Ecos del silcencio

•14•

 

Las semanas fueron pasando mientras Akua se refugiaba en las tareas del hogar y el campo. El tiempo volaba y eso era algo que agradecía enormemente, pero no todo era simple trabajo, también se preocupaba, por la finca y su abuelo que seguía casi del mismo modo que siempre. Pero sobre todo por el dinero, dentro de algunas semanas, como mucho un mes ya no tendría nada y eso suponía que no podría comprar comida y traer lo necesario a la vivienda y, eso si que era un problema.

Aunque sabia que podía hacerlo y que lo más probable era que no tendría problema alguno, no tenia ganas de pedirle efectivo a sus padres y mucho menos a su abuelo, quien ella suponía, que tampoco tenia mucho.

A lo largo de aquellas semanas vinieron dos paquetes a casa en los cuales se se contaban algunas pertenencias mas de Akua, pues su madre tubo la decencia de llamar a la casa del abuelo y preguntar si necesitaba algo mas, aunque la llamada duro realmente muy poco tiempo. 
—Mamá. ¿Como se encuentra Lia?
—Está bien 
—¿Se ha recuperado?
—Dije que estaba bien. 
—Esa respuesta no es suficiente- protestó la joven con el corazón herido. Extrañaba a su hermana pequeña y aunque podía hacerlo, llamarla y escuchar su voz, el miedo seguía siendo mayor que cualquier añoranza hacia su mitad

--Cuanto menos sepas, mejor- fue la respuesta que recibió antes de que la llamada se cortara.

Debía buscar una manera de conseguir trabajo o cualquier cosa que le permitiera sobrevivir.

Mientras se encontraba en aquella cafetería tratando de conectarse al wifi, observo un cartel pegado en el tablón de anuncios y posiblemente habría pasado de desapercibido si no fuera por que leyó en legra grande "tres mil euros" y toda su atención se encontró allí.

En letras grandes de color negro como si fueran hechas a lápiz con algunos dibujos en su interior se encontraba escrito.

"Concurso de dibujo"

Leyó atentamente los términos y el lugar donde iba a ser.

--Disculpe- pregunto a la camarera que paso a su lado- ¿ Donde esta Buarte?

--Es el pueblo de al lado- respondió la joven de cabello castaño con una gran sonrisa y siguió la mirada de la joven- ¿Es por el concurso?

--Si.

--El cartel lleva mucho tiempo ya colgado, creo que ya paso el limite de inscripción o ya incluso del concurso en general.

Akua se levanto y se acerco aun mas al tablón, leyó las fecha limite de inscripción y camino de vuelta a su ordenador par ver el día en el que se encontraba.

--Se cierra hoy- dijo en voz alta mas para si, pero la chica la oyó.

--Se hace vía online- le indico.

--El wifi de aquí no va-se se quejo Akua viendo pasar una nueva oportunidad.

Tenia el cuadro en su poder, mientras hacia las maletas no solo escondió su portátil, si no también los retratos en los que estaba trabajando. Amaba dibujar y aunque no supo donde iba a ir, creyó necesitar tener la posibilidad de seguir dibujando. Además, sabiendo el odio que su padre sentía por su abuelo, temió que este destrozara el cuadro cuando ella no estuviera y ahora se alegraba de tenerlo cerca.

--Hay un numero de teléfono. ¿Porque no llamas y preguntas sin hay otra alternativa?

--Este... yo- recordó que no tenia móvil y se sonrojo.

--Hay un teléfono al lado del servicio por si lo necesitas. Y en la tienda a dos manzanas venden teléfonos a buen precio- informó la joven.

--Señorita, la inscripción se cierra hoy y además se debió de enviar el cuadro participante.

--¿No hay mas posibilidades? Me acabo de enterrar y el wifi no va aquí así que no se que hacer.

--Como comprenderá no es asunto mío.

--Lo se. Yo.... lo siento- se disculpo.

Oyó un suspiro tras el teléfono.

--Dígame su nombre, fecha de nacimiento y el numero de la tarjeta.

--¿De verdad?

--Le haré la inscripción pero debe hacer llegar el cuadro como mucho mañana por la tarde para poder participar y luego ya vemos lo demás.

--No sabe cuanto se lo agradezco.

--No las des aun.

Akua no creía haber tenido tanta suerte y dio todo lo que le pidieron.

--¿Supongo que tiene el cuadro terminado?

--Siiii, casi esta.

--Muy bien , pues solo queda traerlo.

--Muchas gracias, mañana mismo lo tendrá allí.

--Por favor no espere al ultimo momento.

--No lo haré, gracias de nuevo.

--No las des.

Cerro el portátil, pago el cafe que ya estaba frío y salió corriendo al exterior.

Primero paso por la tienda recomendada y con mucho dolor compro un pequeño teléfono táctil de segunda manos y una tarjeta de prepago la cual también recargo. De vuelta a casa, mientras iba en en autobús que la dejaba realmente cerca de su nueva casa, lo activo y lo puso en funcionamiento.

Por un momento suspiro dándose cuenta que no servia de nada, no tenia numero de nadie y menos de su familia. Solo se sabia de memoria el de su madre y padre, el resto, como cualquier persona de hoy en día, lo llevan en la agenda de su antiguo y destruido móvil.  Pero pensó aue iba a ser necesario en cualquier momento. Cuando llego a casa, saludo a su abuelo y corrió por las escaleras hasta su cuarto.

Horas mas tarde, bajo a hacer algo de comer realmente rápido, se lo dejo a su abuelo al lado del sillón en el que estaba sentado y de nuevo desapareció en su cuarto. Su comida se enfrió mientras se dedicaba a pintar y a terminar el cuadro, las horas fueron pasando entre trazos de lápiz y música de su portátil, donde almacenaba una gran cantidad de canciones, no dejaba de sonar. Akua canto a todo pulmón cuando sonó Indomable * sin soltar el lápiz.

Indomable...
Sé que a veces es difícil hasta respirar
que siempre ganan los que saben esperar
ya no recuerdo cuantas noches me caí por querer volar
sé que aunque me obliguen yo me niego a ser igual
sé que mis ruinas hoy se pueden levantar
que aunque se rompan mis zapatos tengo más
no voy a llorar
cada vez que despierto me acuerdo de ti
y le grito al silencio que mira sin miedo y me juzga
Indomable, imparable
me salve de ti ya no es tarde
y aquí
al fin hoy de nuevo soy dueña de mi
Indomable
Imparable
Indomable uuhh
aahh
y ahora ves, he construido una armadura tras mi piel
hoy he borrado tus mensajes de una vez
aunque tú pienses que soy rara mirame
dime quien es quien
cada vez que me duermo me olvido de mi
"



Green_tango

Editado: 30.04.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar