El hijo de Hades y Persefone [1.3]

Capítulo 14| Mini adultos

A P O L I Ó N
💀💀💀

Sostengo en mis manos las pequeñas medias de color blanco. Diana me obligo a venir a el centro comercial después de clases dice que necesito comprarle algo a mi hermanito o hermanita. Creo que esta mas emocionada ella con el embarazo de mi madre que yo. Dejo las medias en su lugar para buscar con la mirada a Diana, ella venia hacia mi mirando una prenda en sus manos. Ella me muestra lo que lleva en sus manos y es un bodi de mangas largas de color blanco que con letras doradas pone soy de mi hermanito arqueo una ceja buscando la lógica de que me haya traído eso en particular.

– mira es adorable Apolión debes comprarle esto – ella deja el conjunto sobre su pecho y lo abraza. Eso me hace sonreír quien le diría que no a Diana solo un tonto.

– lo llevaremos – argumente para que lo colocara junto con el biberón y el chupete que reservamos para comprar. Con una sonrisa en sus labios gira sobre sí misma para luego hacer un paso que reconozco de sus clases de danza de niña. Pongo mi mano en su cintura y tomo su otra mano mientras ambos nos movemos al ritmo de una canción que solo existe en nuestras cabezas. La gente nos mira raro, pero a ninguno de los dos nos importa eso, hago que Diana de una vuelta y ella gira hasta que su pecho choca contra el mío. Su mano se acerca a mi capucha y la retira para déjame al expuesto delante de toda esta gente. Acerca sus labios a mi oído y cuando ella me susurra su aliento me da cosquillas en el oído.

– no puedes estar de capucha en la tienda las personas pensaran que eres un ladrón – solté el agarre que tenía sobre su cintura mientras asentía, tome el bodi que me dio Diana y camine a la caja donde ya estaba la vendedora que nos asesoró cuando llegamos. Pague por el bodi y el biberón Diana quiso comprar el chupete y un sonajero que le pareció adorable. Metieron nuestros compras en una bolsa blanca con puntos de colores y con el logo de la tienda en letras de colores Baby Ajo mi deber como hermano mayor comenzó.

Como fuimos en mi moto hasta el centro comercial ambos nos dirigimos al estacionamiento. A Diana le dio flojera caminar por lo cual me ofrecí a llevarla en mi espalda ella acepto con gusto. Esto me recordó a cuando éramos adolescentes y íbamos a las fiestas donde invitaban a Diana y yo iba con ella. Siempre volvíamos caminando y yo la cargaba en mi espada para que ella se durmiera. La única noche que no la lleve a su casa fue por quedarme hablando con Cloe, esa noche Diana casi es atropellada por una moto sin luces que no la vio a ella cuando fue a cruzar. La salvo Eric que tiempo después se volvió su novio, cuando íbamos a las fiestas Diana no era la chica que llevaba cargando en mi espalda, sino que paso a ser Cleo.

– deja de estar pensando en el pasado Apolión – me sorprende que ella pueda estar sabiendo lo que pienso somos mejores amigos, pero tampoco le di indicios de que esté pensando. – soy mitad hechicera puedo leer tu aura – eso es cierto Diana aprendió a leer el aura de las personas cuando tenía ocho años no puede ver el aura de todas las personas solo las que se dejan ver y la mía según Diani no se deja ver mucho por lo general está escondida. Ella beso dejo un sonoro beso en mi cuello antes de que la bajara ya llegamos a la moto listos para irnos. Pero algo llama mi atención tirado en el suelo es como un pergamino atado con una cinta negra. Lo tomo para abrirlo esto no es coincidencia y menos si eres hijo de un dios.

Siete días de intensa búsqueda tendrás príncipe aventurero de piel fría disfruta ahora del rey calavera porque luego ya no estará. Sino consigues todo a tiempo él se perderá y la reina primavera jamás regresará.

Att: las Moiras

Doble la nota guardándola en mis bolsillos al final las visiones que tuvo Diana se cumplirán, pero debo hacer algo no entiendo que quiere decir con siete días de búsqueda.

– hey, ¿estás bien Apolión? – la castaña toma mi brazo para atraer mi atención hacia ella. No puedo preocuparla de lo contrario pondría mal a mi madre y con lo del embarazo no puedo contarle. Besé su frente para que se tranquilizara y luego asentí mi voz se había perdido no podía hablar tan solo necesito volver a la casa a descansar. Nunca pude engañar a Diana y cuando ella me abrazo me lo confirmo.

Se separó un poco tan solo para verme a la cara en su mirada la preocupación era palpable y sin decir nada ella se estiro un poco. Desde lejos se podían ver sus intenciones cosa que me hacía sentir débil por que no pude resistir el impulso de acercar mi rostro al suyo rosando nuestros labios. Escalofríos recorrieron mi cuerpo entero, con tan solo un roce con sus labios mi cuerpo comienza a fallar y la necesidad de más ataca. Termino por besar a Diana el probar su boca me hace querer cada vez mas de ella no puedo controlar mis impulsos estando cerca de ella. Aprieto más su cintura contra mi cuerpo cuando necesito tener más de ella, mi lengua ataca en su boca cuando ella me lo permite. Me estoy perdiendo en Diana y nuevamente tengo miedo de entregar mi corazón a alguien que luego solo jugara con él. Pero nunca hablamos acerca de ser amigos, pero con ciertos beneficios los besos de Diana me calman y sé que en algún momento ella me preguntara que somos. No quiero que nuestra relación cambie por lo cual me parece lo mejor ser amigos con beneficios sin sentimientos de por medio y solo serán besos a menos que Diana quiera algo mas no lastimaremos a nadie de esta forma.



Danny Baladon

Editado: 05.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar