El Secreto de Dylan

Carta 1.

Querido amigo.

Seguro debes pensar que es ridículo que te escriba, teniendo en cuenta que no te he escrito desde hace varios años, creo que el que estés tan lejos me hizo sentir que podrías haberme olvidado. Por si no me recuerdas soy Isabelle Andrews, fui tu vecina durante varios años, hasta que tú u tu familia se fueron lejos. Lamento haberte ignorado durante tantos años, es solo que realmente nada ha sido fácil por aquí, tengo muchos secretos encima, y cada uno de ellos pesa más que el anterior. Seguro pensarás "¿Cuáles secretos, Isa?" pues eso es algo muy complicado de explicar.

Voy a contarte el menos pesado.

Bueno, hace un tiempo logré convencer a mi madre de cortarme el cabello, estaba realmente contento, pero eso se fué a la mísmisima mierda en cuanto volví a la escuela. Todos mis compañeros me molestaban por mi cambio tan drástico, realmente creía que sería un buen cambio, pero supongo que ellos no piensan igual. Las chicas me aislan porque creen que soy lesbiana y quiero algo con ellas, los chicos no me hablan tampoco porque dicen que soy un bicho raro. ¿Acaso el cortarme el cabello me volvió una enfermedad contagiosa de la que nadie quiere saber nada? Realmente no lo sé. Es un secreto porque mi familia no lo sabe, creen que tengo muchos amigos y que soy feliz, ¿de qué serviría decirles lo contrario? Prefiero mentir y no preocuparlos por algo insignificante. Y esa solo es la punta del iceberg, tengo cosas aún más pesadas guardadas. Lamento llenarte con mis cosas, seguro es lo último que querrías saber, más después de que ni siquiera hice el intento de volver a hablar contigo después de tantos años. Espero volver a hablar contigo, aunque también entendería si no quieres, solo volví para llenarte de mis mierdas. 

Hasta luego.

Con cariño, Isabelle.



Aguacate Maduro

#1342 en Joven Adulto
#4503 en Novela romántica
#1024 en Chick lit

En el texto hay: amor adolescente, secretos, depresion juvenil

Editado: 23.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar