Cuentos Oscuros. La Bella Durmiente

Adiós Madre

— Tenía razón madre — Luna habló en un susurro, nerviosa — busque entre las cosas de padre, y encontré muchos documentos, él sabía que habían otros lugares para que pudiéramos obtener muestras de animales, y semillas 

— Pero no quiso buscarlos para seguir teniendo el poder sobre nosotros — dijo con rabia Sol.

— Lo sabía, por favor hijos no lo enfrenten, su padre es muy inteligente, los puede matar, ya me amenazó con hacerlo.

— No podemos dejarlo salirse con la suya.

— Ahora que tengo su apoyo, podremos detenerlo.

Durante varias jornadas el trio se puso de acuerdo en su plan, el día que del casamiento a Thalía la volverían a crionizar, ya todos estaban listos para la ceremonia, en el lugar había alrededor de 50 invitados.

— Amigos, agradezco que hayan venido a nuestra boda, debido a cierta situación, nuestra diosa quiere volver a congelarse, pero no se preocupen, yo me quedaré a cargo. Ahora a nuestro matrimonio.

Todos estaban tranquilos, cuando la novia fue a tomar su lugar sacó una pistola, sus hijos y la mitad de los invitados, apuntaron a quienes estaban con el que quería ser dictador.

— Queridos descendientes — empezó su discurso Thalía — este hombre al lado mío, es un desgraciado, supo desde años que había un lugar parecido al donde estaba yo, que contenía animales, y semillas, con eso podrían haber tenido comida sin tener que matar otros seres pensantes para comer.

— Los mutantes son animales — gritó el novio.

— Pese a lo que digas Giam son humanos, no está bien lo que hacen, ahora se ira preso para que pague sus crímenes en aislamiento, yo haré que las cosas sean como debieron ser siempre.

Dos hombres tomaron de los brazos al que quiso ser un dios, que no dejaba de mirar con orgullo a los demás.

— Son unos idiotas, para que perder tantos recursos para algo que no resultará, mi prioridad ha sido replantar el exterior para que volvamos a la superficie, para eso los mutantes son perfectos, si mueren por la radiación solar no se pierde nada importante. Ahora ustedes destruirán todo mi legado, no debí esperar tanto para matarte Sol, fue un gran error.

— Soy su hijo.

— Claro que no, mis espermios están contaminados, y no pudieron limpiarlos bien jamás, ya tuve otros hijos, todos mutantes, por eso hice creer a todos que yo era su padre, en realidad fue con los del durmiente eterno que ustedes nacieron. Luna, ibas a ser mi nueva madre, hubieras sido perfecta, desde que eras niña te críe pasa eso.

— ¿¿Cómo que su nueva madre?? Está loco de remate, usted es un monstruo, no los mutantes.

— No viviré en el mundo que harán, durará muy poco, cuando no tengan que comer, y deban hacer todo por ustedes mismos, se acordarán de mí — sin que nadie pudiera evitarlo, se tomó una píldora, cayó al piso convulsionando — nos... veremos pronto... Thalía — murió.

— Llévenselo, ahora hay que poner manos a la obra, prohíbo que se vuelva a comer carne de los mutantes, debemos encontrar rápidamente los demás bunkers.

Por suerte solo demoraron 3 meses, y solo algunas semanas más tarde ya tenían algunas ratas que habían sobrevivido al proceso para volver a vivir. Lo que dijo Giam sobre Luna tuvo sentido cuando revisaron sus notas ocultas, había obligado a los científicos a perfeccionar la técnica de clonación, pensaba mantenerse por la eternidad como dictador, cuando estuviera mayor, haría que Luna tuviera un bebé, su clon. 

Gracias a estos procedimiento lograron tener disponible en poco tiempo, la comida necesaria para todos. Solo necesitaban traer a la vida algunos animales, y luego los clonaban. Muchos se habían negado a vivir con los mutantes, pero como su diosa lo ordenó y se encargaba de revisar todo personalmente, al final aceptaron sus órdenes, aunque a regañadientes.

Lamentablemente un día, a los 6 meses de su despertar, Thalía sufrió de nuevo los dolores que tuvo por su enfermedad, al revisarla los médicos, se dieron cuenta que Giam les había mentido, no habían podido erradicar su padecimiento, solo evito que tuviera los síntomas por un tiempo.

— Madre, no sé como decirte esto, pero...

— Todavía estoy enferma ¿Verdad?

— Sí.

— La vida volvió a su curso, yo debería haber desaparecido hace siglos, solo engañe a la muerte, pero ya me encontró.

— No queremos perderte, te volveremos a crionizar, te prometo que Sol y yo haremos que encuentren la solución para tu enfermedad lo antes posible.

Pero al preparar de nuevo los instrumentos, descubrieron otro secreto que ocultó Giam.

— Madre...

— ¿Qué pasa hijos?

— Si te volvemos a crionizar, no podremos traerte a la vida de nuevo, por eso ese loco te propuso congelarte por segunda vez, sabía que nunca podríamos revivirte, si lo intentamos tus células se degradarán en muy poco tiempo — ahora todos sabían porque cuando moría ese loco se despidió de esa manera.

— No se preocupen por mí, no debí desafiar las leyes de la naturaleza, pero como decía mi abuelita, todo tiene su porque, ahora siento que esto paso para poder salvar a la humanidad, ya mi trabajo termino, acepto mi destino.

— No queremos que mueras.

— Es inevitable. Los amaré por siempre.

Unos meses después, la mujer del pasado cayó en coma, tenía como máximo una semana de vida, así que sus hijos la congelaron inmediatamente para evitar que muriera.

— ¿Crees Sol que estuvo bien ocultarle lo que hicimos con Giam?

— Sí, ese era su final perfecto, lástima que los mutantes que comieron su carne murieron por el veneno, ni para comida sirvió. Recuerda que madre prohibió consumir carne mutante, no humana.

— ¿Podremos salvarla?

— Si erradicamos su enfermedad, mientras esté congelada, y luego la traemos a la vida de nuevo, debería volver a vivir sin problemas, al menos en teoría. Si no encontramos cómo, nuestros hijos, o nietos lo harán, esa será nuestra misión, en algún momento podremos traerla de nuevo a la vida — los dos jóvenes se acercaron al contenedor donde estaba su madre — te lo prometemos mamá.



Izbet Supay

#167 en Terror

En el texto hay: muerte, apocalipsis, esperanza

Editado: 01.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar