El Ultimo Gran Dragón

El Gran Concilio

Arniel se encontraba en la capital elfica de Alemr caminando por ahí mientras se preguntaba de que hablaban los dragones y el consejo, sus pensamiento era en si de sorpresa ya que lo que menos esperaba ver era al rey humano en el concilio no es que no quisiera a los humanos  pero le sorprendió que se mostraran tan dispuestos a ayudar. - Hola Arniel- la saludo una joven voz sacándola de sus pensamientos se encontraba con la humana que tan bien le había caído a Rion, que no se había presentado al lugar, - si te llamas Arniel ¿no?- le dijo con cierta timidez 

-si asi me llamo- le respondió con calma, la joven le sonrió con confianza "que daría por tener su confianza"  se dijo a si misma pero había algo que no la calmaba en la sonrisa de la joven se veía inquieta como si ella supiera algo que los demás, ademas en sus ojos algo se notaba una especie de mirada falsa -Si no te importa ¿Como averiguaste mi nombre?-le pregunto a la joven con educación -puesto que es la primera vez que nos encontramos no deberías saberlo- la joven humana se sonrojo al máximo como si hubiera sido descubierta cometiendo una travesura y esperara una regañina, abrió la boca para contestar pero en ese momento un joven humano, de hecho el mismo que había cometido la imprudencia de enfrentarse a Rion  -Alteza, no se aleje demasiado- le pidió el guardia mirando solo a la princesa pues la humillación sufrida por acto del dragón.

Mientras Arniel y Denia hablaban en los grandes lideres de las cuatro razas se habían reunido en un claro bajo el cielo nocturno para que los Dragones pudieran participar -A ver si entendí ¿me están diciendo que una raza de seres malignos y obscuros dejo estas tierras para partir a las nuestras y expulsarnos de ese lugar?- pregunto con incredulidad el rey Arkon -Básicamente si- le respondió un dragón de color morado obscuro - ¿y cual es el plan para acabar con ellas?-pregunto Edvan -ustedes los expulsaron de aquí, ¿no podrían expulsarlas de ahí pregunto Arkon con esperanza - podría ser pero tendríamos que viajar a tierras desconocidas para nosotros, por lo que antes debemos mandar a una partida de exploración- le respondió el inmenso ser que tenia al lado .Mientras ellos discutían Denia se sentía cada vez mas intranquila por la suerte de Rion cuando un sirviente de su padre le dijo que su presencia era requerida en el concilio la joven se quedo de piedra. 

Denia se presento en el claro con todos lo ojos de los gobernantes -hija mía hemos llegado a un acuerdo para que esos seres despreciables se marchen de nuestro hogar pero el concilio insiste en que un representante de cada raza vaya a la expedición hacia nuestra tierra pero como la única representante de mi familia debes ir en nuestro nombre- le dijo su padre  pero Denia lo Interrumpió -Padre se que es un gran honor pero me temo que no  puedo aceptar puesto que ya se ha enviado una partida de exploración- revelo sin cautela, sorprendida por las reacciones de los gobernantes la princesa temió revelar un secreto de Rion -Pero niña ¿de que hablas?-le pregunto el dragón morado -¿quien ha ido a esa tierra salvaje?- ahora fue el turno de la princesa de sorprenderse y solo dijo un solo nombre -Rion-



Shade

#10973 en Fantasía
#2281 en Magia

En el texto hay: dragones, sombras, mundos magicos

Editado: 16.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar