El Bosque de los Néegar

Entre el Metal y el Rayo

Las sombras a su alrededor se movían de un lado a otro. Sus manos sostenían el cuerpo de Ignis con fuerza por el cuello mientras que las de él lo sostenían del rostro y del hombro.

Un golpe en su abdomen lo arrojó hacia abajo. Transformándose en su elemento Dúnkan regresó al combate rápidamente. Una patada a su cabeza que logró esquivar. Un puñetazo a sus costillas que pudo bloquear. Todos los ataques iban y venían con rapidez entre los dos hermanos.

Dúnkan lanzó un golpe mientras gritaba, Ignis lo detuvo con su mano y Dúnkan giró lazando una patada a la cara de Ignis que este no pudo esquivar. Sin perder tiempo lanzó otro ataque del cual salió un rayo color rojo. El cielo estalló en un potente trueno que relampagueó por sobre de este.

 El cielo estalló en un potente trueno que relampagueó por sobre de este

—¡¡Dúnkan!! —gritó a viva voz Diana sin contener las lágrimas. Erza se acercó a ella y la abrazó—. ¡Basta Diana! ¡Ya no esta! —dijo intentando consolarla. El cielo rugió y se ilumino sobre varias nubes que indicaban una tormenta—. Vasha. Preparen a todos y que los no combatientes busquen un lugar seguro hacia el este. —ordenó sin dejar de ver el cielo.

—Esta batalla apenas comienza. —dijo sin inmutarse. Varios elfos se quedaron mientras que Muúrem por su parte se alejaba con varios guardias de elite acompañándolo. Erza abrazó a su hija y le limpió las lágrimas.

—Diana, lamento tener que decírtelo así pero tenemos que prepararnos para combatir. —le dijo mientras la tomaba de los hombros—. Por favor escúchame tenemos que ir a ayudar a los demás. —Diana seguía sollozando y se apartó de ella. Se limpió el rostro con ambas manos e inhaló profundo.

Apretó sus manos en un puño hasta que sus nudillos se tornaron blancos—. Bien... —dijo mientras asentía con la cabeza.

Un golpe en la cara lo empujó lejos de él

Un golpe en la cara lo empujó lejos de él. Dúnkan juntó sus manos y de estas salió disparado un rayo azul que surcó el espacio oscuro que los rodeaba. Una silueta se interpuso en el ataque recibiendo totalmente el rayo. Ignis rugió y se abalanzó sobre Dúnkan, quien invocó su nueva espada y lo atacó deliberadamente.

Con cada ataque la oscuridad se iluminaba y dejaba ver a decenas de cientos de psychros a su alrededor.

—¿En verdad crees que podrás detener esto? ¡¡Somos fuerzas del equilibrio luchando en una interminable batalla por el poder del orden y caos Dúnkan!! —exclamó Ignis mientras los golpes chocaban unos con otros y se miraban fijamente.

Dúnkan lo empujó y con su estoque le provocó una cortada en la mejilla y con su espada dentada la enterró en su hombro y lo atrajo.

Entre gritos y maldiciones los hermanos combatían a muerte. Ignis lo tomó del cuello y convirtiendo su puño en una bola de metal lo golpeó en la cara. Dúnkan lanzó un rayo color rojo para separarse pero su hermano le rompió la muñeca y tomándolo de la cara lo arrojó hacia abajo.

De su mano salió una esfera color morada que luego le lanzó a gran velocidad y al impactarlo esta explotó enviando a Dúnkan aún más abajo en la oscuridad.

Convertido en una sombra deforme Ignis voló hasta él y lo tacleó. Ambos descendían a alta velocidad. Dúnkan sintió como su espalda chocaba contra una superficie espesa y mientras se hundía en este Ignis lo golpeaba con fuerza.

Dúnkan quiso defenderse pero Ignis se lo impidió dándole un golpe en el abdomen que lo hizo atravesar aquella superficie.

Desde lo alto del cielo un rayo descendió a toda velocidad impactando contra el suelo con gran fuerza haciendo temblar la tierra

Desde lo alto del cielo un rayo descendió a toda velocidad impactando contra el suelo con gran fuerza haciendo temblar la tierra. Siguiéndolo bajaban decenas de psychros dispuestos a matar a toda vida a su paso.

Los elfos corrían por todos lados en grupos mientras que otros se agrupaban y tomaban lanzas y arcos, espadas y escudos listos para luchar con su vida.



Didator

#9006 en Fantasía
#4055 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: elfos, monstruos, accion

Editado: 21.03.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar