Crónicas Tzargarianas I: El Albor De Un Imperio

Capítulo 73 El informe del Doctor Bani y Gobierno de Vhalir.

Ese día en la noche, la Base Aeroespacial Rey Ezra, recibió una nave peculiar, la nave que traía al Doctor Bani, Jefe de la Base del satélite Amud. El vuelo no tuvo ningún tipo de contratiempo, y aterrizó en Aleshia en el tiempo estimado. Apenas llegando el viejo científico, sin pérdida de tiempo lo esperaba el Capitán Gideoni, el piloto de la nave real para el traslado de Vhalir en toda Aleshia, el Rey Vhalir lo había enviado para que lo llevara a la capital sin pérdida de tiempo. El viaje duraría casi toda la noche, llegaría a Nol"Har faltando unas tres horas para el amanecer, en este caso, lo recibió como era de imaginarse su hijo el Coronel Abner Bani, que después de darse los saludos afectuosos de padre a hijo. Lleva a su cansado padre a sus aposentos asignados en el palacio.
–Hijo, hubiese querido que me dejaran descansar en mi casa, tengo tiempo que no la veo.
–Padre, podría llevarte luego para allá pero el Rey te quiere aquí. Mañana te verás con él.
–Tengo mucho que contarles, muchas cosas de trabajo. Ellos se sorprenderán de las cosas que hemos hallado en el satélite.
–¿Pero si es una nave espacial?
–No lo creo, en sí, no lo veo técnicamente como una nave, ¿o sí? dependerán de lo que el rey considere.
–Lo dejarás maravillados padre.
–No tanto como lo estoy yo con el rápido ascenso de la astrobióloga, o mejor digo, la Reina Maya.
–Todo sucedió tan rápido.
–Dime algo hijo, supe que arriesgaste su vida por defenderla a ella en Kund"Nar.
–¿Cómo te enteraste padre?
–Soy tu padre, debo enterarme de estas cosas, ¿pero es cierto?
–¡Lo hice por Vhalir! –respondió tajante el coronel–, es mi amigo y es mi Rey ahora –añadió.
–Me hubiese gustado que dijeras que fue por Maya.
–¿Por qué lo dices?
–Descifré la memoria, y quiero entregársela, la chica decía toda la verdad, Ramiz y Korej, los gobernantes de Koralia y Fronda, conspiraron para matar a su padre, es un magnicidio lo que planificaron.
–¿Todo es verdad?
–Si, hijo, ten cuidado, eres mi hijo y estás a cargo de la seguridad de esa pareja, pero presiento que la violencia y la maldad de esa gente, perseguirá a esa chica, involucrando al rey, a Aleshia y a ti, como mi hijo.
–Padre, gracias por tu preocupación, pero esa gente no tiene oportunidad contra nosotros.
–No te confíes hijo, tengo muchos años y he visto tantas cosas, la maldad en esa gente no es normal, quisiera que hubieses visto esta serie de grabaciones, me dan miedo, como tu padre, te pido por favor que te cuides más y la suerte de Vhalir, está atada a la tuya. Te repito, mi corazón está afligido y asustado por estas cosas, no te descuides.
Finalmente los dos hombres llegan a su destino, y el viejo científico se sentaría a descansar, por otra parte Abner se iría reflexionado un poco los consejos de su padre.
Al despuntar el día, considerando los trajines del viaje, Vhalir convocó al consejo para la primera hora después del almuerzo, para darle tiempo al viejo científico que descansara, y preparara los pormenores del informe que revelaría ante el Consejo de Gobierno, donde estarían todos los visires y otros altos funcionarios del Reino, a excepción de la nobleza. Las únicas nobles que estarían presentes en la reunión, era Maya por ser la que propuso la idea de que Amud era una nave alienígena, y Alina por ser también de la casta militar.
Llegada la hora, el doctor tendría que ir primero ante la sala del Trono a verse cara a cara con su nuevo monarca, el Rey Vhalir.
–¡Majestad! ahora si debo llamarle con todo el respeto que le tenía pendiente desde que era un príncipe real.
–Doctor Bani, sea bienvenido.
Después de darle el pésame y felicitar al antiguo príncipe por su ascenso a la corona, llega Maya que se había retrasado y ella le estrecha la mano con respeto al doctor.
–¡Doctor Bani!
–¡Reina Maya! Debo conversar con usted y el rey a solas cuando terminemos la reunión.
Pero Vhalir interviene con un tono de emoción y algo de jocosidad.
–Obviamente nos reuniremos a solas, tenemos mucho que conversar Doctor Abner.
Sin embargo, Abner con su voz ronca le dice:
–Si, tenemos que hablar, pero no es sobre Amud.
Maya observa la cara del científico, sabe a lo que se refiere y le hace un gesto con la mirada que el viejo doctor reconoce y él le contesta:
–Si mi Reina, tengo descifrado el dispositivo.
–¡Quisiera verlo!
–Mi reina, primero escuche el informe, tengo muchas cosas buenas que decirle, escuche las buenas noticias y luego me escucha las malas, si se pueden llamar así.
Vhalir y Maya se miran el uno al otro y le dan la razón al doctor, Vhalir rompe el breve silencio y dice:
–No perdamos más tiempo, comencemos porque lo esperan a usted con ansias doctor.
El doctor Bani entra a la sala del Consejo, todos los miembros del alto gobierno lo esperaban con ansías, y después de cargar la computadora con los datos de su presentación, la misma se enciende una pantalla holográfica y comienza a hablar de lo que tanto esperaba Vhalir y Maya.
–¡Majestades!, Estimados amigos, altos funcionarios... Como ustedes ya saben, soy el director jefe de la base científica de la Base Lunar Amud, desde hace varios años solo estábamos como punto de observación, primero fue una base militar, luego con puntos de observación para el estudio del espacio y los fenómenos astronómicos que en conjunto trabajamos con delegaciones de otras lunas y con representaciones de otras naciones que en el pasado fueron a visitar nuestra base.
»Hace un tiempo atrás, se descubrió un acceso hacia el interior de la luna, comenzamos a sondear y encontramos que Amud es hueco por dentro, el tamaño sugería que tiene unas grandes cavidades, túneles, pasadizos, cámaras y espacios abovedados. Con autorización real, nosotros comenzamos hace unos meses a explorar dichos accesos, logrando entrar apenas llegara unos niveles superiores, pero descubrimos que tienen más niveles y más espacios que explorar, no obstante encontramos vestigios de que el lugar estuvo habitado en el remoto pasado, lo que nos sorprendió de gran manera y empezamos a sospechar que el origen de Amud no es natural, es de origen artificial.
–¿Cómo de origen artificial? –intervino un delegado de la Academia Real Tejnik.
–En efecto Señor Delegado, las excavaciones dieron indicios que Amud no es de origen natural, ya que encontramos lo que parece ser viejas maquinarias casi petrificadas por el paso del tiempo, y encontramos ciertas inscripciones en varios lugares. Estas inscripciones son levemente diferentes a las encontradas en las piedras monolíticas que han dejado «Los Antiguos», y que ahora presumimos que no son «Antiguos» sino más bien, alienígenas que nos precedieron.
–No puede ser posible –intervino de nuevo el delegado tejnik–, esto va en contra de lo ya conocido...
–Yo también lo creí Delegado –interrumpió Bani–, sin embargo, hace unas semanas atrás la Doctora Maya Yrena, ahora su Alteza, La Reina Maya, nos visitó y ella ayudó al equipo con el Rey a explorar unas nuevas cámaras y pasadizos que encontramos, y nos terminó de convencer de la propuesta sobre el origen de Amud.
–¡Es cierto! –intervino Maya levantándose de su silla–, yo revisé y encontramos una puerta de acceso que daba evidencia que era una especie de túnel de lanzamiento de naves.
–Disculpe mi Reina, ¿usted sugiere que entonces Amud es una base de naves, cómo una estación espacial?
–Delegado, yo iba a quedarme a revisar para comprobar mi teoría propuesta.
•–Y no hizo falta Mi Señora –respondió Bani–, comprobamos que hay un mecanismo, que está trabado, pero nosotros encontramos al otro lado, lo que en efecto es una especie de grandes cubículos para reposar naves, aunque todo está oscuro, y luego encontramos otro acceso y es una lástima que usted no pueda verlo de primera mano, ya que allí encontramos muchas más cosas que refuerza su teoría. Encontramos una nave averiada que de seguro, estaba en reparaciones y la abandonaron.
Sonidos de asombros y de sorprendidos se escuchan en la sala.
–Si estimados señores, hay una nave alienígena como del tamaño de un navío destructor, véanlo ustedes mismos, y disculpen la calidad de la imagen.
Bani muestra en pantalla el hallazgo y todos quedan boquiabiertos mirando impresionados, incluso Maya quien la toma de la mano Vhalir y le susurra emocionado a su oído.
–Te dije que iremos a las estrellas.
Maya lo mira y sonríe, pero el doctor Bani continúa:
–Doctora, perdón..., Reina Maya, pero usted tenía razón.
–Amud es una nave en definitiva –infirió Maya.
–Mi Reina, creo que es más que una nave, creo que es una estación espacial, un arca, aún no lo sabemos, si se mueve o se puede dirigir, todavía falta por investigar.
En eso se levanta el General Joab y exclama.
–¿Hay una posibilidad de hacerle ingeniería inversa a esa cosa? Majestad –dirigiéndose a Vhalir–, podríamos estudiarla y crear una flota de naves espaciales.
–No tan rápido –respondió Bani–, tenga en cuenta que eso tendrá quien sabe cuántos millones de años ahí, y aún no sabemos qué dicen sus escrituras, y por ello ya pusimos en marcha un programa de decodificación de criptogramas.
En eso se levanta el jefe de los delegados de la casta tejnik aleshiana y cuestiona:
–Suponiendo que todo es como dicen, entonces ustedes creen que «Los Antiguos» no son tzargarianos.
Pero Maya responde:
–Los Antiguos no eran tzargarianos, ellos solo nos dejaron esto aquí y se largaron.
–¿Y donde están ahora? la mitología religiosa dice que ellos vendrían de nuevo.
–En ninguna parte dice eso, es una inferencia de los sabios kohanitas, ni Janoch lo ha dicho –respondió un funcionario que era algo devoto con la religión.
–Esto va en contra de lo que sabemos, de nuestras costumbres –exclamó el delegado.
Vhalir interviene.
–Por eso pido máxima discreción, sin embargo quiero que el Doctor Bani termine el informe, por favor continúe Doctor.
Bani asiente agradeciendo la intervención del rey y sigue su discurso,
–Todo lo que estamos encontrando es relativamente sorprendente, y totalmente revolucionario a lo que creíamos antes, todavía falta comprobar muchas cosas, pero quiero que sepan estimado y distinguidos señores, que Amud es en definitiva una nave alienígena con un gran poder que tenemos que descubrir para el beneficio de nuestra civilización.
–¡Hay algo que no me cuadra! –levanto su mano el General Siquem.
–¿Qué no le cuadra General? –preguntó Bani.
–Si esa raza estuvo aquí, porque nos dejaron una gran nave de ese tamaño, quizás poderosa, con alta tecnología, si, antigua pero quién sabe si es más avanzada que la nuestra, ¿por qué la olvidaron? estaban huyendo de algo? ¿habrá alguna amenaza mucho peor?
Maya sabía la respuesta, pero si decía algo de lo que le había pasado, era de seguro que la tomarían por loca, «ellos tendrán que descubrirlo por si mismos» pensó en su mente, aunque se mordía la lengua para hablar.
–¡Que te pasa Maya? –preguntó Vhalir susurrando–, te noto tensa como que quieres decir algo.
–Amor, lo que dice el General tiene sentido –contestó en voz baja a Vhalir.
Sin embargo, el Gran Visir Nadeem le resta importancia a lo que dice el General y responde.
–General Siquem, son tantos millones de años que esa cosa está ahí girando en torno a nuestro planeta y nadie ha llegado a amenazarnos, no hemos encontrado vida más que solo en Khalaris.
Bani está un poco callado escuchando pero interviene.
–Si bien Gran Visir, usted tiene razón, creo que el razonamiento del General es de tomar en cuenta, como científico que soy, solo le diré que la galaxia es muy grande, creemos que estamos en un lugar alejado de todo, la estrella más cercana está a siete años luz, y apenas descubrimos rastros de exoplanetas allá afuera, si hay vida externa en Tzargaria descubierta en Khalaris, ¿por qué no puede haber en otras estrellas con planetas que tenga civilización que pueda tener un grado de conocimiento bien sea igual o superior al nuestro? Amud es la evidencia inequívoca de ello. Este es el fin de mi informe, ustedes decidan y propongan que haremos ahora allá.
–La decisión la tomo yo –sentenció el Rey Vhalir de forma tajante y añadió–, lean el detalle que el Doctor Bani le entregó y toda esta reunión quedará en confidencial, nadie debe saber lo que aquí se discutió, pero basándome en estos hechos evidentes, quiero que se haga lo siguiente: Apoyar al doctor Bani en las investigaciones, será una política de estado y ustedes diseñarán el plan a seguir; usted General Siquem hablará con el Conde Daniel ya que él tiene unos proyectos de mejoras de armas, y esto es estrictamente necesario, vaya usted a ver su trabajo en Mel"Nar, yo haré que esté en la próxima reunión con nosotros. Usted Doctor Bani, voy a darle más apoyo; y ustedes –refiriéndose a los de la Academia Real Tejnik– preparen y recluten a todos los mejores cerebros de la casta tejnik arriba en Amud, quiero mecánicos, expertos en física, termodinámica, arqueólogos, biólogos, recluten del personal de las lunas que se ha invertido mucho allá y de Khalaris. Y tú Maya, si has de ir allá te enviaré sin duda alguna, fuiste tú la que abriste este misterio, es justo que estés allá. ¡Señores! yo quiero conquistar el espacio, ya se los dije ayer, y todo es empezando a investigar desde ya ¡Me han entendido! –matizó el rey con tono de mando.
Todos expresaron obedecer al rey sin vacilar. Sin embargo Nadeem el Gran Visir, le dice:
–¡Majestad! estamos claro con sus órdenes, pero tenga en cuenta que debemos resolver ciertas situaciones domésticas primero, como los recursos económicos, la inseguridad de las zonas comerciales marítimas y las relaciones con las otras naciones.
–Las otras naciones no me preocupan, sin embargo, estos meses nos sentaremos a revisar los problemas que me mencionas, lo de la mejoras a las condiciones de los khalarianos en las zonas aleshianas, es vital para el Reino, No dudes esto Nadeem, vamos a encargarnos de esto, mejoraremos todo.
La reunión termina y el doctor Bani espera que el Rey y la Maya se despidan de todos los funcionarios. Cuando terminan el doctor sin perder el tiempo les dice a los reyes:
–Tengo descifrado el video del dispositivo de grabación que me entregó Reina Maya.
Vhalir y Maya se miran el uno al otro y ella contesta:
–Quiero verlo.
–Mi Reina –Bani mira con preocupación–, pido disculpas por haber visto antes que usted lo que hay ahí, no es nada grato lo que vi.
–¿Es muy fuerte?
Bani suspira desganado y dice con tono triste:
–Lo que verá ahí le afligirá el corazón.
–Ya he pasado mucho por esto y gente que conozco murió por sacar esa información.
Bani le entrega el dispositivo y sale de la sala para dejar a los reyes solos para que vieran la grabación, Maya lo inserta en la computadora y comienza a ver las grabaciones junto a Vhalir.
Maya mira y escucha junto a su esposo las tramas conspirativas, las burlas, las expresiones, cuando Ramiz indica que envió a gente para planificar el asesinato de su padre, el alardeo de Krong Horam y Vlad Zacai cuando felices reconocieron haber colocado la bomba, confirmando lo que Boro Morh intuyó con la explosión, y la asociación de Ramiz el dictador koraliano con Korej Adín para mantener el poder a costa de la vida del padre de Maya.
–¡Son unos malditos!
Vhalir permanecía callado, mientras Maya comenzaba a llorar de impotencia y llenándose de coraje le dice a Vhalir.
–¡Los voy a matar, Vhalir, los voy a matar!
–Maya, ellos tendrán que pagar por su crimen, pero no podemos actuar de forma directa.
–Tienes que hacer algo Vhalir, la muerte de mi padre y de gente inocente no puede quedar impune.
–¿Qué puedo hacer amor? lo único que te digo es que debes armarte de fuerza interior, la mejor venganza es que Aleshia sea una nación más grande y más fuerte, ellos no podrán sostenerse por mucho tiempo, son unos corruptos, son criminales y un gobierno así no durará.
–¿Pero por cuánto tiempo? –reclamó Maya–, hay gente que sufre, ellos están tranquilo y felices.
–Deja que me encargue, ellos vendrán a nosotros cuando nos vean un paso adelante y tendrán que dar cuentas, pero ellos en algún momento quebraran su confianza, son una partida de delincuentes y no terminarán bien.
–¿Vhalir, no habrá problemas de que ellos ya sepan que yo soy tu esposa? Quizás tomen venganza.
–No se atreverán, nos temen, eso lo sé, han hecho algunas bravuconadas pero nuestro aparato de inteligencia se ha reído de lo que hacen. Sin embargo si llegasen a tocarte un solo cabello, como lo trataron de hacer en Kenops, esta vez no seré indulgente.
Maya abraza a Vhalir sollozando y gime:
–Bota esa cosa, no quiero verlo más nunca en mi vida.
Vhalir desconecta el aparato y lo guarda para deshacerse de él más adelante. Pero a Maya las imágenes y los audios se les quedarían grabadas en la mente para siempre.
–Los odio a todos, los mataré lo juro por la tumba de mi padre, lo haré algún día.
Vhalir no lo permitiría, como rey no iba a iniciar una confrontación, políticamente no podría hacerlo, sin embargo en su mente pensaba que iba a reforzar la seguridad de su nación. «Con mayor sabiduría haciendo a Aleshia más grande, ellos sucumbirán ante nosotros, eso lo haré por Maya y por Aleshia».
Al otro día, sin perder el tiempo, el Rey Vhalir comenzaría a hacer las mejoras de la calidad de vida de la población aleshiana. En los próximos meses, enviaría delegados comerciales a Zenobia para hacer intercambios comerciales, reforzaría militarmente las fronteras marítimas, las medidas que su padre inició para mejorar la calidad de la población serían aumentadas en los primeros meses de Vhalir, quien se estaba ganando el respeto y apoyo de la población, no olvidó a los mineros de Khalaris quienes fueron los primeros beneficiados. El gobierno del nuevo Rey sería uno de los más queridos por los aleshianos. No obstante, los condes, y a la nobleza menor, dependiendo de la línea de cada uno de ellos, harían poco o mucho para obedecer al Rey, el sistema feudal era una molestia y a la vez le era necesario a Vhalir, Ahmed en el norte en la ciudad de Rul"Nar solo acataba las medidas del Reino, pero sus medidas provinciales de las cuales era independiente subyugaba a la población. En la aislada Mel"Nar con el Conde Daniel, mantuvo una relativa prosperidad, en Raz Al"Nar, con Josías la actividad económica en el principal puerto del reino, se benefició del aumento de la seguridad y los comerciantes vivieron más tranquilos, aunque seguían los actos de pillaje por parte de piratas propios y extranjeros. Los zenobianos no dejaban que naves armadas tzaring aleshianas custodiaran en conjunto, a pesar de las ofertas del General Siquem, ya que a pesar de las relaciones comerciales, el aislacionismo era una costumbre arraigada. En Kund"Nar, a pesar de las presiones del Rey Vhalir de que se respetara al tzaring, Enor seguía tratando de imponer a la población a aceptar sus estilo de vida, generando un quiebre social en la conservadora cultura aleshiana y con ello un malestar entre los miembros de la sociedad, Alina se dio por vencida y regresó a Nol"Har a trabajar a las órdenes de Vhalir que la pone con Maya en asuntos relacionados con la actividad de la reina. Ismail por su parte se mantuvo a raya como pudo se las arregló para enviar poco a poco el traslado de soldados a la orden del General Siquem, acudió a como diera lugar al retardo burocrático posible, Vhalir entre tantas cosas olvidaba este detalle ya que estaba más interesado por los descubrimientos que se hacían en la luna Amud.
Maya para despejarse y ha pedido de Vhalir, fue a ayudar al Doctor Bani en Amud, como asesora del equipo científico, además que la presencia de la Reina le daba un toque de más autoridad a la misión. Maya iba y venía en secreto durante los futuros meses, hasta que finalmente los cálculos de las computadoras y del equipo de descifrado logró traducir gran parte de las extraños documentos encontrados a los «Antiguos» y que Maya sabía que eran los Shuraks. Descifrados la forma de escritura, encontraron que eran una forma más avanzada de lenguaje técnico y empezaron a entender el funcionamiento de la tecnología shurak. Aunque aún la tenían en teoría, faltaba algo de tiempo para desarrollarla y ponerla en práctica.
A pesar de saber lo que pasó con su padre, con las pruebas irrefutables que al final Vhalir las guardó en secreto, Maya confortaba su corazón por el amor que le tenía a Vhalir, serían los meses más felices de su vida, quizás de toda la vida. Un esposo que no tenía ojos para otra sino para con ella, se sentía feliz en una nueva nación, que a pesar de parecer ruda y áspera por su clima caluroso y polvoriento desierto a veces plagado de gigantescas tormentas de arena, Maya estaba feliz,
Un día, ella duerme profundamente y en eso se le aparece en un sueño los recuerdos muy claros en parte de aquellas palabras que le habían dicho en su visión en la caverna de Safid: «Debes preparar a tu gente para la gran guerra que se avecina... Debes unir a tu raza en un gran imperio galáctico, así evitarán esto que vendrá sobre tu gente... Enfrentarás un gran reto». Maya despierta exaltada y terriblemente asustada, siente un mal presentimiento y despierta a Vhalir.
–Amor solo fue una pesadilla, tranquila –desestimó Vhalir a su atemorizada esposa.
–¡Júrame por lo más sagrado amor que no me dejarás, y que te cuidarás –imploró Maya.
Vhalir sonríe y le dice.
–No hay cosa más sagrada que tú, mi vida, mi amor, te amo mucho y nadie nos separará. Ahora vuelve a dormir.
Dichas estas palabras, Maya se quedó más tranquila y aunque sabía que no fue un sueño ni una pesadilla sino un recordatorio de su visión, volvió a dormir envuelta por los fuertes brazos de su esposo.
------------
Fin de la segunda parte.



srosuna

#1959 en Ciencia ficción
#11816 en Otros
#1706 en Aventura

En el texto hay: cienciaficcion, ficcion, aventura espacial

Editado: 31.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar