Crónicas Tzargarianas I: El Albor De Un Imperio

Capítulo 60: Novias Reales.

─¡Es plebe! ─comentó Enor, refiriéndose a Maya de forma despectiva.

─Enor, yo también soy un plebeyo.

─Orand, pero eres mi plebeyo, tu tienes clase, estilo, eres totalmente de lujo, pero tenías que haber visto a esa mujer anoche, ¡ay no!, era de terror verla.

─¿Y que tenía?

─Orand, no te lo imaginas, esa mujer, vestida con ese traje espacial, aunque a mi primo se le veía de lujo, pero a ella se le veía horrible, no se le ve la clase, tiene el porte, pero el gusto..., por el piso, sin peinarse, sin arreglos, la propia pordiosera con traje espacial. Ahora el horror, será parte de la familia.

─¿No podías considerar que apenas se bajaron de la nave?

─Yo no me presentaría ante su Majestad en esa facha, que horrible Orand, mi primo le están fallando los gustos, tan hermosa que es Shara y la cambió por eso. Que tan bajo ha caído mi primo.

─Tendré que verla para juzgarla. Ay Enor, pero por lo que me cuentas, Vhalir se lució como un caballero al proteger a su dama.

─Deja de decir estupideces tonto. Era por Shara que debía luchar así.

─Tu no luchaste por mí así cuando tu padre..., me hizo sacar del Palacio.

─No te pongas intenso, yo no soy Vhalir, con ese porte, con ese entrenamiento, esos son testosteronas puras que le brotan.

─Ay tengo que verlo, uno así su lucharía por mí, no como tú que no me defendiste.

─¡Ya! tú y yo somos lo que somos, no podrías tener uno como Vhalir.

─Preséntame a tu primo y verás como lo puedo atraer ─dijo en tono burlesco Orand.

─¡Ni loco! ─le dice Enor negando con el dedo índice─, será para que te mande a ejecutar, ahora levántate antes que se den cuenta que estás en mi habitación, el decreto de mi padre contigo sigue vigente, cuando asuma lo derogo, por ahora vete y yo te llamo después.

─Es broma, sabes que me muero por estar a tu lado todas las mañanas Enor .

─Y yo también, pero estoy de luto, cuando sea el Conde, viviremos juntos aquí.

─Me muero de la impaciencia mi amor.

─Lárgate, debo levantarme a desayunar con el Rey y el resto de la familia real, incluso con la plebe esa y no he podido avisarle a Shara por estar contigo.

En otra parte, Vhalir en su habitación, ya estaba con la custodia real, Abner entra y observa al joven Príncipe parado mirando por la ventana hacia la costa de la bahía de Kund"Nar donde los navíos de guerra estaban fondeados.

─Veo que ya está despierto Alteza.

─Veo la ciudad, observo las banderas izadas en posición de luto, mi tío era alguien respetado aquí.

─Su tío le gustaba esta región.

─Si, ─Vhalir no quitaba la mirada del ventanal─, yo iba por su mismo camino, pero ahora eso quedó atrás y más por respeto a mi padre.

─Valió la pena todo lo que hicimos para que su padre aceptara a Maya.

─Si, y no podía estar más feliz por eso, ─Vhalir voltea y mira a su amigo que está sentado ajustando su uniforme prestado frente a un espejo─, ahora te tocará coordinar su custodia, no quiero que Acab le busque guardaespaldas leales a él.

─Todos los soldados deberían ser leales es usted Alteza, pero estaba pensando en Moel, es un buen tirador, y creo que es hora de dejarlo solo.

─Considera que estará custodiando a mi prometida.

─Lo sé, pero Moel es solo el primero, después asignaré a 3 más que tengo en mente, ahora bien, ¿con quien se quedó Maya? Para enviarle a Moel, que ya descansó anoche.

─Con Alina, por ahora está protegida, y las dos saben pelear.

─¿Alina? Quien iba a pensarlo.

─¿Pensar que? ─Pregunta Vhalir.

─¿Recuerda cuando esas dos mujeres cuando se conocieron? Se iban a matar entre ellas.

─Ahora se tratan de hermanas.

─¡Nunca las entenderé!

─No tienes porqué hacerlo, solo debes amarlas, reconozco que pueden obstinar.

─¡Dígame quien me está dando clases!, el casado soy yo, Alteza, no usted.

─Tienes razón, hablo por mi experiencia de conquistador.

─Alteza, quiero hacerle una petición.

─Habla, te lo ganaste.

─Cuando volvamos a la capital, quiero que me des un tiempo libre para estar con mi familia.

─¡Concedido!, pero quiero que me des la razón

─Alteza, es que hablando con mi padre, me hizo extrañar estar junto a mi familia, no es lo mismo pasar unas horas al día cuando estoy en Nol"Har que pasar una temporada.

─¡Así será!, pero no te tomes un año, te necesito para mi boda y busca un buen reemplazo temporal.

─Gracias Alteza, asignaré al Mayor Shamir, usted lo conoce, es un gran soldado de la Guardia Real, y fue mi alumno, y de nuevo, ¡gracias!

─No tienes porque agradecerlo mi amigo.

Los hombres se terminan de salir, Vhalir va al gimnasio y se ejercita antes de irse al desayuno con su padre. En otra habitación dos mujeres conversaban entre si.

─¡Maya! ─grita Alina con felicidad.

─¡Alina! ─Responde Maya de igual forma.

Ambas mujeres ya despiertas, gritan de felicidad en la habitación, y como dos niñas pequeñas saltan en la cama por un momento Alina olvido el luto de su padre por la emoción de su amiga.



srosuna

#1963 en Ciencia ficción
#11868 en Otros
#1722 en Aventura

En el texto hay: cienciaficcion, ficcion, aventura espacial

Editado: 31.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar