Cruzada de sangre

Capítulo 22

Desperté adolorida. No dormí bien en el sofá, aun cuando fuera enorme. Me duele la espalda horriblemente. Víctor sigue durmiendo, puedo sentir sus ronquidos a distancia. Me acerque a la puerta cojeando, mi rodilla duele a pesar de que ya se ve recuperada. Trate de abrir, pero sigue cerrado. O sea aun Cristóbal nos mantiene encerrados. Volteé y me fije en Víctor que sigue durmiendo con profundidad. No es nada de atractivo en ese estado, esta la cama desordenada y él tirado semidesnudo... un momento ¿Semidesnudo? ¿Cómo alguien puede estar así, tan cómodo cuando hay otra persona que apenas conoce en la habitación? ¿Acaso no tiene vergüenza? Me acerque y lo mire detenidamente. Es gracioso oírlo roncar tanto. Además quiero despertarlo, por lo menos para que así pudiéramos ver cómo salir de este encierro.

 

—¡Disculpa, ¿Estas despierto?! —le grite a una cierta distancia.

 

Refunfuño y se dio vuelta tapandose la cabeza con las sabanas. Me acerque y lo sacudí suavemente.

 

—¡Despierta! —indiqué tocandolo con timidez.

 

De repente tiró la sabana, me agarró del brazo y me lanzó sobre la cama. Atrapándome entre el colchón y su cuerpo. Me mira con una sonrisa maliciosa, solo fingía dormir. Aunque en un principio lo mire con sorpresa ahora mi expresión es muy molesta, me siento incomoda y muy nerviosa por la posición en que nos encontramos.

 

—Si te gusta andar molestando a un hombre durmiendo, tendrás que pagar las consecuencias —agregó con un tono suave susurrando en mi oído.

 

Sentí su aliento en mi cuello. Esto no puede estar pasando. Me abrazó con mas fuerzas, y trate de empujarlo, pero su fuerza es mayor. Mordió suavemente mi oreja. Me paralicé de miedo, mi mente no es capaz de analizar la situación con claridad, lo único que quiero es huir. No alcance a pensar en nada más, su risa cruel y burlona interrumpió todos mis pensamientos. Me miro con compasión mientras no deja de reírse. No entiendo que le pasa. Esto no es gracioso.

 

—Nunca caería tan bajo como para acostarme con una mujer como tu—indicó con un tono cruel.

 

Mi corazón sigue acelerado por lo que había pasado, pero sentí dolor en mi pecho atravesado. Esa broma, su burla, hirió mis sentimientos. Más de lo que yo misma esperaba. No le dije nada, solo baje la mirada, y ahí fue que sentí que mis lagrimas resbalaban por mis mejillas. ¿Cómo puede haberme dolido tanto esa frase? O tal vez no solo esa frase, sino esa mirada, esa expresión de burla, ese sentimiento de no ser nada más que una criatura de la cual todos creen que pueden burlarse. No soy su juguete, ni él ni el de Marcos, ni el de nadie. Pero me ha herido demasiado, tal vez mi propio estado de ánimo ayude a que sienta que el daño es más profundo de lo real. Me aferré a las sabanas antes de bajarme de la cama con la cabeza baja.

 

—Oye... no llores sino... —agregó intentando tomarme de los hombros.

 

Retrocedí evitando que me tocará y al sentir la puerta abrirse por Cristóbal, salí corriendo de su cuarto. Cristóbal me observó confundido pero no me detuvo. Las lagrimas no me dejaban ver bien el camino, solo quiero llegar a mi habitación. Me encerré y arrodillando frente al colchón lloré sintiéndome humillada, estoy cansada de que me menosprecien por haber sido una humana o ser una "sirviente" ¿Cómo puede dolerme tanto, algo tan estúpido como esa tonta broma? No quiero ahondar más en lo denigrada que me siento. 

 

Sentí los pasos de Víctor por su aroma, esta parado frente a mi habitación, caminó inquieto de un lado a otro. Finalmente suspiró y se alejó por el pasillo.

 

Había levantado mi cabeza pensando que golpearía la puerta pero al notar que se alejaba volví a apoyarme en el colchón de mi cama y me quede dormida de esta manera.

 

————o—————

 

—Mañana es el cumpleaños de Víctor —exclamó repentinamente Cristóbal una noche mientras cenábamos.

 

Ya ha pasado un año desde que mi vida de humana había acabado. Sin embargo lo que menos deseo en esos momentos es escuchar el nombre de Víctor. Lo mire con indiferencia, y luego fije mi atención en la sopa.

 

—¿Debo hacer algo al respecto? —indiqué de mala gana.

 

—Eres su mujer —me corrigió Cristóbal, aunque serio con un tono tranquilo.

 

—No lo soy, tú lo sabes —lo miré fijamente, él mantuvo su seriedad sin esquivar mi mirada.

 

—Pero todos quienes asisten no lo saben, por eso necesito que estés ahí.

 

Me levante del asiento incomoda, el solo pensar que debemos fingir ser un matrimonio me pone inquieta. Fingir que nos amamos cuando no es así. Tense mi rostro dejando la cuchara sobre la mesa.

 



A.L. Méndez

#200 en Fantasía
#168 en Personajes sobrenaturales
#272 en Otros
#13 en Aventura

En el texto hay: vampiros, romance, cruzada de sangre

Editado: 30.03.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar