¡¿ella es mi Entrenadora?!

Capítulo 26: Prohibido Desmoronarse

Viernes, 13 de Julio del 2018.

M E G A N

Decidí que quiero decirle.

Calvin tiene razón. Solo estoy buscando excusas porque tengo miedo. Tendré que lidiar con el compromiso. Con el compromiso real, en el que te tienes que involucrar tanto que sabes que si no funciona dolerá. Tengo miedo. Siempre he jugado con fuego, pero he sido lo suficientemente astuta para no quemarme.

Voy a decirle hoy, después de clases. No tengo un plan. Las cosas funcionan mejor si no las planeo, además cuando se trata de sentimientos es mejor improvisar. Lo único que está escrito es que tendrá que ser después de clases.

Hoy nos visitarán algunas universidades, cada una con sus entrenadores correspondientes. Solo una de todas las universidades trajo un entrenador de natación para evaluar posibles becados.

La universidad NSCCNew Saint Carlton Chauncy queda al oeste del país y es una de las universidades más prestigiosas de ese lugar. De ella han salido varios exponentes importantes. Exponentes en varios ámbitos. En política, en medicina, en biología marina, en literatura, en los deportes... etcétera.

Destacan a su excelente equipo de fútbol tanto como destacan a su equipo de natación. Se complacen de anunciar que todas las personas que ingresan a su universidad, saldrán de esta misma con el éxito en sus maletas. Así se describen en su página principal, la cual revise toda la noche.

La antigua yo ni siquiera se hubiera planteado ir a la universidad. Lo más cerca que hubiera estado de una universidad sería la universidad estatal del suroeste. Donde mi padre me obligaría a ofrecerme a ayudar para recaudar fondos con una pelea, el decano de la universidad es amigo cercano de la familia.

Estoy deseando con todas mis fuerzas que mis habilidades como entrenadora opaquen mis malas notas en matemática, química y biología. Lo que necesito para marcar un antes y después es ir a una universidad como NSCC. Donde no seré la Perla Sheppard. En NSCC, podré ser solo Megan, una universitaria estresada más.

La carrera universitaria que quiero estudiar es Educación física. Materia que me salvó muchas veces de repetir. Es una carrera que dura aproximadamente cuatro años. Seré entrenadora de educación física. El problema es que, si no tengo las notas para estudiar eso, no sé qué voy a hacer. Entrenar es lo único que hago bien. No tengo un plan de repuesto.

"Relájate Megan. Créeme si estas relajada, serás una brisa de aire fresco para los de la universidad. Te verás madura.

- ¿Tú hiciste eso?

-No, hubiera sido un excelente consejo para aquel entonces"

Recuerdo mi llamada con Skylar. Le conté sobre mis preocupaciones referentes a mi posible carrera universitaria. No ayudó a superar mis preocupaciones, pero me hizo sentir mejor soltarlas. Le pedí un consejo a mi tío esta mañana, pero se veía distraído. Supongo que la nostalgia que ha estado evitando le está pegando ahora. Él no vivió el día de presentación de universidades con Skylar. Para cuando ese día llegó Skylar vivía en casa de Jhonny y no quedaban casi maletas en la casa de su padre.

No pretendo decírselo en voz alta. Tocar el tema de la discusión con Skylar es delicado. Mi mamá recomendó que mientras viva bajo el techo de mi tío no debo tocar ese tema. Consejo que no he seguido del todo, aunque sé que lo mejor es seguirlo. Pretendo que mi tío no sospeche nada tratando de ser la sobrina "perfecta" que todos sabemos que no soy.

- ¿Nerviosa? -pregunta Justin, el mellizo de Jane a mi lado.

-Siendo sincera sí, ¿Quién no?

-Yo- responde-. Tengo una beca en la universidad Centro-norte desde que tengo catorce.

-Supongo que la beca es de Soccer

Él asiente. La expresión en su cara dice que hay algo más en esa declaración que solo una información para bromear.

-Si, supones bien-admite.-. Yo supongo que estudiarás la carrera de entrenadora física.

-Supones bien.

- Megan, te lo dije una vez y te lo diré otra vez para que te relajes. Eres buena entrenando-sonríe sin mostrar sus dientes-. Ahora si me disculpas tengo que calmar a mi desquiciada hermana que según lo que veo lleva su cuarto vaso de café.

-Suerte.

Aún no he visto a los chicos. Imagino que están preparando la muestra que arreglamos para el entrenador de los Holy Winners de NSCC. Mi tío dijo esta mañana que saldría una hora tarde así que tome las llaves del carro que me prestó o regaló, aun no lo tengo del todo claro, y conduje hasta el instituto. Me relajé un poco en la cafetería llenando mi estomago con una ensalada de frutas.

-Gracias Kiana, tienes las manos de una diosa- le expreso a la cocinera antes de irme.

-Oh, tan linda. Cariño, yo soy una diosa- dice con su cálida sonrisa-. Tienes que venir más a menudo a la hora del desayuno y vas a terminar dándote cuenta.

-Lo haré.

Nos despedimos con esa promesa, no sin antes darme una ensalada de frutas para llevarle a Chad, su no tan secreto favorito alumno. Camino directo hacia la piscina para empezar a prepararme y empezar a prepararlos a ellos. No sé si pueda relajarlos, hoy solo puedo prepararlos físicamente.

Concentrarme en entrenar siempre ayuda a calmar mis emociones.

-Hola-. Saludo primero a los gemelos que están sentados en las gradas cerca de la entrada con una mirada reflexiva tan igual que, si no fuera porque identifico que pequeñas cosas los diferencian, pensaría que es una persona y su reflejo.

-Oh, hola Meg- Chad es el primero en salir del trance.

-Meg- saluda Calvin unos segundos después.

Me quedo viéndolos sin decir nada. Un minuto después salgo del trance que su trance provocó negando con la cabeza.

-La señora Kiana te manda esto- le paso la ensalada de frutas que Kiana puso en un envase, asegurándome que "Chad ya debe tener hambre y debe estar muy ocupado para pasar por aquí.”



Vall

Editado: 22.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar