El Rey Vampiro

CAPITULO 25

Después de que Thompson hizo la revisión del perímetro, ingresó a la casa y se quedó de pie mirando por la ventana. Si no es porque sé que es real, puede pasar por un muñeco de cera, no se movió ni un centímetro, en definitiva toma muy en serio su papel de guardián.

Escuché a Jere llegar y subir las escaleras a toda prisa, si pensaba que no le iba a preguntar nada, se equivocaba. Señalé la página en la cual había quedado y me dispuse a tener una sincera charla con mi hermano. Por educación toqué la puerta y él me autorizó a entrar, encontrándolo sentado en el borde de la cama con las manos en su regazo y los dedos entrelazados.

-¿Sabes a lo que vengo? –Lo miré fijo y él lo hizo de reojo.

-Tengo una idea. –Sonríe sin ganas.

-Mira que en la vida todo se devuelve. –Capto su atención.

-¿A qué te refieres? –Se levanta cruzándose de brazos.

-Antenoche me reclamabas que no comprendías mi cambio de actitud con Drag y hoy tu relación con Ruddy da un cambio radical, porque me has dicho hasta el cansancio que la ves como una amiga, “Casi hermana” –Recalco lo último haciendo comillas en el aire. –Y ahora resulta que te alimentas de ella y duermen juntos.

-Soy un imbécil Annia. –Deja ir frustrado.

-Explícate. –Le consulto.

-Todo es cierto, nunca he pensado en Ruddy como algo más, pero desde que me alimenté de ella la primera vez hubo una conexión. No lo entiendo, creo que ahora concibo porque dicen que el compartir tu sangre con otro vampiro o alguien más es algo muy íntimo. Yo no pensé en eso, no hasta que me sucedió.

-¿Y? –Levanto mi ceja impaciente.

-Después que te fuiste, ella me recalcó que me amaba, y yo… No podía decirle lo mismo, y cuando guardé silencio, comenzó a llorar. No supe cómo reaccionar, la abracé y me sorprendió con un beso, fue pequeño y tímido pero, algo en mí se removió inquieto, una sensación en el estómago. –Me vuelve a ver.

-Sí, comprendo a lo que te refieres, continua. –Le solicité.

No paraba de llorar, me pedía que le diera una oportunidad, que ella se ganaría mi corazón. “Por favor Jeremy” “Por favor” repetía, cuando me di cuenta nos besábamos, y fue todo, una cosa llevó a la otra.

No supe qué decir, lo miraba comprendiendo en cierta forma la situación pero a la vez, eso no era una excusa para lo que hizo.

-¿Qué sientes por ella? –Lo encaré.

-No estoy seguro. –Bajó la mirada.

-No puedo creer que te aprovecharas de lo que siente por ti, sin siquiera tener seguridad de tus sentimientos hacia ella. –Le hago saber con dolor en mis palabras.

-Lo sé, no he dejado de reprochármelo.

-¡Maldita sea Jeremy! –Estallé furiosa.- ¿Por qué a Ruddy? No pudiste simplemente ser firme. –Le reclamé.

-Crees que no me arrepiento, me dejé llevar por el momento, mis sentimientos son un lío.

-Pues resuélvelos. –Le sugerí.

-No es tan sencillo y…. –Duda si continuar pero parece recobrar el valor y lo deja ir: -Estoy con alguien.

-¿De qué demonios hablas? –Espeté confusa.

-Recuerdas la mujer que te dije que era mi amiga, donde nos quedamos cuando huimos de Draggon.

-Sí, la mencionaste. –Frunzo el ceño sin entender.

-No es solo mi amiga Annia, esa cabaña se la regalé yo, te mentí, no vivía ahí, era nuestro lugar de encuentro, y ahora gracias a tu prometido, es solo cenizas.

-¿Qué? –Me quedé atónita. -¿Es humana o vampiro? –Lo interrogué.

-Humana, ya le hablé a papá sobre ella.

-Le dijiste a papá y no a mí. –Realmente estaba dolida.

-Con qué tiempo, desde que llegué Stone ha sido el tema de conversación, no quise cargarte con mis asuntos también, pero pensaba hacerlo en algún momento.

-¿Y ella sabe lo que eres?

-Lo sabe Anni, y está de acuerdo en convertirse cuando llegue el momento.

-¿Y Ruddy? –Un vacío crecía en mi interior.

Guardó silencio, bajando la mirada. Abrí la boca sorprendida, el rumbo que tomaba la conversación no me gustaba.



Ijeloga

#18 en Fantasía
#17 en Personajes sobrenaturales
#2 en Magia

En el texto hay: vampiros, amor, sangre

Editado: 07.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar