El hijo de Hades y Persefone [1.3]

Capítulo 15| Pitufos

A P O L I Ó N
💀💀💀

Cuando acepte ser el capitán de la fraternidad no me imagine la enorme responsabilidad que Zeus estaba poniendo sobre mis hombros. Estaba viendo a más de veinte chicos con la piel completamente azul ya se han bañado más de tres veces y aun no sacan esa pigmentación de su piel. Diana entro en la sala y cubriendo su boca contuvo la risa, pero no pudo por mucho tiempo.

– parecen pitufos – se rió la castaña seguida de las demás chicas que no pudieron contener la risa. Solo una no parecía ser contagiada por esas carcajadas y esa era Alysa, permanecía moviendo una pequeña moneda entre sus dedos.

– se cómo quitar la pintura de sus pieles solo debo ir a comprar los productos – con una voz fría hablo Alysa y no había rastro de emociones en su voz parecía estar enojada pero no lo demostraba tan solo apretaba uno de sus puños repetidas veces.

– Alysa creo que te acompaño no sé cuánto necesitaremos para que mañana no aparezcan con la piel azul – la chica asintió saliendo de la sala, Diana me tomo del brazo y me miro preocupada.

– ten cuidado la tormenta afuera está demasiado fuerte – beso mi mejilla y me dejo ir, pero sintiendo la mirada de todos sobre mí.

Salimos directo al garaje donde nos montamos en el auto de Alysa que para mi sorpresa no estaba lleno de condones como creía. Tenía algunos labiales dentro de la guantera y en los asientos traseros había una falda negra. La chica no hablo mientras salíamos, pero si saco de dentro de su chaqueta un cigarro que puso entre sus labios para luego encenderlo. Mientras esperábamos que el semáforo cambiara. No sabía de qué hablar y no sé si ella quería hablar tampoco se veía algo tensa y la furia destilaba de ella cada que un auto nos tocaba bocina por ir demasiado rápido.

– no sabía que fumabas – comente mirando al frente sin prestar mucha atención en el camino a pesar de estar viéndolo.

– lo hago cuando quiero golpear a alguien y no puedo – tiro el cigarro por la ventana del auto dejando salir el humo por su boca.

– ¿está todo bien cabeza de uva? – frena de golpe frente a una farmacia y apoya su frente en el volante del auto.

– vi a Artemis besándose con otra en la fiesta que tuvimos hace unos días y creo que es algo tarde para decir que Binx fue mi primer novio cuando vivía con el que creía que era mi papá – levanto su cabeza del volante y sus ojos estaban rojos mientras lágrimas negras manchaban sus mejillas. No sabía si abrazarla decirle algo o solo quedarme mirándola, por lo que hizo una vez Ylenia cuando fui llorando a su habitación porque rompí con Agatha intenté abrazar a Alysa. – no me toques odio los abrazos por pena – chillo mientras secaba sus lágrimas con rudeza, la pose de dura de la cabeza de uva cayo y por más que intentara volver a construirla no hay forma de volver a lo mismo. Tomo otro cigarrillo y lo encendió inhalando con desesperación el humo de esa cosa tan dañina.

– ¿quieres contarme como es que Artemis termino besándose con otra y como es que hasta ahora nos dices que fuiste novia de Binx? – le quite el cigarro de sus labios para luego bajar la ventana del auto tirándolo hacia afuera.

– le dije a Artemis estando ebria que yo fui novia de Binx él se enfadó conmigo y luego ni siquiera me hablo durante días hasta que en la fiesta lo encuentro besándose con otra. Creo que Binx le dijo algo porque luego de que vi a Artemis con esa chica me cruce con ese idiota y me dijo que esperaba que haya disfrutado del espectáculo. – nuevas lagrimas amenazaban con salir por los ojos de Alysa, si te tomas la molestia de conocerla puede ser alguien agradable. Se podría decir que nosotros no somos los mejores amigos, pero si somos amigos cercanos. – cuando vivía con mi padre mortal Binx era mi vecino y bueno terminamos siendo novios. Lo deje cuando tuve que venir al campamento nunca fue algo serio creo que ni siquiera eso fuera amor de verdad lo que tuvimos fue algo sin importancia – golpeo con violencia el volante del auto causando que sonara la bocina.

– ¿quieres vengarte y aclarar las cosas con Artemis? – seco sus lágrimas de inmediato asintiendo con la cabeza lentamente. Con manos temblorosas volvió a sacar la caja de cigarros de su chaqueta y metió uno nuevamente en su boca. Se lo quite cuando intento encenderlo yo también fumo, pero no en grandes cantidades y Alysa no parecía estar bien como para inhalar tanto humo. – deja de fumar como chimenea primero Uva y vamos por esa cosa antes de que empiecen a llamarnos – salimos del auto entrando en la farmacia corriendo para no mojarnos demasiado con la lluvia. La farmacia estaba vacía sin contar al vendedor y una chica que vagaba por la parte de artículos de cuidados sexuales y test de embarazo.

– alguien está embarazada – canturrea Alysa en un tono bajo es sorprendente de como paso de llorona a indiferente en tres segundos. – o espera no lo está puedo sentirlo – movió su mano con disimulo y cuando abrió sus ojos estaban de un color rosa intenso. – vamos al pasillo de pinturas de pelo allí encontraremos lo que necesitamos – camine tras ella mientras observaba el local buscando algo para poder devolverle la broma a los Kappa. Y ahí estaban en la estantería de los medicamentos en una pequeña botella blanca, pastillas para ir al baño cuando se está estreñido. Una sonrisa malvada se formó en mi rostro y camine hacia esa estantería como si me atrajese su majestuosa áurea de maldad pura. Tome tres botellas el contenido es liquido lo que hace que mi plan tenga más altas expectativas. Alysa llega a mi lado con un carrito lleno de un montón de cajas con cremas que según ella sacaran la pintura de la piel de los chicos.



Danny Baladon

Editado: 05.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar