El Día Que Le Conocí

Capítulo 1: La Aburrida Vida Dé Padme

—¡Padme! ¡Despierta! ¡Babosa! —algo frió desliso por toda mi cara, casi haciendo que me ahogué. 

—¿¡Por qué intentas matarme!? —mi gato 'Miau' sí, se llama Miau. Se fue. 

—¡Tú llegás tardé! ¡Y yo también! —me limpié la cara con mi almohada seca y agarré mi celular de la mesita de noche. 

—No es tarde... ¡Es super tardé! —la señora Cloeh va matarme. Ella siempre a sido buena conmigo, hasta deja que terminé de trabajar a las 7, para ir a mí universidad. Sólo que ahora esta de un humor de perros, por la llegada de su hijo, y no es que no lo quiera, es que su novia llegará una semana después que él. Su novia secreta; cabe resaltar. 

—¡Pero muevete! —me levante de un saltó olvidando que estaba mojada. Resbale, caí y me lastimé. 

—¿Estas bien? —mire a Rachel sin creer su pregunta. 

—¡Perfectamente! Solo me caí, y me lastimé —murmure sarcástica. Se encogió de hombros y salio de la habitación, no quise mirar la hora de nuevo, por miedo a que me de un ataqué. Corri a mi baño, me duche... O medio me duche... Me lave los dientes, y me cambié. Nisiquiera me peine, acomode mi cabello en un moño desarreglado. Mi cabello es muy largo y liso, soy pelirroja como mi madre. 

—¡Ray! ¡Ya me voy! —ella tiene la suerte de entrar a su trabajó a las siete, pero ella tarda horas en cambiarse. Yo por otro lado, entro a las seis; y ya voy muy tardé. ¡Tengo qué preparar el desayuno!, y los martes desayunan algo especifico. Tienen un horario de comidas para cada día. Y esos desayunos tienes que estar preparados a su manera. Todos en esa casa son muy perfeccionistas, hasta Thomas, su hijo menor. No puedo tomar un taxi por que me gastaría mucho y no ahi autobuses ahora. ¿Y si voy corriendo hasta encontrar uno? Es mejor que quedarme parada como tonta. 

                               •••

—¡Rayos! —tengo diez minutos para hacer todo, empeze a fritar los huevos mientras sacaba los platós y los acomode en la mesa, toda su vajilla es fina y cara. Le di la vuelta a los huesos mientras preparaba las tostadas. Saque los múltiples cubiertos para el desayuno, que antes creia que eran de adorno, ahora se mas de esas cosas gracias a la señora Cloeh. Puse los vasos en la mesa y los llene de jugo, prepare el café del señor Damon, servi los huesos fritos, y luego prepare mas. Puse los dos huevos fritos y las totadas untadaS de mantequilla en la mesa casi casi por morir. ¿Soy yo? ¿O aquí hace falta aire? Escuche puertas abrirse y me apure aun mas. Mi corazon casi se sale cuando terminé de servir todo justo cuando la imponente figura del señor Damon aparecio, con su traje impecable. Normalmente es un tipo serió, pero es amable como su esposa. 

—Buenos días Padme —le servi el café en su tasa esperando que no note mi estado agonisante. 

—Buenos días señor —respire profundamente antes de hablar. 

—Gracias —asenti y fui sirviendo el té de la señora Cloeh. Apareció con un vestido hermoso negro, quebresalta su figura, una cola alta y unos tacones hermosos. Apesar de ya no ser tan joven, la señora se ve realmente joven y bella. 

—Buenos días cielo —se besaron, cosa que evite ver. 

—Buenos días Padme —me sonrió amablemente. 

—Buenos días señora —le devolvi el gesto y me quede ahí. 

—Cielo, Kayler regresa antes —al fin conocere al famoso Kayler, eh escuchado muchas cosas de el, ninguna buena, para nada. 

—¿Por que? —parece que Kayler y su padre estan un... Problema. 

—No tiene que haber un por que, esta tan bien es su casa, y quiero que te comportes —nunca conoci a Kayler h solo eh visto unas fotos de el con su familia, desde la primera foto supe por que lo llamaban mujeriego. Ademas en muchas revistas aparece el hijo prodigo, que sigue los pasos de su padre para heredar el imperio Evans. Ademas de ser un exito con las chicas, segun las resvistas, su nueva novia es la hija de un importante empresario, una chica perfecta en todos los sentidos. No podria juzgarlo por lo que dicen los demas, pero basta ver sus fotos y sus expresiones para que me de una idea; y por como su padre habla de el... No parece ser lo que dice la prensa, pero no lo se, y nisiquiera se por que pienso en el. El va estar en su casa, y yo solo voy a ser una empleada mas. Una "afortunada" empleada segun Rachel, su amor platónico curiosamente es Kayler Evans. Esta bien que el tipo es guapo, tiene lo suyo, pero no me gusta ese tipo de chicos, y no hablo en sentido amoroso, hablo en el sentido de amistad, o bueno si, relaciones asi. 

—¡Buenos días! —Tom apareció sonriente y saludo a sus padres alegre, me encanta este niño. 

—¡Hola Pad! —le sonrei cuando se acerco a mi. 

—Buen día pequeño. 

—Ven cariño, vamos a desayunar. ¿Estas emocionado por ls llegada de tu hermano? 

—Si... —me a comentado que no conoce bien a su hermano, no tienen buena comunicación. 



Carolina

#23171 en Novela romántica
#15245 en Otros
#2255 en Humor

En el texto hay: parejas, celos y amor, rivalidad

Editado: 14.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar