Crónicas Tzargarianas I: El Albor De Un Imperio

Capítulo 79: Reacciones de la Resistencia Frondana

En Fronda, en el Palacio de Gobierno, Korej Adín reclamaba con mucha molestia a Vlad Zacai sobre los fracasos en neutralizar los focos en aumento de la guerrilla.

–En todas las ciudades ha sido un gran problema estos movimientos sediciosos.

–Korej, escucha bien, Krong hace bien su trabajo y lo podría hacer mejor.

–Tonterías Vlad! –gruñó el tetrarca–, Krong creo que su actuar está causando más problemas, el asesinato de esos civiles tejnik fue en parte lo que provocó la rebelión, por su forma de actuar no lo culpan a él, sino a mí.

–Pero Krong venía manejando buenos resultados en las investigaciones es bueno en ello, y recuerda que Karnak no es policía –insistió el militar.

–El éxito o fracaso depende de nuestro visto bueno. Escucha bien Vlad, no quiero que me conozcan como un asesino, ya tengo encima la culpa por el mal actuar de ustedes en el asesinato de Arnuk Groi y ahora ese niño con su padre así como otros más. ¿Para qué?, estamos perdiendo el control gracias a la pésima forma de actuar de Krong, le vendría bien una suspensión.

–¿Suspenderlo? –replicó Vlad–, ¿a estas alturas?, los atentados de esos terroristas han aumentado, si suspendes a Krong lo tomaría como una debilidad y sabes que no hay otro más adecuado. Pronto verás que esos rebeldes serán neutralizados.

–Pues los milicianos de Karnak te han ayudado, hasta donde sé.

–Hay un problema Korej, los milicianos son ezrahim, pero han añadido a parias y toda clase de delincuentes, los tzaring sabes muy bien que odiamos a esa gente y muchos soldados no les gusta compartir con esos descastados. A parte que la forma de trabajar de Karnak no infunde respeto a los policías.

–¡Me importa un comino Vlad!, ellos son nuestro brazo armado y por el dinero que les pagamos, venderían hasta su madre. En tanto la forma de actuar de Karnak es temporal.

–Entonces Krong que siga en su trabajo hasta dar con los cabecillas del movimiento rebelde. Ellos han sido la causa del retraso de la invasión, por ello, en los próximos días se alistarán nuevas tropas a hacer un ejercicio en conjunto con los koralianos en Charión, yo esperaré para coordinar las acciones y someter a los rebeldes.

–Me preocupa mucho también la nueva reina de Aleshia, Maya Groi podría hacer que ellos intervengan.

–¿Sí?, estás convencido que ella influenciará al nuevo Rey para vengar la muerte de su padre.

–No lo sé —dudó Korej—, el aliado de Ramiz no le resultaron los planes como él quería, por ello le envíe a Ramiz la ficha de Maya Groi, para que el aliado de Ramiz allá pueda hacer algo al respecto. Sin embargo, la mujer está tranquila, hasta ya tuvo dos hijas según comentan las noticias.

–¿No se te ocurre alguna sugerencia, para resolver esta situación?

–Por ahora, dejemos que el aliado de Ramiz prosiga, esto nos brinda algo de tiempo. Nosotros debemos enfocarnos a neutralizar a la rebelión y preparar los planes de invasión y expansión a Zenobia, Estamos rearmando las flotas de ambas naciones y haremos esa actividad en conjunto.

En alguna parte de la ciudad de Fronda, ya se había formado un Comando Central de la Resistencia, sin líderes conocidos por motivos de seguridad, comenzaron a planear los primeros pasos de organizar la rebelión y segmentar un ejército de rebeldes, independientemente de la casta que fueran serían asimilados como fue Ariel Ishar ante Marun y Soleg.

Krong Horam y sus esbirros de la policía política, seguían de forma impune; atropellando hacían detenciones arbitrarias, cualquiera que luciera sospechoso y colaborador era arrestado, les hacían torturas físicas, como golpes, quemadura de genitales, palizas y quiebre de manos; o torturas psicológicas como que los despertaban en profundas horas de sueño para interrogarlos, duchas de agua fría, sueros y drogas alucinógenas y estimulantes para provocarles un colapso nervioso les eran administradas a esas personas; y otras torturas mentales como: amenazaban como apresar o bien matar a la familia, a su pareja, hijos. Algunos confesaban falsamente, otros permanecían más firmes con un resultado poco desalentador para los pobres desgraciados que caían en las cárceles de tortura de la policía política de Krong Horam.

La Resistencia quería planificar una forma de darle un duro golpe a Korej Adín y sin dudas, estaban estudiando bien al gobierno usurpador, pero no tenía recursos listos y poco apoyo logístico, sin embargo tenían ganas de actuar lo más pronto posible, prácticamente la lucha política había cesado, los pocos líderes opositores que quedaban, eran más bien colaboradores de Korej Adín y sus secuaces, que bien, estaban aplicando mejor los métodos que había hecho Ramiz en Koralia cuando implantó su dictadura. Estos serían ahora objetivos de la Resistencia. Ya con unos planes diseñados, el Comando Central le había girado unas órdenes a Marun y su equipo.

Marun estaba reunido con sus lugartenientes de la resistencia, después de llegar de una misión como apoyo al recién creado frente de Legna, donde venía con información importante para compartir con sus comandantes. Ya Ariel junto con Aya, eran parte de ese grupo de confianza.

–Quiero felicitarlos –dijo Marun al resto del grupo–, por resguardar bien el campamento, mientras estaba ayudando al nuevo frente en Legna; los chicos allá lograron hacer volar un depósito de combustible en el puerto de Legna, los navíos de guerra no tendrán suficiente combustible para piratear en el mar por un largo tiempo a los civiles de las castas ezrahim. Sin embargo tengo una información que compartir que nos llegó de inteligencia.

–¿Qué noticia traes amigo? –replicó Soleg.

–Amigos, hay unos movimientos inusuales de la flota en el sur, también llegó información de la provincia de Kuras que en sus puertos hay movimientos militares, como preparando algo extraño, armas, equipo, y el comando central nos dicen que en la Isla Charión, hay movimiento de koralianos.



srosuna

#2661 en Ciencia ficción
#17824 en Otros
#2471 en Aventura

En el texto hay: cienciaficcion, ficcion, aventura espacial

Editado: 29.03.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar