El cumpleaños del diablo

El cumpleaños del diablo

La noche invadió completamente el Valle de Laviath, el frio cada vez se intensificaba hasta el punto de imaginarse a la mismísima muerte rondar los pasajes de aquel lugar, la luna….la luna estaba tan llena que irradiaba una luz fuerte difuminando la sombra de los arboles como seres espantosos que frecuentemente eran mencionados por los transeúntes de aquel lugar, parecía una noche atemorizante extraída de una historia de terror…pero, ahí estaba, caminando como un muerto a pasos lentos y cortos, con la cabeza hacia el suelo, todo su cabello revuelto, y manchas de sangre en sus manos…..iba caminando Sergio, un hombre de aproximadamente 40 años apodado el “loco de los senderos”, que al parecer había tenido alguna riña con los compadres de la taberna del pueblo, ¿por eso las manchas de sangre?; sin embargo él no recordaba dicho suceso….mientras caminaba cabizbajo iba pronunciando algunas palabras, una canción…llegando al susurro:

La luna llena, el frio y la noche juntas tienen un significado...que tratas…que tramas querida Lilith…pronuncias cosas que no entiendo, pero tengo el presentimiento de que todos hemos olvidado algo hoy…no estoy loco, borracho quizás pero nunca loco,  
Exclamó Sergio alzando su mirada y sus ojos tomando la misma forma de la luna llena, era evidenciable en su rostro la frustración, las huellas que la vida le había dejado. Continuando su camino, temblaba de frio mientras la luna lo observaba y lo seguía constantemente y entonces habló: 
hayyy…Ruquita porque me dejaste solo en esta vida…necesito tu compañía, te necesito completita, no sabes el dolor que me dejaste aquí dentro de mi corazón…duele mucho duele…prefiero mil veces los golpes del hombre…que el golpe de no tenerte conmigo mijita* 
y comenzó a cantar: 
Coooomo ayerrr, te busqueeee en el doble techooo de mi corazón y halleeee nostalgia de tiii soledad, comencé aaa llorar estos versooosss bañados en canción, quiero volver a dormir, con tu oolooorrrrr…desahucie tus besos…. 

¿¡Podrías no hacer demasiado ruido caballero de la noche!? Exclamó una personita  
Sergio lanzó un grito como si viera un fantasma, con una expresión de sorpresa el hombre observaba a una personita, de baja estatura con barba pronunciada, ojos negros…negros como la noche y vistiendo una túnica negra, este veía con atención hacia una dirección donde la obscuridad dominaba, Sergio tenia curiosidad entonces con miedo comenzó a ver lo que aquella personita observaba, poco a poco se empezaba a aclarar el sendero, lo que estaba allí era espantoso. 
Esss…..esss…eso esss……asqueroso dijo Sergio 
Entonces empezó a vomitar, lo que estaban viendo eran dos masas de carne sin forma conocida, que, estaban…estaban apareándose, incluso se podía escuchar unos débiles gemidos que provenían de ese conjunto de carne. El rostro de Sergio era más que suficiente para comprender su trauma. 
Tiene razón señor, esto es verdaderamente extraño y asqueroso…disculpe mi falta de modales, mi nombre es France; buenas noches. 
El saludo fue lo de menos adecuado en ese momento para Sergio que vomitaba sin parar, el olor que desprendía esa desagradable, como si fuera carne putrefacta y azufre proveniente directamente desde el infierno. 
Son GAGONES*,  
dijo France-  
son representaciones de personas que viven en pecado, por ello tienen esa forma extraña y ese olor tan desagradable, pero………es raro que aparezca este tipo de criatura en esta época del año…especialmente en diciembre. 
GAGONES??...dijo Sergio mientras fluidos salían de su larga nariz. 
Tenemos que hacer algo…dijo Fance, tome ese puntiagudo palo y clávelo en ellos. 
¿¿Porque yo?? Exclamo Sergio….. 
Porque no tengo la estatura como para apuñar dicho palo y clavárselo…entiende 
Entonces, Sergio tomó dicho palo y con asco clavo reiteradamente la masa de carne que comenzó a expulsar fluidos repulsivos y soltaba sonidos de dolor. De repente la masa de carne dejo de moverse, luego se desprendieron ambas partes viéndose una abertura muy grande en una de esas criaturas, entonces, algo verdaderamente pequeño salió de allí. Era una niña, que estaba cubierta por un manto de fluidos verdosos, negros, olor a ajo. 
¡¡¡¿¿¿Lilith…???!!! Exclamó Sergio, entonces apresuradamente se acercó a la pequeña; sin razón alguna…simplemente reaccionó a ello. Sin embargo algo lo detuvo…era France que movió su cabeza con un ¡no!.... 
¿¿Lilith???.....eso es una criatura que ha salido del pecado, usted no puede tocarlo, eso pertenece a la cuenca del infierno, solo aquel que ha visto la muerte o vivido en contra de los mandatos de Dios puede agarrar eso……si no es asi, entonces la persona pura será desmembrada y servirá como esclavo para el señor de las tinieblas. 
¿¿Entonces qué hacemos???... 
France se dirigió a la criatura y la recogió en brazos, luego empezó a caminar seguido por Sergio, la noche parecía larga y ninguno de ellos se detuvo a mirar atrás para comprobar si, alguno de los GAGONES los seguía. Entonces a lo lejos se veía una gran casa, con farolas que iluminaban por completo el lugar, era tan brillante que hasta la luz de la luna se intimidaba. 
La dejaremos aquí- dijo France……ellos se encargarán de purgar a este ser. 
TOC! TOC! TOC! 
La puerta se abrió y se escuchó una voz que dijo: pasen...pasen sean bienvenidos a la humilde casa de Madame Sarath, la puerta fue abierta por un pasador que poseía una larga túnica. 
Si esto es humilde…me declaro indigente (pensó Sergio) 
France y Sergio se sentaron….este último se encontraba nervioso por el aspecto malicioso de la persona que los recibió, pues en su mano tenia como tatuaje a un macho cabrio. 
¿¿¿Quién es Madame Sarath y ese sujeto de antes???......pregunto Sergio a French 
Ellos son unos chamanes, que exorcizan a persona u objetos de aspecto maldito…esta niña es hija de GAGONES por tanto es necesario que su alma vaya a los cielos…aunque con esta noche tan lúgubre…será difícil…la luna no pone de su parte y el viento sopla a favor del valle.  
¿Y eso que significa? Pregunto Sergio 
Pues…es una noche favorita para los demonios y criaturas que espantan…un momento donde las puertas del mal están más abiertas que cualquier periodo del año. Dejaremos a la niña en este lugar…creo que nosotros debemos regresar a casa…ellos se encargaran señor Sergio. 
De repente sale el pasador acompañado de una señora anciana cuyos ojos desaparecían en sus parpados, France y Sergio la observaban detenidamente hasta llegar a un solo punto, sus senos, Sarath a pesar de ser vieja e indeseable tenía unos senos firmes que no iba acorde a su rostro, piernas o brazos, Sergio creía que allí se encontraba la fuente de su poder espiritista, trato de evitar ver aquel atributo sin embargo…no podía hacerlo incluso llego a tener algunos pensamientos lascivos y de repente la anciana abre su boca. 
Tenía unos dientes amarillentos, estaba masticando algo, algo que salió de su boca con mucha saliva y lo puso en dos tazas pequeñas…era asqueroso, ella alzo su rostro casi sin ojos y entregó los dos zumos a France y Sergio, France bebió sin detenerse, sin mostrar asco, simplemente bebió. Sergio sentía asco, además de tensión pues tanto France como el pasador y la anciana parecían obligarlos con la mirada, finalmente Sergio bebe dicho zumo…que sabía…sabia a caramelo. 
Me parece que lo está disfrutando…. dijo una voz un tanto apagada, temblorosa…siiii, parece que le gusta la raíz del sauce con orine de chiva y saliva de anciana ji ji ji ji….reía la anciana. 
Pero, ya es tarde creo que deberían irse…yo me encargare del resto…una cría de GAGONES es difícil de purgar…más ahora que la fiestas paganas han comenzado…..esta noche es hermosa para los demonios y difícil para los ángeles. 
Tenemos que irnos exclamó France, empujando hasta la salida a Sergio, este último alcanzó a ver como la anciana se levantaba rápidamente de su asiento y recoger a la cría de GAGONES que se encontraba en la silla de madera……además pudo ver la sonrisa macabra que la vieja proyectaba en su arrugado rostro…escuchando una palabra proveniente de ella……. “será un festival” y se cerró la puerta. 
France y Sergio caminaron por la misma dirección donde habían llegado, Sergio notaba la tranquilidad en la actitud de France, al parecer no le preocupaba la situación y el hecho de haber sido testigos del nacimiento de una criatura del pecado. Mientras se acercaban al reposo de los fallecidos GAGONES, Sergio alcanzó a oír la voz baja, casi un susurro proveniente de France. 
Hoy es un día especial para el mal…por ello, el viento, la luna se comportan extraños están coordinados muy bien…antes con un aquelarre o festival de ofrenda bastaba no era necesario tanta maldición...al menos en su cumple…ÉL aparecía…. 
¿Quién aparecía? Preguntó Sergio 
Hee???..Usted….usteddd…sigue aquí???...nada…nadie pronunció France, solo es un pasaje que antes la gente solía hacer para…hee..para los muertos 
Sergio, no pareció creerle la frase de French 
Bueno…aquí nos separamos dijo French, ya todo acabo, regresa al pueblo y todo esto fue la imaginación de tu borracha mente….me escucho señor Sergio??? 
Y entonces saca un polvo negro de su bolsillo y lo arroja al rostro de Sergio, este cae desmayado al instante. 
Un tiempo después Sergio despierta, algo aturdido pero lo suficientemente estable para permanecer estable…cuando alza su mirada…observa a una pareja…una pareja ensangrentada. En el mismo lugar donde los GAGONES…el rostro de Sergio era indescriptible…lucía una combinación entre sorpresa…miedo…aberración…asco, entre otras cosas. Podía ver como la mujer estaba aún revolviéndose de dolor…tenía su abdomen totalmente abierto. Y el hombre tenía su espalda destrozada…una escena sacada de una película sangrienta, era visible los intestinos de la pobre chica, sus órganos, la sangre aun salía de su maltrecho cuerpo, a pesar de la expresión multifacética de Sergio, entre todas esas impresiones...una sonrisa empezó a salir…una sonrisa que se hacía más grande…más mas grande mientras la vida de la pobre chica se apagaba. 
Cuando estuvo a punto de soltar una carcajada, Sergio reacciona y dice: 
…..Si los GAGONES eran humanos eso….eso… significa que..la pequeña criatura…  
Los ojos de Sergio se abrieron completamente, incluso tomaron una forma más grande que una luna llena, parecía que saldrían de su rostro, entonces empezó a correr desesperadamente…hacia la casa de Madame Sarath, no importaba si caía, se volvía a levantar, se lastimaba, se golpeaba incluso volvió a vomitar, ya sea por los efectos aún de su borrachera o por el asco de haber sido participe de un acto tan inhumano como asesinar a una pareja y…entregar a una pobre criatura a una bruja. 
Después de un tiempo, llega a casa de Madame Sarath pero esta vez lucia diferente, aquella luz que hace pocas horas irradiaba todo el sendero no existía, solo la luna iluminaba aquel espacio, Sergio se acercó hacia la puerta……esta se encontraba abierta, raro pero cierto. Al igual que un ladrón entró si hacer mucho ruido, pero la casa no parecía como antes, allí no existía ninguna silla, mueble, cuadro, que sea de la anterior casa, Sergio estaba asustado, pero algo dentro de él, le decía que tenía que seguir, ¿Seria curiosidad?, ¿impulso?, ¿una tontería? Ni él mismo sabía que era. 
La casa estaba completamente sola, sin luces sin un alma que espantara, todo era raro, incluso Sergio comenzó a pensar que todo fue producto de su imaginación y que aquella pareja simplemente fue atacada por un animal salvaje, por tanto tomo la decisión de salir de dicho lugar….cuando estuvo a punto de salir, escuchó un crujido, miro hacia abajo y pudo ver la taza donde había bebido el zumo. Nuevamente la tensión subió a su cabeza al igual que las preguntas, parecía volverse loco, de repente escuchó unos tambores sonar…algo raro a esas horas de la noche casi madrugada…entonces se dirigió hacia el sonido de la música, cada vez que caminaba a dicha dirección, el sonido se intensificaba, esta provenía fuera de la casa…dentro de una cueva.  
Sergio era consciente del peligro que podía haber; sin embargo, se alzó los pantalones casi hasta el pecho y se atrevió a entrar…una vez allí siguió un estrecho camino que daba lugar a un enorme espacio…que tenía como centro una roca en forma de pentagrama, Sergio se ocultó entre unas grandes piedras y pudo observar lo que pasaba. Vio como un grupo de personas desnudas, empezaron a rodear dicho pentagrama, mientras el tambor sonaba ellos cantaban, entonces se percató de dos sujetos. 
Ese es….ess…el pasador..peroo, Dios mio…..que es esto tiene, tiene piernas de carnero, tieneee…..pezuñas, esto es es…un ¿sacrificio?.hee…allí esta la niña la sujeta…..mmm…Madam Sarath. 
Tras ver al semicarnero, Sarath se saca su velo y alza su mirada…esta vez sí tenía ojos, pero rápidamente salieron de su lugar siendo reemplazados por dos grandes lenguas que comenzaron a desprender el vestido de la anciana…cada parte que se desnudaba era impresionante…en lugar de brazos normales tenia extremidades de iguana, y los pronunciados senos que anteriormente poseía fueron reemplazados por dos grandes sanguijuelas, y sus piernas al igual que el pasadero, era de carnero. Todo era sorprendente, a la misma vez desagradable, entonces Sarath toma a la pequeña y antes de que Sergio haga algo, saca una daga con símbolos extraños y clava en el cuerpecito de la inocente niña, y abriéndola por la mitad. 
Queee..es esto por Dios, dime que no es verdad exclamaba asqueado Sergio, ¿¿porque esto me pasa a mi??, ella esta repartiendo los órganos de la niña a esas personas….ooo Dios mio se están comiendo la parte de la niña…estannn…bebiendo su sangre…y siguen cantando, acaso esto es…el aquelarre que escuche de ese hijo de….France??.....creo que avisare a las demás personas sobre esto. 
Sergio estaba decidido a salir de ese lugar, pero sus piernas no se movían, parecía que deseaba inconscientemente quedarse allí observando toda esa obscenidad, incluso llego a sentirse excitado al ver como los miembros de ese grupo anormal de personas empezaba a tener relaciones sexuales…pero necesitaba salir de ese lugar por ello, caminó despacio, cuidadosa y temblorosamente hacia la salida de cueva, cuando estaba a punto de salir algo lo obstruyó. 
Inmediatamente fue empujado y todas las personas que participaban en dicha ceremonia quedaron en silencio, Sergio alza su mirada y observa como todos ellos tiene unos ojos obscuros, una sonrisa muy grande, Sarath repentinamente tenía una hermosa piel, unos pronunciados senos, unas caderas grandes, un rostro perfecto y unos bellos ojos, Sergio quedo perplejo, dijo 
¡¡¡Lilith!!!......eres tú?? 
Inconscientemente se acerca hacia ella y comienza a besarla con tanta lujuria que el ambiente se estremecía, todas aquellas personas observaban fijamente la lúgubre escena, como Sergio mantenía un acto impuro…entonces Sergio mira su sombra y se da cuenta de que posee una cabellera larga, mira sus brazos que rodean el cuerpo de Sarath, quiero decir Lilith, estos tenían un color cenizo, y tenía un cuerpo joven, esbelto y perfecto…por consiguiente vuelve a besarla hasta el punto de comenzar a arrancarle parte de los labios, esta gemía de placer….Sergio..de reojo observa, a la persona que lo había empujado, era una personita…que con una sonrisa de malicia abre su boca para exclamar: 
FELIZ CUMPLEAÑOS SEÑOR……… 

ACdCs 
Adolf Cádiz del Castilla 

 



Adolf Cádiz

#1207 en Paranormal
#324 en Mística
#5415 en Thriller
#3054 en Misterio

En el texto hay: magia, suspenso, misterio demonios y siniestra locura

Editado: 19.03.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar