¡¿ella es mi Entrenadora?!

Capítulo 12: Palabras Fundamentales

Viernes, 11 de mayo de 2018.

M I C H A E L

-Detente Adrien. Debby dijo que no podía darte ninguna respuesta- le susurro para que la profesora no escuche.

-Debby no explica bien y lo sabes- replica Adrien insistente.

-Algo que quieran compartir con la clase. Las respuestas tal vez- pregunta la profesora alto para humillarnos ante la clase.

-No, lo sentimos- contesto por los dos y le doy una mirada silenciadora a Adrien.

En la hora de almuerzo me dirijo hacia el comedor discutiendo con Adrien sobre la anterior situación. Ella está sentada discutiendo con Chad sobre algo. No la había visto en todo el día y con el día de ayer quede con ganas de verla más. Su cabello está atado en una ordenada trenza resaltando sus facciones.

-Hola clones-saludo a los gemelos sentándome al lado de Meg y le suelto un simple "Hola" para después decirle los mismo a Deb mientras ellos discuten entrelazo mi mano por debajo de la mesa junto a la de Meg. Dibujo pequeños círculos en su mano con mi pulgar.

- No irás Chad- Meg continua con la discusión.

-Mi copia barata irá- replica.

-Ya cállense- pide Debby. - No irás Chad porque tu mamá te preparo una sorpresa, irás a conocer a tu ídolo de natación y tu hermano se iba a quedar solo en casa, por eso haremos el pijama.

-Deb- la regaña Calvin

-Lo siento…fingiré que no escuche eso- Él trata de borrar la gran sonrisa que se dibujó en su cara.

-Oye-llamo su atención- ¿Por qué nosotros no fuimos invitados a su pijamada?

Ella alza una ceja ante mi pregunta- ¿Quieres ir a nuestra pijamada?

-No. Voy a tener un partido online con Adrien hoy en la noche.

Ella hace una mueca de fastidio ante mi respuesta y con eso Debby, Meg y Calvin empiezan a discutir porque Calvin no quiere pintarse las uñas. Tampoco piensa permitir que le alisen el pelo.

Suena la campana y la discusión es trasladada camino hacia la piscina. Hoy salimos tempranos, lo que se traduce para nosotros en más horas de entrenamiento de las cuales no me quejo. Este domingo es la segunda competencia clasificatoria.

En el entrenamiento practicamos nuestra velocidad. Tratamos de romper récords personales. Somos un equipo, pero la natación es un deporte de superación personal.

-Mañana trabajaremos un poco de resistencia junto a entrenamiento en seco- comunica el entrenador. - Eso es todo muchachos, tengan una buena noche.

Se despide y se dirige hacia su oficina. Todos se van a cambiar mientras yo ayudo a mi entrenadora a guardar los instrumentos.

Me acerco a ella lentamente por detrás con la intención de sorprenderla, ella voltea en el último segundo arruinando la sorpresa.

-Arruinaste un momento potencialmente romántico- reprocho rodeando su cintura acorralándola contra la pared de pequeñas piedras.

Ella responde con una sonrisa divertida. - Lo siento Royss

-Un lo siento no me basta- fingí estar decepcionado. - Tendrás que acompañarlo con otra cosa.

- ¿Como qué? - responde coqueta acortando cada vez más nuestra distancia.

-No lo sé, sorpréndeme- le contesto despacio pronunciando letra por letra.

Ella hunde su cabeza en mi cuello y pasa sus manos rodeándolo dándome un abrazo cálido. Pensé que me besaría, pero este abrazo me transmite tanta calma que no pienso en quejarme de que lo haya hecho.

-Te quiero tanto- palabras se deslizan por mi garganta.

Ella se paraliza ante mis palabras y temo lo peor. En un susurro dice "Yo también". La sensación cálida se extiende al igual que mis miedos.

"No cuenta como infierno si te gusta como quema”

Recuerdo las palabras de mi exprofesora de literatura, la señorita Galaz. Así me siento con Megan cuando estoy con ella, me expongo a una especie de infierno, uno cálido. Una especie de infierno agradable.

Ignoro todas las alarmas que mi cerebro enciende y aprieto mi agarre disfrutando de la calidez del abrazo.

M E G A N

-Sí mamá, me portaré bien. Sí mamá, el entrenador nos estará cuidando. Obvio que te llamaré si pasa algo grave.

Mi tío ríe disimuladamente y veo nostalgia en sus ojos.

-Dice que por favor le avises si pasa algo grave- murmura Calvin al terminar la llamada.

-Lo haré - promete mi tío.

-Mi mamá dice que la mantengas informada- agrega Deb chateando con su madre.

-Lo haré- repite mi tío.

-Lo hará.

Llegamos a casa. Guío a Deb y a Cal hacia mi habitación para que dejen sus bolsos en esta. Bajamos juntos y mi tío nos avisa que pidió una pizza vegetariana para todos. Así mientras esperamos creamos otra discusión, esta tiene como tema que película deberíamos ver.

- Yo quiero una de acción- opiné.

- Yo quiero una comedia romántica- opinó Debby

Las dos miramos expectantes a Calvin que es quien tiene la decisión final.

-Me gustan más las comedias románticas-dice mientras se encoge de hombros para restarle importancia a su opinión. Debby hace un gesto de victoria y debido a que no me desagradan todas las comedias románticas empiezo a buscar una.

-Esta- les señalo una sobre al parecer alguien con una vida perfecta falsa. Puedo sentir familiaridad con ese sentimiento.

-Oh en esa esta Ryan papasito Gosling- comenta con emoción Deb.

-Está bien

Calvin se sienta en el mueble con nosotras donde cada uno tiene una sábana con la que nos arropamos por el frío de la noche. Mi tío antes de empezar la película nos trae la pizza dejándola en una mesa al frente de nosotros y así todos vemos la película.

Presiento que algo le pasa a Calvin, se le nota perdido, desorientado.

- ¿Qué quieren hacer ahora? - pregunto durante los créditos de la película.

-Quiero hablar con ustedes.

- ¿Sobre qué Cal?

Mi tío se levanta de su asiento y de la nada sube las escaleras dejándonos solos. Esta acción genera nervios por su falta de explicación.



Vall

Editado: 22.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar