Dioses de Egipto

Prólogo

Mi padre maldijo solo porque ya no quise cumplir con los consigno que él me había mandado.

Mi madre la gran Isis nunca dijo nada dejando que Osiris decidiera mi destino.

Tanto le odie que al final cambie el curso del antiguo Egipto, solo por cumplir un deseo de dos amantes. Pero nunca creí que mi acto de bondad me condenara también a mí.

Esta es mi vida, soy la hija no reconocida de Osiris el cual me dará en mano al Dios Amun-Ra, pero este desapareció hace más de 500 mil millones de años y nadie sabe de él. Pero dice la leyenda que el dirá mi nombre tres veces y el me reclamará como suya.

Era la Diosa de la felicidad, el amor y el hogar, pero nunca sentí nada de eso y encuentro más placer en jugar con las personas.

Sentía que él se encontraba cerca y cumplir ese deseo lo termino de levantar, que haré para desaparecer de su vista si al final yo misma estoy dispuesta a matarlo por mi libertad.



Melissa Cordero Lopez

#11900 en Otros
#809 en Novela histórica
#18510 en Novela romántica

En el texto hay: fantasia, amor, antiguo egipto

Editado: 29.05.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar