El Espíritu Guerrero

Capítulo 20: El Gran Peleador.

Y ahí estaba yo, con la espalda contra la pared. Viendo a mi enemigo acercarse. Soy yo, Louis Parker, Karateka y peleador del submundo. Estoy en lo que creo es la pelea mas difícil de toda mi vida. Al menos en ese momento lo fue y estoy peleando contra un enemigo grande y fuerte que no quiere rendirse, es un Judoka llamado Gill Damond, que pese a su resistencia y fuerza, fue apodado "Tesso", un Yokai de la mitología japonesa que significa "Rata de Hierro". Llevábamos peleando media hora ya, sin descansar. No había rounds, y estábamos agotados. Ninguno de los dos quería rendirse y ambos deseábamos ganar a toda costa.

-¡Rindete Byakko! No puedes vencerme. –decía Tesso.

-Si es así, entonces ¿Por qué no me has vencido aún? –le respondí.

-Eres my persistente. Te admiro por eso. Había oído hablar de ti. Pero eso no significa que vayas a vencerme.

-Callate y pelea, rata. Mi venganza aún no se concreta.

-Eres fastidioso. Acabemos con esto.

Cuando intento acercarse a mi, me aleje de sus manos. Entonces empecé a atacar sus rodillas con patadas bajas. Intentaba que perdiera el equilibrio.

-¿Ahora que pretendes? ¿Derribarme? Eso no será muy sencillo.

-¡Nidan Tobi Geri! –le di con la primera patada, pero a la segunda...

-¡Kibisu Gaeshi! –sujetó mi pierna y me haló abriéndome en el piso. Luego con sus manos me golpeo en la cara y me hizo caer.

-¡Gah! –rodé hacia atrás. –Venga ya... no se que hacer contigo...

-¡Muchos lo han dicho! Jajajaja

En realidad, no sabía que hacer contra el. Era muy resistente.

-¡Morote Gari! –corrió hacia mi y se aferró a mi pierna derecha. Me hizo caer luego de eso y entonces empezó a hacer una llave de luxación para romper mi pierna.

-¡Dah! ¡No lo conseguirás! –empecé a patearlo con mi pierna izquierda en la cara para que me soltara. En cuanto lo hizo, me levanté. -¡Ura Mawashi Geri! –despues de las dos patadas sucesivas le ataque al pecho. -¡Raijin Tzuki!

No importaba cuantos golpes le diera, el parecía que aunque le dolían, no le afectaban. Podía ver el dolor en su rostro pero tenía una resistencia increíble.

Me tomó por la nuca y me dio una palmada en la cara. Luego me dio una en el estómago y luego otra en la cara para derribarme. Me levanté con dificultad y me puse en guardia. Cuando pretendió acercarse de nuevo a mi, esperé a que intentara agarrarme. En cuanto lo hizo, me safé para dejarlo sin defensa y ataqué:

-¡Sanbon Teisho! –le di mis tres golpeos en su abdomen. -¡Yodan Teisho! –y ese último fue para noquearlo. Le di a la cara, pero no logré que cayera. -¡Ah! ¿De que estas hecho?

-¡De hierro! ¡Tsurikomi Goshi! –se volteó y se agachó y agarrándome por mi Karate Gi y mi brazo, me lanzó con todo hacia la pared. Fue un gran impacto. Me dolía demasiado la cabeza. Estaba mareado... ya no aguantaba. –Estas acabado contra mí. Ya ríndete.

-¡Debo vengar a Martin! –me levanté. Me puse en guardia.

Estaba esperando su siguiente movimiento. Pero el estaba quieto sin hacer nada. Entonces ataque con mis puños. El buscaba la forma defenderse pero le acerté unos cuantos. Entonces pateé su cara con mi combinación Mawashi Ushiro Geri.

-¡Duah! ¡Dah! –logré conmocionarlo por un instante. -¡Hyaa! –intentó agarrarme.

-¡Oh! ¡Yamatzuki! –no pudo hacerlo. Le ataqué con Yamatzuki.

-¡Vamos Byakko! ¡Acábalo! ¡Tú puedes! ¡Eres el mejor! –así gritaban para animarme... mis amigos.

Pero cuando pensé que tenia el control, me atrapó de nuevo.

-¡O Guruma! –me volteó y me hizo caer de espaldas... y no solo eso, el cayó conmigo y cayó sobre mi.

-¡Gaaaaah! ¡Quitate de encima! ¡Eres pesado! ¡En varios sentidos! –se levantó y me piso el estomago con su pie. -¡Uoooh! ¡Daah!

-¡Oh no! ¡Esta aplastando a Lou! –gritaba Janet.

-¡Sal de eso! ¡Cuidado con las costillas! –decía Robert.

Con todas mis fuerzas agarré su pie con mis manos y traté de levantarlo. Pero pesaba demasiado. Entonces le di un gran puñetazo en la rótula.

-¡Aaaaaah! ¡Mi pierna! –se la lesioné. Pero no la rompí.

Se quitó de encima. Pude levantarme. Gracias a mi ataque, ahora lo tenía cojeando. Su velocidad sería reducida.

-¡Ahora! ¡Combo Mortal! –con mi tres ataques, lo lastimé. La cereza del pastel fue una Mae Tobi Geri que impacté en su pecho. Cayó sentado y empezó a arrastrarse hacia atrás para alejarse de mí. -¡Ushiro Tobi Geri! –intenté aplastarle la cabeza contra la pared del pozo, pero el se movió y fallé. Antes de que me agarrara, me moví hacia atrás.



Victor Tablero

#1310 en Otros
#182 en Acción

En el texto hay: artesmarciales, acción , peleas

Editado: 02.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar