De cómo aman los Jensen.

CAPÍTULO NUEVE.

━━━━━━━ CAPÍTULO NUEVE ━━━━━━━

DICEN QUE EL AMOR ES BUENO.

━━━━━━━━━━━━━━━━━━━━━━━

 

Había pasado una semana desde el mensaje de texto. Tanto Blair como River habían sido precavidas en todo, pero era cansador vivir con miedo.

River le había insistido una y mil veces a su amiga que hiciera la denuncia, así de una vez por todas ese maldito iría a la cárcel, pero Blair estaba demasiado asustada para hacerlo y la había entendido. Los traumas que Wyatt le había dejado eran tantos que prefería seguir huyendo a enfrentarlo nuevamente. No quería verlo nunca. Entonces, River esperaba a que Blair tomara la decisión, presionarla no serviría de nada más que estresarla.

Esa tarde del sábado era preciosa, y Miles había invitado a salir a Blair. Irían a caminar a la playa, acompañados de River y Noah, quienes se habían colado en la cita como secretos vigilantes.

—Siento que esos dos se traen algo —murmuró Blair a Miles mirando de reojo hacia atrás, donde a varios metros de distancia de ellos, estaban Noah y River sentados.

—Yo… —comió el helado de la cuchara que Blair le ofreció—… creo que a Noah le gusta River. Y estoy feliz porque Paige no merece la atención de mi hermano, honestamente.

—Sí… se verían lindos juntos —añadió Blair riendo.

Estaban sentados en una banca frente al mar, comiendo helado mientras disfrutaban de la compañía del otro. Eran más fanáticos de ese tipo de citas; un lugar tranquilo, comida fresca y ellos. Noah y River habían insistido en ir, y Blair no tuvo problema, se sentía más segura con ellos ahí. Lo bueno era que mantenían distancia de ellos y no perturbaban su cita.

—Me encantaría que conocieras a mis padres —le dijo Miles, observando los labios de Blair, ella le dio un beso corto.

—¿En serio? —preguntó ella, halagada. Su cabello se desordenó por la repentina brisa marina que comenzó a ascender.

—Claro que sí —respondió él echándose más helado a la boca—. Mis padres ya quieren conocerte también.

—No hables con la boca llena —le reprendió Blair riendo y haciéndolo reír también—. Me pone nerviosa que me quieran conocer… ¿qué les has dicho de mí?

—Que eres rara, pero tienes bonito cabello —bromeó Miles haciendo que Blair entrecerrara sus ojos.

—Eres una molestia.

—Te quiero —le dijo Miles enterrando su rostro en el cuello de ella.

—También te quiero. Mucho.

Blair estaba un poco asustada por eso. Quererlo significaba que se estaba enamorando demasiado y, por lo tanto, que debía ser completamente honesta con él. Debía contarle su pasado porque realmente ansiaba que él fuese completamente su futuro.

Pero primero, necesitaba eliminar en su totalidad a Wyatt de su vida.

—La semana pasada, Blair recibió un mensaje de Wyatt —le contó River a Noah. Él fijó su vista en ella de inmediato.

—¿Qué?

—No sé cómo mierda supo, pero lo hizo. Él sabe que Blair está aquí, en Providence —explicó—. Detalló que vendría por ella en las próximas semanas… así que esta semana fue un infierno. Nos daba terror hasta entrar al maldito baño.

—¿Qué podemos hacer? ¿Qué hay de… no lo sé, irme a vivir con ustedes? —sugirió Noah. River soltó una carcajada que reprimió con sus manos—. ¿De qué te ríes?

—De ti.

—Que amable eres, River —Noah sacudió su cabeza, escondiendo un atisbo de sonrisa.

—Perdón… —murmuró ella, recomponiéndose—. Es lindo que quieras ayudar a Blair.

—Claro que sí, es mi cuñada, ¿no? —River asintió, sonriendo—. Y tú serás próximamente mi novia, así que tenemos que buscar una solución rápido.

—Qué odioso eres —River rodó los ojos. Noah rio con ternura al ver el leve sonrojo en sus mejillas. Nunca creyó que ella se sonrojaría alguna vez—. Pero tienes razón. Podrías irte con nosotras, pero ¿cuál es tu excusa con Miles?

—¿Qué estoy perdidamente enamorado de ti?



Emily Taylor

Editado: 06.04.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar