El templo de los caídos.

Capítulo 11.

  ─No me agradas, chico.

  ─Will...─el tono de advertencia de Sarah, su esposa, hizo que soltara un resoplido.

Kyle, que se encontraba sentado en el sillón junto a Alissa, tragó saliva en una clara señal de nerviosismo, aunque duró unos segundos, porque después su cara volvió a estar totalmente neutra, sin ningún signo que delatara lo que pasaba por su mente.

  ─Lamento si le he dado una mala impresión, señor Saintcox─su voz sonó calmada y totalmente relajada─, esa no era para nada mi intención.

  ─Tranquilo, querido, no haz sido tu, es mi esposo que está siendo un poco tonto, pero no se lo tengas muy en cuenta.

El chico le sonrió encantadoramente a Sarah y luego se arremangó la playera, dejando a la vista el tatuaje en su antebrazo, cosa que no pasó desapercibida por los señores Saintcox.

  ─Así que un Roadlight, ¿eh?─Alissa frunció el ceño─, ¿qué ha pasado con Damen y Ava?─la voz de Will salió con cautela.

  ─Ellos no...─Kyle dejó las palabras flotando, incapaz de terminar la oración, teniendo, por primera vez en mucho tiempo, un nudo en la garganta que le impedía seguir hablando.

  ─Vale, lo entendemos─Sarah sonrió con tristeza─, lo lamento mucho, tu madre era fantástica, una mujer increíble.

  ─Si, tu padre también era bueno─Will hizo una mueca─, lo era a su manera, ya sabes, con las personas que le importaban.

  ─¿Ustedes los conocieron?─Kyle alternó su vista entre los señores Saintcox─, es decir, ¿convivieron con ellos en algún momento?.

  ─Lo hicimos─Sarah miró a su esposo─, Damen era un poco más reservado que Ava, pero logré entablar una especie de amistad con él─Will tomó la mano de su esposa─, ¿qué piensas de la relación de tus padres, chico?.

  ─Yo... sé que su matrimonio fue arreglado─Kyle desvío la mirada─, mi madre lo quería, pero mi padre... no creo que él sintiera lo mismo.

  ─Te equivocas─Sarah suspiró y continuó hablando─, a primera vista, eso era lo que todos pensaban, que tu padre no la correspondía─sonrió─, pero lo hacía, él la amaba, el problema es que tu padre tenía una forma muy peculiar de mostrar su cariño.

  ─Lo que tienes que entender, chico, es que la familia de tu padre nunca fue muy afectuosa, así que Damen nunca supo cómo demostrar abiertamente sus sentimientos.

  ─Vale, puede que tengan razón, pero a mi nunca...

  ─Tu eras su orgullo.- Will lo miró y por primera vez, le sonrió─, el día que naciste, su sonrisa era enorme, vino a vernos dos días después, Sarah estaba esperando a Alissa y se emocionó mucho al verte.

  ─Eras muy pequeño, pero al ver el rostro de tus padres, supe que habías hecho algo más grande─suspiró─, habías fortalecido más el lazo que los unía... aunque─miró a su esposo en señal de aprobación y continuó cuando él asintió─, hay algo que ellos jámas te contaron, ellos... tuvieron otro bebé dos años después de que nacieras, nosotros ya no estabamos en Scarlervart en ese entonces, pero Ava solía escribirnos con frecuencia.

  ─¿Otro bebé?, no, es imposible, yo no tengo hermanos.

  ─Era una bebé preciosa─Sarah se acercó a uno de los cajones de una mesita detrás de ella y sacó una fotografía─, desafortunadamente, se la robaron unos meses después de que naciera, tu eras demasiado pequeño y tus padres se aseguraron de modificar tus recuerdos para que no tuvieras que sufrir como ellos.

Alissa miró a Kyle, que estaba visiblemente emocionado, puso su mano sobre su hombro y le dio un apretón en señal de apoyo.

  ─Es mucho que asimilar para un día, así que dejemoslo por ahora, ¿vale?, sí tienes más preguntas puedes hacerlas más tarde.

Él asintió.

  ─Sé que los Taylor te ofrecieron quedarte con ellos, pero mamá y yo hemos hablado─sonrió al oír a su padre soltar un bufido─, y aquí hay espacio, sí tu quieres, puedes quedarte con nosotros.

  ─Es muy amable de su parte, pero ya le he dicho que si a los Taylor.

  ─Bueno, pero al menos quedate a cenar─Sarah se levantó─, ahora nosotros nos vamos, debemos ir a comprar algunas cosas.

  ─¿Qué?, claro que no, si ya haz comprado todo lo que nece...

Pero su esposa no lo dejó terminar, lo tomó del brazo y lo jaló hasta sacarlo de la habitación.

  ─Eso ha sido bastante sutil, ¿verdad?─Kyle se rió un poco ante el comentario de Alissa, pero a ella le dio la impresión de que no era sincero─, ¿cómo te sientes? Supongo que no ha sido fácil oír todo eso.

  ─He tenido una idea equivocada de mi padre toda mi vida, es una sensación extraña...─la miró y sonrió─, ¿te imaginas si puedo hallarla?, me refiero a mi hermana, todo este tiempo pensando en que estaba sólo y ahora... hay alguien allá afuera con la misma sangre corriendo por sus venas.

  ─La buscaremos y la encontraremos─le sonrió─, lo prometo.



AM

#1003 en Fantasía
#150 en Magia
#79 en Ciencia ficción

En el texto hay: brujos, angelescaidos, kayrells

Editado: 20.03.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar