El nacimiento de una nueva flor.

XII

El eco del Mar

 

 

 

Mar infinito,

lágrimas de la mujer que espero eternamente a su amor.

Corazones vacíos que ansiaban el amor verdadero, olas que se llevan el dolor al mar profundo.

Amaneceres, atardeceres y anocheceres incontables son los que presencio, queriendo ver esa silueta en el muelle.

Mar infinito,

llévate el dolor, que ya no quede nada más, todo te lo llevaste junto al mar, solo quedo ella sin nada más que dar.

 



Maria Castalia. Escritos de una chica

#13656 en Fantasía
#10733 en Joven Adulto

En el texto hay: poesia

Editado: 01.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar