De vuelta a casa | Carlos de Vil

↳ CAPÍTULO UNO


 


 

╔═══━━━─── • ───━━━═══╗

• DE VUELTA A CASA •

╚═══━━━─── • ───━━━═══╝


 

Blossom bajó del coche con nerviosismo, miró a su alrededor y casi se le cae el alma a los pies al ver el gran edificio que tenía delante de sus ojos. Más no pudo creer ver a tanta gente reunida para la llegada de ellos los cuatro hijos de villanos. Pues, esta sabía que jamás tanta gente se reuniría para ver a una hija bastarda. Después de una leve pelea de comida de Jay y Carlos, vio como el principe de Auradon –próximamente rey– se acercaba a recibirlos. Sintió una sacudida de los pies a la cabeza causada por la presencia del principe. No entendía muy bien aquella sensación, suspiró. También se fijó en que había una señora a su lado, a la cual identificó como la Hada Madrina.


 

— Hola chicos, me llamó Hada Madrina y soy la directora de Auradon Prep. — Dijo mientras hacía una leve reverencia.


 

— ¿L-la Hada Madrina? ¿La del bibidi-babidi-boo? — Preguntó sorprendida, Mal.


 

— Tú lo dijiste. — Dijo con una leve sonrisa, Hada Madrina.


 

— Siempre tuve una curiosidad, si le soy sincera, ¿que debió pensar Cenicienta cuando apareció de la nada? — Dijo Mal, de nuevo, riendo levemente. — Con aquella varita mágica... — Dijo risueña, Mal.


 

Blossom no se había tragado nada de lo que Mal había dicho. Sabía que estos tenían un plan. Siempre lo tenían. Tras un suspiro observó a la Hada Madrina.


 

— ¡Oh! Bueno, eso ocurrió hace mucho tiempo atrás, y como suelo decir, concéntrate en el pasado y perderás el futuro. — Dijo con una sonrisa ladina, la mujer.


 

Blossom al oírla arrugo su nariz y su frente.


 

«Qué genia, ¡jamás lo había pensado!»


 

Blossom no pudo evitar que ese pensamiento sarcástico pasase por su mente, pues realmente, eso creía. Y con prejuicios pensó en que el pasado de la Hada Madrina no debió ser ni la mitad de lo que han pasado los de la Isla de los Perdidos.


 

— Es un placer conocerlos, yo soy Ben, el futuro rey de Auradon. — Se presentó con amabilidad.


 

— ¡Oh! A mi me encantan los principes, mi mamá es una reina, y eso quiere decir que, soy una princesa. — Dijo acercándose al futuro rey de Auradon con una sonrisa.


 

— La Reina Malvada no tiene ningún título aquí, así que eso quiere decir que no eres una princesa. Ni lo pareces. — Intervino una joven que ya de por sí, cayó mal a Blossom.


 

— Disculpa, monarca, reina del mundo. — Se dirigió a ella, Blossom con falsa amabilidad haciendo que esta la mirase con alegría. — Aterriza, cielo, porque una cosa no tiene que ver con la otra, te puedo asegurar que si no fuese una princesa no habría llamado la atención de media Auradon Prep, ¿o sí? — Dijo Blossom, callando a Audrey. — Ah, sí, lo olvidaba, su majestad, ¿está segura que una princesa le diría eso a otra? Pues creo que estás sobrevalorando la belleza. — Dijo Blossom intentando controlar las ganas que tenia de quitarle a golpes la idiotez a Audrey.


 

Tras ganarse una mirada furtiva de la princesita de cuarta –mote puesto por BlossomEvie miró a la morena agradecida y con una sonrisa.


 

— Te importamos, B. — Susurró en su oído, Evie.


 

La morena negó levemente y se concentró en mirar sus uñas con despreocupación.


 

— ¿Y tú quién eres? No recuerdo que Benny-Boo te haya nombrado. — Dijo mirando a Blossom con un odio palpable.


 

Y antes de que Ben se interrumpiera, Blossom dio un paso al frente viéndola con molestia.


 

— No sabía que conocían aquí a Winnie the Pooh. — Dijo tosiendo falsamente, Blossom. — Princesita, no sabía que eras la secretaria de él, ¡qué grata sorpresa! — Dijo con sarcasmo, Blossom.


 

— Te pregunté quién eres, no tú opinión. — Musitó viéndola con irritación, Audrey.


 

— Te respondí lo que quise, no lo que me pediste, princesita. Acostúmbrate, porque me niego a creer que alguien de la realeza trate así a sus súbditos. — Dijo Blossom con tranquilidad viéndola a los ojos.


 

— ¡La adoro! — Gritó Jay con emoción abrazando por los hombros a Blossom. Quién al ver la mirada de los demás, tosió. — Perdón. — Musitó levemente.


 

A Blossom no le molesto eso, pero hizo ver que sí. Como solía hacer.


 

«Si no tomas cariño a nadie, nadie podrá hacerte daño a ti»


 

Se repitió mentalmente, Blossom.


 

— Es Blossom. — La presentó, Ben.


 

— ¿Blossom hija de...? — Preguntó Hada Madrina viéndola.


 

Audrey tosió falsamente y susurro entre la tos "puta". Y para su sorpresa, nadie le hizo caso.


 

— No creo que le interese, Hada Madrina. Realmente, me parece una estupidez que juzguen a los de la Isla de los Perdidos por sus papás. Yo solo soy Blossom. A secas. Y ellos son: Mal, Evie, Carlos y Jay a secas, también. — Explicó viendo a los ojos a Hada Madrina. — ¿Y sabe por qué? Porque nadie debe pagar por lo que no hizo. — Dijo con seriedad, Blossom.


 

Absolutamente todos, estaban sorprendidos. Ben solo sonrió levemente.

Sabía que había hecho bien al traer a la más apartada de la Isla de los Perdidos. Sintió una conexión con ella, pero aún no sabía muy bien cual.


 

— Hay mucha bondad en ti, igualmente, me gustaría saber quiénes son tus padres. — Musitó la Hada Madrina con una sonrisa ladina.



ProudWorld

#3751 en Fanfic

En el texto hay: fanfic, descendientes, carlosdevil

Editado: 27.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar