

─Sí, me gusta, me llama la atención, conocí a una mujer complemente diferente Alina, y es lo peor, no sé si solo estoy experimentando una calentura de momento o tengo al frente a la mejor mujer que he conocido.

─La mejor después de mí ─bromeó Alina.

─No me cortes... Pero ahora en serio, Maya tiene atributos que apenas conociéndola, la hace única, no he conocido a otra similar.

─¡Llévala!

─¿Que, a donde?

─Al espacio, contigo, a Khalaris, a Kroan, a Amud, ¿a donde más la llevarás?

─¿Que ha dicho ella?

─Ha estado muy concentrada leyendo libros de ciencia de edición aleshiana, pero ha preguntado mucho por ti.

─¿De verdad? Por la Deidad, no me he querido acercar, para tratar de sacarla de aquí. ─exclamó el príncipe señalando su corazón.

─Primo, lucha por ella, mi tío te quiere imponer a Shara, pero al final tú tienes la ultima palabra. Mira lo que me pasó a mí.

─¿Que si no lo recuerdo?, todo el reino lo sabe.

─Pues debo recordarte que cuando me obligaron a casarme con ese rico ezrahim comerciante gordo, a pesar de todo yo no renuncié a ser libre y huí, no me presenté a la ceremonia.



srosuna

#1976 en Ciencia ficción
#11916 en Otros
#1735 en Aventura

En el texto hay: cienciaficcion, ficcion, aventura espacial

Editado: 31.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar