El nacimiento de una nueva flor.

XXXX

XXXX

Cariño devoto

 

 

 

Gracias por existir, gracias por permanecer junto a mí

Tu sonrisa sana y calma este delirante corazón rebelde y juvenil

Palabras sabias abundan de tus labios, y tu hermosa cabellera ya demuestra tus incontables batallas

Una mirada serena, llena de tranquilidad, con suaves caricias logras deshabitar todas mis incertidumbres

Sé que no te merezco, sé que pude dar aún más, pero tu enseñanza jamás se borrara de mi mente

Son incalculables las ocasiones en que sufriste por mí, pero lo que me quede por vivir en este mundo lo entregare por completo a ti.

Tu sonrisa es un recordatorio viviente de que siempre querré verte feliz

Se por lo que sufriste, se de tus noches incontables implorando por un cambio que nunca llego

Duele más ver que aun así te enorgulleces de esta joven a la cual amas con devoción y decidiste tener como tu hija.

 

Gracias.

 



Maria Castalia. Escritos de una chica

#13505 en Fantasía
#10625 en Joven Adulto

En el texto hay: poesia

Editado: 01.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar