Embarazada en la Gira. #1

Capítulo Seis; Los Descuidos traen regalos.

Danny.

Soy la persona más feliz en este momento. En serio de verdad, siento que estoy caminando entre las nubes, que estoy en el espacio y puedo tocar las estrellas y todo gracias a que ella aceptó estar conmigo, aceptó ser mi novia y si me siento posesivo con ella pero es que es tan hermosa. Es mi pequeña hada y haré lo que sea para que siga siendo así.

Desde que me le presente en el parque y decirle que fuera mi novia todo a sido muy hermoso. Si soy cursi y que, el amor hace eso. Al igual que el odio y el rencor te vuelve una persona dura y fría el amor te vuelve dulce y tierno, pero ojo nada más con la persona que de verdad piensas es la elegida y yo no lo pienso, lo sé.

Sabes por qué lo sé, porque cada vez que la veo me pongo nervioso, me sudan las manos, me fluyen ideas de cómo mantenerla conmigo para siempre, el corazón me late a mil por hora y nunca quiero que ella se separe de mi.

No sé si estoy enamorado o estoy pronto pero sea lo que sea no quiero que termine y si termina espero no morir en el intento.

Ya llevamos dos semana de noviazgo y si lo sé no sé habla mucho de él porque todavía no lo hemos hecho público pero hoy será el día en el que le digamos a los demás. Espero que todo salga bien y nadie se interponga. Porque aunque esto sea mi sueño, ella es mi felicidad y sin felicidad no hay sueño.

Además el que se oponga se las verá conmigo, nadie le hará daño y nadie nos separara. Algo obsesivo pero bueno que les puedo decir, nosotros los hombres somos brutos cuando nos llega la indicada.

Nos hemos escrito en lo que va de estas dos semanas y dado que nosotros los de la banda tuvimos unos pequeños conciertos al rededor de la cuidad no nos vimos mucho. Pero cuando nos veíamos era en el pequeño parque donde le pedí que fuera mi novia, no hacíamos nada, para que así ni las personas ni la prensa, queremos que los primeros en enterarse de lo nuestro sean nuestros amigos más cercanos. Después que serán nuestras familias y después será lo que Dios quiera.

Hace como cinco minutos deje de hablar con ella para que se alistara y le dijera a Kathe que se reunirían con nosotros en un bar que estaba algo alejado de los lugares que más concurrimos y era muy íntimo.

Mientras yo estoy aquí en el hotel terminando de arreglarme, le había dicho a los chicos que tenía un anuncio muy importante y obviamente ellos ya sospechaban cual era ese anuncio aunque no dijeron nada, solo preguntaron a qué hora nos iríamos y a dónde.

 

Estaba ya listo para ir a buscar a los demás, aunque no fue muy difícil ya que ellos se llegaron a la puerta de mi habitación y casi que la tumban de tanto golpearla, se nota que no los gusta un chisme nótese mi sarcasmo.

 

Abrí la puerta y ya estaban estos cinco idiotas listos y con caras de no haber rompió un plato.

 

- Si mi mamá y mi tía los viera pensarían que no rompen un plato de lo inocentes que se ven. Pero dado que ya le rompieron una vajilla a mi mamá y unas copas a mi tía en lo que llevamos de vida no se lo creerían.-  Les digo para sacarlos de quicio, pero es que es verdad han roto más platos en lo que va de vida que si se deciden en compensarlo tendrían que comprar como quince cajas de cada cosa. Y no bromeo, si ahorita a la edad de veinticinco y veinticuatro son unos terremotos cuando eran más pequeños eran unos diablos.

 

- Si porque debe ser que tú nunca rompiste un plato en tu vida Danny.- Dice mi hermano.- Además recuerdo una vez que le rompiste un plato a mamá y no sabias que hacer.

 

- Si rompí un plato imbecil pero no le eche la culpa a nadie de lo que hice no como otro por ahí que me culpó de romper un plato hondo, y de paso ese día yo no estaba en la casa. Ve que eres un mal mentiroso.- Le dije a mi otro hermano el cual era un pésimo mentiroso.

 

- Ya ya ya, llora pues. Además mamá no  te hizo nada. Porque soltaste la sopa.- Me dice el imbecil, digo mi hermano.

 

- Ay ya vámonos parecen un matrimonio viejo pero con el amante incluido. Ya los chicos nos esperan en los coches para irnos y me imagino que las chicas ya estarán llegando al bar.- Dicho esto nos encaminamos a la recepción del hotel y luego a la salida y en efecto los chicos de seguridad nos esperaban en las camionetas.

 

En una nos fuimos mis hermanos y yo, en la otra se fueron los otros idiotas que son familia mía, y con todo y eso los amo como si fueran mis hermanos.
Ya los de seguridad sabían a cuál bar íbamos a ir.

 

Treinta minutos después ya estábamos bajando de los autos y no había nadie sospechoso al rededor ni fans ni prensa, entramos y recorrimos el lugar  con la vista observando a ver si encontrábamos a las chicas y al ver que no las encontrábamos decidimos sentarnos en una mesa lo suficientemente grande para nuestro grupo. Ya yo había hablado con el dueño al cual le prometí que le haría publicidad, que no queríamos fans ni que nos persiguiera la prensa y el amablemente acepto, es una buena persona algo mayor pero con todo y eso muy buena.

 

Llevábamos ya una hora esperando a las chicas ya habíamos pedido unas bebidas y estábamos a punto de pedir algo de comer, el bar era tranquilo, los chicos de seguridad estaban haciendo su trabajo y nosotros estábamos riéndonos de un chiste mi hermano Ron.



Betyo

Editado: 25.04.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar