El alma de las palabras

7

Sus labios sabían a menta,
sus besos eran largos e intensos.
Me gustaba sonreirle después de cada beso.
Y él me sonreía.


Las cosas iban bien,
todo era perfecto.
Hasta aquella noche en el bar.
Me dijiste que saldrías con amigos,
te dije que yo igual.


Fui a un bar con mis amigas,
tú estabas ahí,
con tus amigos
y rodeado de chicas.


No quise acercarme.
Y entonces agarraste a una de ellas por la cintura.
A mi nunca me agarraba de la cintura.


Y la besaste.
A mí me besabas.
Y ella te besó.


Y tus amigos reían.
Los míos querían golpearte,
yo solo me quedé a unos metros observandote.


Entonces te separase de ella tambaleandote,
estabas ebrio.


Y reías.
Fue cuando levantaste la vista.
Me viste.
Yo estaba allí, a tan sólo unos pasos.
Intentaste ir hacia mi.


Pero ella te besó,
y le seguiste el beso.
Mis amigos me obligaron a salir de ahí.

 



ChicaD

Editado: 31.07.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar