Detrás de Cámaras

Capítulo 18. Especial confesión.

Taehyung.

–¿Puedes cuidar a Rosie mañana? ¿Por favor? –le pedí a Any, juntando mis manos en suplica.

–Claro, ¿por qué la insistencia? –preguntó ella, dejando de ver la pantalla de la computadora.

–Es que Mery me ha citado mañana a Busan, quiere que pasemos el día allá.

–Uh, ella se puso romántica.

–Sí, me sorprendí mucho, pero estoy contento.

–Me doy cuenta de eso –comentó, frunciendo el ceño.

–¿Te sucede algo? –pregunté confundido.

–Sólo son problemas del trabajo, nada importante.

–¿Otra vez esa chica molestándote?

–Sí, ella parece nunca dejar de joder… –mencionó, quitándose los lentes y aventándolos a la mesa.

Acarició su frente y cerró los ojos. Parecía frustrada, triste y enojada, como si ya no soportará más esa situación.

–Any, ¿has pensado en hablar con tus jefes sobre lo que sucede? –cuestioné con cautela.

–Sí, pero eso ha provocado que ella siga molestando más. Ayer se pasó del límite. Me entregó unos contratos que no eran, y afortunadamente, pude darme cuenta antes de pasarlos, sino, habría sido un desastre.

–Oye, eso está mal, está intentando hacer que hagas mal tu trabajo.

–Lo sé, lo sé, pero como sólo soy alguien que está de paso, no es de mucha importancia para ella –respondió.

Su celular comenzó a sonar, haciendo que se estirará, sin ver quien la llamaba.

» ¿Bueno? Oh, hola, pensé que no sabría de ti hasta mañana… ¿Qué? ¿Cómo sucedió eso? –preguntó, colocándose de pie –. No hagan nada, no muevan nada, iré inmediatamente –ordenó, colgando la llamada y tomando sus lentes.

–¿Qué pasó, Any? –pregunté preocupado, viendo como estaba de ansiosa y enojada.

–Mierda, eso es lo que sucede. Regresó en un rato –fue todo lo que dijo, saliendo de la residencia.

No sé qué es lo que está sucediendo con Any, es como si de pronto, todo el mundo se le viniera encima. Sé que ya no tiene muchos problemas con su padre, pero el trabajo es un caos para ella.

Le han ofrecido un empleo permanente, y sé que quiere aceptar, pero después de todos los líos que ha tenido con esa chica, parece que no quiere hacerlo, es como si de a poco, llegará a un límite o algo así.

Pensé en llamar a JungKook y decirle, pero eso sería hacer enojar a Any. Nunca la he visto enojada, pero por las situaciones que parece llevar, no faltará mucho para que lo haga, sólo espero que no suceda nada malo.

♦♦♦♦♦

Hoy Mery me ha citado aquí. Me sorprendió mucho su invitación, porque ella no es una persona muy espontánea, así que debe ser una situación muy importante.

Le pedí a uno de los choferes que me llevará, llegando a la dirección que me envió por mensaje.

Era un lugar muy bonito, los árboles de Cerezo estaban preciosos, quisiera fotografiarlos. Bajé del auto, caminando hacia el interior del parque, mirando todos los árboles.

Había uno en el centro, uno enorme que tenía una banca debajo, donde Mery estaba sentada. Caminé hacia ella, mientras que Mery se levantaba y caminaba hacia mí, abrazándome con fuerza, cuando estuvimos cerca.

–Hola Tae, te extrañe –dijo ella.

–Yo también, Princesa –aseguré, besando la coronilla de su cabeza.

–Llegaste a tiempo.

–No quería dejarte esperando.

–Eso es muy tierno de tu parte.

–Gracias. ¿Por qué me citaste aquí?  –pregunté curioso.

–Aquí hay una bonita historia de amor, y quería contártela.

–Oh. Dime.

–Fue una pareja muy enamorada. Él la amaba con todo el corazón, y sin importar la distancia, siempre le demostró que la amó.

» Un día, él decidió traerla aquí, a hablarle de algo importante. Se sentaron en esta banca, hablando de los nuevos sueños, y algunas promesas –contó ella, mientras nos sentábamos en la banca.



Danna M Muñoz

Editado: 22.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar