El diario de una asesina serial

Capitulo XXX

uerido diario: Ayer cuando estaba al frente de una gran puerta de madera que es la que conducía al sótano, me pude fijar que había un gran candado que prohibía el paso. Un poco molesta fui en busca de la llave, busqué por todos lados, la cocina, cada una de las habitaciones (Menos en la de mi madre, ya que está con llave) esta casa es gigante, y en ninguna de las partes que busqué lo encontré.

Ya rendida de buscar fui y me senté dándole la espalda a la puerta, y molesta de no haber conseguido nada. Le di una gran patada al suelo, cuando de repente escucho algo hueco y a la vez de metal, me pongo de rodillas para ver que hay en el suelo. Está una simple baldosa pero que tiene un pequeño huequito en una de sus esquinas, y con algo de intriga metí mi dedo y hale la baldosa. Mi sorpresa fue grande cuando la baldosa quedó en mi mano y en su lugar quedó un cofre de metal, el cual agarré con mis manos y abrí su tapa. Dentro de este se encontraba una llave pesada y algo vieja de color dorada.

Rápidamente la tomé sobre mis manos y lo intenté introducir en el candado el cual hizo un crujido, lo que significaba que ya estaba abierto. En un hábil movimiento en el que empujé la puerta y me hice paso, pude ver claramente una habitación muy grande, donde habían muchas cajas, muebles con sábanas blancas cubriéndoles y un gran piano de cola, con un hermoso color blanco.

Lo primero que hice fue acercarme al majestuoso piano, que aunque estuviera lleno de una fina capa de polvo, no perdía su esencia. Le pase unos de mis dedos llevando conmigo un poco de polvo y dejando a la vista una letra que estaba tallada sobre el piano. La observé un momento y la letra era una M, volví a pasar esta vez mi mano completa y pude ver las mismas iniciales que hay en mi tijera MVVM.

Esto es un poco raro, pero como había dicho. Esta casa esconde secretos muy oscuros, y yo pienso encontrarlos.

Cuando pensaba seguir investigando más, escuché la puerta de la casa abrirse y a mi mami llamando por mi nombre.

Rápidamente cerré la puerta, puse su candado y guarde la llave en el mismo sitio, y me dispuse a subir. Saludando a mí mami con un gran abrazo y a Christopher con una gran sonrisa, que desapareció al ver con claridad su labio partido y con un poco de sangre seca. Al ver que yo me había percatado, subió rápido a su habitación y se encerró.

Confundida le pregunté a mi mami que tenía Chris y me respondió que no sabía y dejándome con la palabra en la boca, se fue.

Algo raro está pasando, tanto con ellos, como con esta casa. Espero no tener que torturar para saber que sucede...

Hoy me toca averiguar más ese sótano y ver los secretos que esconde.

Hasta mañana querido diario.



Gene_2424

Editado: 18.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar