Elisa

Marcas en el alma

 

Mientras lo veía cargar a Elisa se preguntó si su hermano se daba cuenta de la forma protectora en que la sostenía. 

 

Tanto Elisa como Antonio tenían cicatrices emocionales y aunque las de Elisa eran más serias, quizás solo quizás ella le perdería el miedo a su hermano y Antonio se permitiría amar de nuevo. Le gustaba Elisa pero si ella era quien ayudase a Antonio se iba a apartar Antonio la llevó a su habitación, la pobre estaba hirviendo y la ropa la tenía empapada. La colocó sobre la cama y fue en busca de una camisa.

 

Cuando logró quitarle la ropa se dio cuenta de que en la espalda, brazos, piernas, estómago y senos, tenía muchísimas líneas blancas, las cicatrices eran aún bastante visibles, también observo marcas redondas, como de cigarros. Un sentimiento comenzó a alojarse en él, Elisa no solo no era lo que él pensaba, había sido víctima de una terrible agresión. Con ese sentimiento de ira comprendió que había sido infantil y estúpido.

 

Había pensado que la vida no significaba nada desde la perdida que sufrió a manos de su prometida, pero al verla entendió lo solo que había vivido, odiando a todos en lugar de aceptar que no hubiese podido hacer nada. Se prometió conseguir que ella confiara en él, se juró a si mismo que la inmensa sonrisa que había visto en su rostro el día que llegó, iba a regresar. 

 

Despertaba en él emociones que creyó muertas, se sentía atraído por ella y quizás en su nueva vecina encontraría una razón para despertarse en las mañanas, eso si conseguía que le perdonase.Se había convertido en una máquina de trabajo, ni siquiera disfrutaba de los logros que él y su hermano habían conseguido en los últimos años. Terminó de vestirla, le colocó las mantas encima y se sentó a su lado, poco despues el médico llegó. Antonio había estado colocando paños fríos sobre su frente pero la temperatura no bajaba.

 

Había comenzado con ataques de tos muy violentos, así que el médico le colocó algunos medicamentos para calmarla y bajar la temperatura además ordenó el traslado inmediato.

 

Elisa, quien hasta ese momento estaba entre la línea de la consciencia y la inconsciencia, abrió los ojos.

 

—Me duele...

 

— Hola, soy el doctor Williams ¿Dónde te duele jovencita?

 

—Me duele al respirar, me cuesta... es como si me faltara el aire

 

Dijo esto último antes de que le diera otro ataque de tos. Antonio estaba bastante preocupado, mientras que los veía a todos moverse, él no podía. Se encontraba en una esquina de la habitación aterrorizado. Él la había llevado a esto. El doctor Williams iba a comenzar a revisarla cuando en medio de un ataque de tos, ella comenzó a escupir sangre.

 

— ¿Qué le sucede? <<Preguntaron Mauricio y Antonio simultáneamente>>

 

—Antonio, llama al hospital y pide que me envíen un helicóptero. Necesitamos trasladarla de emergencia.



Angie Rossi

#8616 en Joven Adulto
#15180 en Otros
#1544 en No ficción

En el texto hay: peligro, acosador, romance drama

Editado: 08.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar